Jesús

Jesus y los enfermos en Galilea

Posted on Actualizado enn


Jesus y los enfermos en Galilea

Autor:Paulo Arieu

Lesiones de la lepra en la piel(Wikipedia)

En cada cultura se vive la enfermedad de manera diferente. No es lo mismo enfermar en la sociedad occidental de nuestros días o estar enfermo en la Baja Galilea de los años treinta del siglo I. Durante varios años de mi vida trabajé en un hospital militar como empleado civil. Y puedo dar testimonio de la cantidad de personas enfermas a las que asistí. Accidentados, dolientes, de consultas, incluso una mujer joven que falleció un 25 de diciembre resultado de un accidente de moto.

Debemos reconocer que la enfermedad no es solo un hecho biológico. Al mismo tiempo es una experiencia que el enfermo interpreta, vive y sufre según el modelo cultural de la sociedad en que vive. La pregunta que nos hacemos es,pues ¿Cómo se vivía la enfermedad en aquellas aldeas que recorría Jesús?, ¿Cómo les afectaba a aquellos campesinos?, ¿Cómo reaccionaban sus familiares y vecinos?, ¿Qué hacían para recuperar la salud?

Los antropólogos suelen distinguir entre la patología o dIsfunción orgánica (disease), a la que se responde tratando de curar el mal biológico (curing), y la enfermedad como experienencia vivida socialmente dentro de una cultura , a la que se responde tratando de sanar  las consecuencias dañosas tanto para el individuo como para el grupo soscial. Debemos emplear indisitintamente los térmmos «curar» y «sanar» para hablar de lo que Jesús realiza en los enfermos, pero a Jesús mejor se lo puede llamar «curador» (del latin cura, «cuidado», «Solicitud» por el necesitado) más que «sanador», pues me parece que sugiere mejor la percepción que podían tener de él aquellos enfermos de Dios. Jesús era un curador integral del indivuduo. Un verdadero médico de almas y cuerpos.

La enfermedad daña alguna de las «tres zonas» que, según los antropólogos (Geradon, Malina, Pilch), constituyen a la persona según estas culturas de la cuenca mediterránea: la zona del pensamiento y la emoción (ojos-corazón); la zona de la comunicación (boca-oídos); la zona de la actividad (manos-pies). Jesucristo no enfrentó el dolor de los demás o el propio,como lo haría racionalizando el concepto, algun prestigioso catedrático de alguna universidad famosa en Occidente, sino con compasión y con misericordia.

El término hebreo sara’at, que se suele traducir de ordinario como «lepra»[14], no es la que la medicina actual conoce como «enfermedad de Hansen» (descubridor del mycobacterium leprae en 1868), sino que abarca un conjunto de enfermedades de la piel que, al producir decoloración, erupciones, llagas purulentas, etc., producen repugnancia (Lev. 13). Hasta el momento no se ha descubierto en la antigua Palestina ningún resto arqueológico perteneciente a una persona enferma de lepra.

Los enfermos a los que Jesús se acerca padecen dolencias propias de un país pobre y subdesarrollado: entre ellos hay ciegos, paralíticos, sordomudos, enfermos de la piel, desquiciados. Muchos son enfermos incurables, abandonados a su suerte e incapacitados para ganarse el sustento; viven arrastrando su vida en una situación de mendicidad que roza la miseria y el hambre. Jesús los encuentra tirados por los caminos, a la entrada de los pueblos o en las sinagogas, tratando de conmover el corazón de la gente.

Estos campesinos perciben su enfermedad no tanto como una dolencia orgánica, sino como una incapacidad para vivir como los demás hijos. El evangelio de Juan entiende la activdad de Jesús como enteramente encaminada a potenciar la vida “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (Jn. 10:10). La «vida eterna» de la que habla este escnto comienza en esta vida y alcanza su plemtud en el encuentro definitivo con Dios.

La mayor desgracia de los ciegos es no poder captar la vida de su entorno; cegados los ojos, se les cierra el paso por el que la vida accede al interior de la persona; el ciego pierde contacto con la realidad, no puede contemplar los rostros ni los campos, se le hace más difícil pensar con perspicacia, valorar las cosas, amar a las personas. La desgracia de los sordomudos es su incapacidad para comunicarse; no pueden escuchar el mensaje de los demás ni expresar el suyo; no pueden hablar, bendecir ni cantar; encerrados en su aislamiento, solo se escuchan a sí mismos.

La desdicha de los paralíticos, incapaces de valerse de sus manos o sus pies, es no poder trabajar, moverse o actuar; no poder caminar ni peregrinar a Jerusalén; no poder abrazar ni bailar. Lo que anhelan estos enfermos no es solo la curación de una dolencia, sino poder disfrutar como los demás de una vida más plena. Los leprosos sufrían su enfermedad de manera diferente. En realidad no son víctimas de la «lepra» conocida hoy por nosotros, sino gentes afectadas por diversas enfermedades de la piel (soriasis, tiña, erupciones, tumores, eccemas…) que, cuando se extienden por todo el cuerpo, resultan repugnantes.

La tragedia de estos enfermos no consiste tanto en el mal que desgarra físicamente su cuerpo cuanto en la vergüenza y humillación de sentirse seres sucios y repulsivos a los que todos rehúyen. Su verdadero drama es no poder casarse ni tener hijos, no participar en las fiestas y peregrinaciones, quedar condenados al ostracismo. También los enfermos de Galilea, como los de todos los tiempos, se hacían la pregunta que brota espontáneamente desde toda enfermedad grave: «¿Por qué?», «¿por qué yo?», «¿por qué ahora?». Aquellos campesinos no consideraban su mal desde un punto de vista médico, sino religioso.

No se detienen en buscar el origen de su enfermedad en algún factor de carácter orgánico; les preocupa sobre todo lo que aquel mal.  Según la mentalidad semita, Dios está en el origen de la salud y de la enfermedad. Él dispone de todo como señor de la vida y de la muerte. Por eso los israelitas entienden que una vida fuerte y vigorosa es una vida bendecida por Dios; una vida enferma, lisiada o mutilada es una maldición.

En las aldeas que visitaba Jesús, la gente veía de ordinario en la ceguera, la lepra o cualquier otro tipo de enfermedad grave el castigo de Dios por algún pecado o infidelidad. Según el evangelio de Juan, al ver a un ciego de nacimiento, los discípulos preguntan a Jesús: “Rabí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido así?” (Jn. 9:2).

Por el contrario, la curación siempre era vista como una bendición de Dios. Por eso, como Dios no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva, el pueblo de Israel esperaba que la intervención final de Dios traería una vida llena de salud para todos: «En aquel tiempo, nadie dirá: “Estoy enfermo”, porque al pueblo le será perdonada su culpa». (Is. 33:24). Se trata probablemente de un poema del período persa recogido en el libro de Isaías.

Estos enfermos, considerados como abandonados por Dios, provocan dentro del «pueblo elegido» malestar y turbación. ¿Por qué Dios no los bendice como a los demás? ¿Por qué les retira su aliento de vida? Probablemente su vida no le agrada. Por ello su presencia en el «pueblo santo» de Dios ha de ser vigilada. Es mejor tenerlos excluidos en mayor o menor grado de la convivencia religiosa y social. Según la tradición de Israel, «los cojos y ciegos no han de entrar en la casa de Dios» Se trata de un dicho popular recogido en II Sam. 5:6-10 RV 1960..

En los escritos de Qumrán se acentúa mucho más esta exclusión: los ciegos y sordos son considerados poco respetables, pues

«quien no ve ni oye, no sabe practicar la ley»; los ciegos deben ser excluidos no solo del templo, sino también de la ciudad de Jerusalén: «Ningún ciego entrará en ella durante toda su vida; no profanará la ciudad santa en cuyo centro habito yo» [13]

La exclusión del templo, lugar santo donde habita Dios, recuerda de manera implacable a los enfermos lo que ya perciben en el fondo de su enfermedad: Dios no los quiere como a los demás. En el libro del Deuteronomio se puede leer un cántico, de rasgos arcaicos, atribuido a Moisés, donde Yahvé dice así: «Yo doy la muerte y la vida, yo desgarro y curo; no hay quien libre de mi mano» (Deut. 32:39).

Los «leprosos», por su parte, son separados de la comunidad no por temor al contagio, sino porque son considerados «impuros» que pueden contaminar a quienes pertenecen al pueblo santo de Dios. La prescripción era cruel:

«El afectado por la lepra… irá gritando: “Impuro, impuro”. Todo el tiempo que le dure la llaga quedará impuro. Es impuro y vivirá aislado» (Lev. 13:45-46).

Aunque los evangelios presentan a veces a los leprosos cerca de la gente y con acceso bastante fácil a Jesús, se piensa que las prescripciones del Levítico seguían vigentes en ese tiempo. En una sociedad como la de Galilea, donde el individuo solo puede vivir integrado en su familia y su aldea, esta exclusión significa una tragedia. La mayor angustia del leproso es pensar que tal vez ya no pueda volver nunca a su comunidad. Abandonados por Dios y por los hombres, estigmatizados por sus vecinos, excluidos en buena parte de la convivencia, estos enfermos constituyen, probablemente, el sector más marginado de la sociedad.

Pero, ¿están realmente abandonados por Dios o tienen un lugar privilegiado en su corazón de Padre? El dato histórico es incuestionable: Jesús se dedica a ellos antes que a nadie. Se acerca a los que se consideran abandonados por Dios, toca a los leprosos que nadie toca, despierta la confianza en aquellos que no tienen acceso al templo y los integra en el pueblo de Dios tal como él lo entiende. Estos tienen que ser los primeros en experimentar la misericordia del Padre y la llegada de su reino. Su curación es la mejor «parábola» para que todos comprendan que Dios es, antes que nada, el Dios de los que sufren el desamparo y la exclusión.

[i] La Respuesta de Jesús a los enfermos de Galilea

En el artículo anterior, vimos como Jesús lo sanó a este ciego de nacimiento porque Jesús es “la Luz del mundo” y luego lo mandó a la psicina de Siloe. El es Dios y hace lo que es correcto: Tener misericordia del que sufre. Ahora en este trozo del pasaje lo vemos resistiendo a las acusaciones de los fariseos de haber obrado con misericordia durante el dia de descanso.A nadie le ha sido facil creer en Jesucristo. Siempre ha habido alguna forma de consagración consecuente del nuevo creyente.

Hay muchas personas que suponen que si tratan de llevar una vida de bien, ya han hecho todo lo que es necesario para entrar en el cielo. Depositan su confianza para satisfacer las demandas de la justicia de Dios sobre las buenas obras que han realizado. Se trata de una esperanza fútil. La ley de Dios requiere perfección. Como no somos perfectos, carecemos del bien necesario para ingresar al cielo. Por eso es que es imposible alcanzar el bien viviendo una vida de bien. La única manera de alcanzare! bien es confiando en la justicia de Cristo. Su mérito es perfecto y está a disposición nuestra por la fe. Creer que seamos justificados por nuestras buenas obras independientemente de la fe es aceptar la herejía del legalismo.Creer que seamos justificados por un tipo de fe que no produce obras es aceptar la herejía del antinomianismo[0]

Sproul explica acerca de la creencia facil que es

una forma moderna de antinomianismo, una antigua herejía. Afirma que una vez que una persona ha tomado una decisión por Cristo o ha orado para recibir a Jesús como su Salvador, ya no es necesario que lo acepte como Señor. No existe ningún tipo de requisitos legales que obliguen a ese cristiano. Hay algunos pocos profesores cristianos, si realmente es que existen, que afirman que la persona que acepta a Cristo como Salvador no debería aceptarlo también como Señor. En lugar de hacer esto, animan a dicho “cristiano carnal” a convertirse en más espiritual y obediente. Pero se echan atrás antes de declarar que es necesario aceptar a Cristo como Señor para obtener la salvación. De hecho, insisten en que este requisito no es necesario para alcanzar la salvación. Permiten la realidad de un cristiano carnal. Este tipo de antinomianismo está tan extendido en el mundo evangélico que hasta puede constituir una mayoría. La controversia de estos días sobre “señorío de Cristo” en la salvación se centra en esta cuestión.[3]

Jesus-HealingTodo enfermo anhela liberarse un día de su enfermedad para disfrutar de nuevo de una vida sana. Pero, ¿qué podían hacer los enfermos yenfermas de aquellas aldeas para recuperar su salud?

Al verse enfermo, el israelita acudía por lo general a Dios. Examinaba su vida, confesaba ante él sus pecados y le pedía la curación. Podía recitar uno de tantos salmos compuestos por enfermos y que estaban recogidos en las Escrituras: «Ten piedad de mí, Señor, sáname, que he pecado contra ti» (cf. Sal. 51).

La familia era la primera en atender a su enfermo. Los padres y familiares más cercanos, el patrón de la casa o los mismos vecinos ayudaban al enfermo a reconocer su pecado e invocar a Dios. Al mismo tiempo buscaban a algún curador de los alrededores.

Al parecer, no podían acudir a médicos profesionales. La medicina griega, impulsada por Hipócrates (450-350 a.C.), se había extendido por la cuenca del Mediterráneo y había penetrado probablemente en ciudades importantes como Tiberíades, Séforis o las de la Decápolis, pero no en las aldeas de Galilea. En la medicina hipocrática no se invocaba el poder curador de los dioses, sino que, basándose en alguna teoría del cuerpo humano, se detectaba la enfermedad, se diagnosticaban las causas y se buscaba algún remedio que ayudara a recobrar el equilibrio del cuerpo.

La postura tradicional de los israelitas ante este tipo de medicina había sido de recelo, pues solo Dios es fuente de salud. Pero ya en tiempos de Jesús las cosas habían cambiado. Algunos sabios judíos recomendaban acudir a los médicos, pues «hay momentos en que la solución está en sus manos»Asi dice Ben Sirá en un escrito redactado entre 190-180 a. C. (Eclesiástico 38:1-15).

Es difícil saber si había un lugar de curación en Jerusalén (¿piscina de Betesda?), aunque hacia el año 135 d. C. funcionó un templo consagrado a Esculapio en la Jerusalén romana, llamada por entonces Aelia Capitalina (Duprez, Parrot). Por desgracia para los enfermos de Galilea, los médicos no estaban al alcance de sus posibilidades: vivían lejos de las aldeas y sus honorarios eran demasiado elevados.  Tampoco podían peregrinar hasta los famosos templos de Esculapio, dios de la medicina, o a los santuarios de Isis y Serapis, divinidades sanadoras, ni bañarse en fuentes sagradas consideradas terapéuticas. Los templos consagrados a Esculapio eran numerosos y de gran prestigio.

El más famoso sin duda en tiempos de Jesús, el de Epidauro, no lejos de Corinto. A él acudían miles de enfermos. Después de un baño y de la entrega de la ofrenda a Esculapio, pasaban la noche en un pórtico oscuro del templo para tener ocasión de ser visitados por el dios curador y recibir en sueños el mensaje que indicaba los remedios apropiados (ungüentos, vendajes, dietas) o las instrucciones que, interpretadas por los servidores del templo, ayudarían a recuperar la salud.

No es fácil distinguir en estos lugares de curación lo «médico» de lo «milagroso». Por lo general, el dios indica algún procedimiento que, puesto en práctica al despertar, devuelve la salud al paciente. En santuarios como los de Pérgamo o la isla de Cos había verdaderos médicos ejerciendo su profesión.

También había santuarios de Isis y Serapis en las ciudades más importantes del Mediterráneo oriental, pero ciertamente no cerca de Galilea. Los enfermos de aquellas aldeas no podían aventurarse en un largo viaje hasta los famosos lugares de curación ni pagar las costosas ofrendas que allí se exigían.

Más cercanos estaban los curadores populares que no se atenían a una medicina profesional ni dependían de santuario alguno: magos, exorcistas u hombres santos (hasidim), famosos por el poder de su oración, como Honi o Haniná ben Dosa , que sanaban más por su relación estrecha con Dios que por sus técnicas terapéuticas. Al parecer, Honi actuó en la primera mitad del siglo 1 a. C. en Galilea  o en Jerusalén ; fue conocido sobre todo por la eficacia de su oración a Dios para obtener la lluvia en tiempos de sequía. A Haniná ben Dosa se le atribuyen diversos hechos milagrosos realizados en virtud de su poderosa plegaria. Vivió en Galilea durante el siglo 1, tal vez a pocos kilómetros de Nazaret.

En este ambiente comenzó Jesús a recorrer los pueblos de Galilea proclamando el reino de Dios y curando a los enfermos. El hecho es históricamente innegable: Jesús fue considerado por sus contemporáneos como un curador y exorcista de gran prestigio. Prácticamente, la totalidad de los investigadores contemporáneos están de acuerdo en afirmarlo, solo con alguna excepción.

Todas las fuentes cristianas hablan invariablemente de las curaciones y exorcismos realizados por Jesús. Las curaciones aparecen atestiguadas en todas las fuentes: fuente Q, Marcos, material propio de Mateo, material propio de Lucas y Juan. Además se encuentran en todas las formas literarias: relatos concretos, dichos de Jesús, sumarios sobre su actividad, controversias consus adversarios, etc.

Por lo demás, hacia el año 90, también el historiador judío Flavio Josefo nos informa de que durante el gobierno de Poncio Pilato como prefecto de Judea

«apareció Jesús, un hombre sabio, que fue autor de hechos asombrosos»[15]

Se trata de un texto considerado como auténtico por la mayoría de los expertos. Esta fama de Jesús como taumaturgo y exorcista tuvo que ser extraordinaria, pues durante mucho tiempo hubo exorcistas y magos que, fuera de los ambientes cristianos, usaban su nombre para realizar sus conjuros. Aparece testimoniado en los papiros mágicos griegos, que recogen material que se extiende desde el siglo 1o JI a. C. hasta el siglo v d. C. Entre otros nombres mágicos se usa el de Jesús, «el dios de los hebreos». La actuación de Jesús debió de sorprender sobremanera a las gentes de Galilea: ¿de dónde provenía su fuerza curadora? Se parece a otros curadores que se conocen en la región, pero al mismo tiempo es diferente.

Ciertamente no es un médico de profesión: no examina a los enfermos para hacer un diagnóstico de su mal; no emplea técnicas médicas ni receta remedios. Su actuación es muy diferente. No se preocupa solo de su mal físico, sino también de su situación de impotencia y humillación a causa de la enfermedad. Por eso los enfermos encuentran en él algo que los médicos no aseguraban con sus remedios: una relación nueva con Dios que les ayuda a vivir con otra dignidad y confianza ante él.

Las técnicas concretas que Jesús emplea alguna que otra vez recuerdan a los procedimientos que utilizaban los magos y curadores populares. A nadie extrañaba. Según fuentes cristianas, en alguna ocasión llevó aparte a un sordomudo y lo curó «metiéndole sus dedos en los oídos» y «tocándole la lengua con su saliva». Otro día le trajeron un ciego y él lo sacó fuera del pueblo, «le puso saliva en los ojos», «impuso sus manos sobre él» y lo curó.  Los relatos están consignados en Marcos 7:31-37 y 8:22-26. Era conocida la virtud sanadora de la saliva: Jesús toca con saliva la lengua del mudo para «soltarla»; acaricia con saliva los ojos del ciego para «abrirlos». Mateo y Lucas omitieron estos dos relatos probablemente por sus resabios mágicos.

Sin embargo, nunca se ve a Jesús tratando de manipular fuerzas invisibles, como hacían los magos para forzar a la divinidad a intervenir. Jesús no actúa confiando en técnicas, sino en el amor curador de Dios, que se compadece de los que sufren. Por eso su actuación no es la de un mago de la época.

Nunca interviene para hacer daño, causar enfermedades, producir insomnio, impedir amores o deshacerse de enemigos, sino para curar el sufrimiento y la enfermedad. No pronuncia extraños conjuros ni fórmulas secretas: no emplea amuletos, hechizos o encantamientos.

No se parece al tipo de magos que aparecen en los papiros mágicos griegos, ni al famoso Apolonio de Tiana, contemporáneo estricto de Jesús, de quien se conserva una biografía escrita por el filósofo Filóstrato a finales del siglo II. A Apolonio se le atribuyen milagros que recuerdan a los relatos evangélicos, pero su figura nada tiene que ver con Jesús: utiliza su poder para vengarse y hacer daño a sus adversarios; es un «conocedor de fuerzas ocultas» que se mueve en un mundo inverosímil de sátiros, piedras mágicas o plantas milagrosas, muy alejado del mundo de sufrimiento al que se acerca Jesús. No actúa nunca por intereses económicos, sino movido por su amor compasivo y su decisión de anunciar el reino de Dios.

Hace unos años, Morton Smith, basándose en los papiros mágicos griegos por él descubiertos,calificó a Jesús de «mago» y presentó su actividad curadora como magia. Su posición ha sido asumida por algunos autores. Este último considera que no había en aquella sociedad diferencia sustancial entre la actividad mágica y la milagrosa, por lo que prefiere llamar a Jesús «mago» en sentido sociológico y sin ninguna connotación peyorativa. Me parece más razonable la posición de quienes subrayan las diferencias y consideran que llamar hoy «mago» a Jesús no contribuye a aclarar su actividad curadora.

Sin duda, la figura de Jesús se acercaba más a dos hombres piadosos bien conocidos en la tradición rabínica. De Honi, «el trazador de círculos », se decía que en medio de una sequía había dirigido a Dios su oración logrando la lluvia. Hablan de él Flavio Josefa y la Misná. Se le llama «trazador de círculos» porque, al no conseguir la lluvia como él la deseaba, trazó un círculo en el suelo y juró que no saldría de él hasta que Dios la enviara como él quería.

De Haniná ben Dosa se aseguraba que, al orar por los enfermos, conocía si Dios iba a concederle la curación solicitada en la manera más o menos fluida con que salía la oración de su boca. La actuación de estos dos hombres santos no era de carácter mágico, sino que se debía al favor de Dios.

La tradición rabínica acentúa precisamente la eficacia de su oración. Honi y Haniná ben Dosa no son propiamente taumaturgos: no obran milagros con sus palabras o gestos; lo milagroso es el poder de su oración. No es este el caso de Jesús, que obra sus curaciones dando una orden o realizando un gesto. Probablemente la gente veía a Jesús no tanto como un hasid, al estilo de Honi o Haniná ben Dosa, sino como un profeta que curaba en virtud del Espíritu de Dios. Su actuación despertaba tal vez el recuerdo de Elías y Eliseo, profetas muy populares en el reino del norte por sus hechos milagrosos.

No habían realizado prodigios espectaculares a favor de todo el pueblo, como Moisés, pero la tradición los recordaba como profetas taumaturgos. Elías y Eliseo vivieron en el siglo IX a. c.. La actividad de Elías está recogida en el primer libro de los Reyes 17-20 y la de Eliseo en el segundo libro de los Reyes 2-8.

De Elías se decía que había resucitado al hijo de una pobre viuda a la que ya anteriormente había alimentado de manera milagrosa. A Eliseo se le atribuían, entre otros hechos, la resurrección del hijo de una viuda, una multiplicación prodigiosa de panes y la curación de Naamán, jefe del ejército arameo, enfermo de lepra. Sin embargo, la tradición decía de Eliseo algo absolutamente impensable en Jesús: había hecho morir con su maldición a un grupo de niños que se burlaban de él, había castigado con la lepra a un criado de Naamán y había dejado ciegos a unos soldados que habían salido a capturarlo.

Nadie hubiera imaginado al poeta de la misericordia de Dios quitando la vida a esos niños, a los que abrazaba con tanto cariño, ni cegando los ojos o condenando a alguien para siempre al estigma de la lepra. Sin embargo, lo que más diferencia a Jesús de otros curadores es que, para él, las curaciones no son hechos aislados, sino que forman parte de su proclamación del reino de Dios. Es su manera de anunciar a todos esta gran noticia: Dios está llegando, y los más desgraciados pueden experimentar ya su amor compasivo. Estas curaciones sorprendentes son signo humilde, pero real, de un mundo nuevo: el mundo que Dios quiere para todos.

———-

Notas

[14] Wikipedia nos informa que La lepra es una enfermedad infecciosa, de nula transmisibilidad cuando está debidamente tratada, aunque los pacientes que no reciben tratamiento (o cuando éste es inadecuado) sí constituyen una fuente de contagio, debido a la reacción inmune a alguna de las bacterias:

  • La bacteria Mycobacterium leprae fue descubierta en 1874 por el médico noruego Gerhard Armauer Hansen, debido a lo cual se lo denomina bacilo de Hansen.
  • Mycobacterium lepromatosis es una bacteria (con muchas similitudes con Mycobacterium leprae) fue identificada en el año 2008 en la Universidad de Texas .

La lepra fue históricamente incurable, mutilante y vergonzosa. Se sabe que afecta a la humanidad desde hace al menos 4000 años, cuando en 2009, en las excavaciones en un sitio arqueológico llamado Balathal (Rayastán, al noroeste de India), se encontraron en lo que había sido un asentamiento (chozas de piedra y ladrillos de barro, y cultivaban la cebada) los restos óseos de un varón adulto de unos 30 años de edad con muestras de haber padecido esta enfermedad (y de no haber recibido ningún tipo de tratamiento), enterrados en ceniza de estiércol de vaca en un recinto de piedra de paredes gruesas en los límites de dicho asentamiento. La datación por radiocarbono indicó que el esqueleto fue enterrado entre el 2500 y el 2000 a. C. .

La anterior evidencia más antigua de la lepra era un esqueleto egipcio del siglo II a. C.

Referencias literarias

2000 a. C., India

La primera mención a la lepra ―así como su cura ritual mediante plegarias― aparece con el nombre de kilasa (‘mancha blanca en la piel’) en el texto hinduista Átharva-veda (1, 23), de fines del II milenio a. C..

600 a. C., Israel

Hacia el siglo VI a. C., en el Levítico (libro del Antiguo Testamento) se menciona que los kohen (sacerdotes del Templo de Jerusalén) estaban obligados a saber reconocer a un metzora ―o sea, un varón atacado de una enfermedad llamada tzara’at. No podría saberse si se trata de la misma enfermedad: ese término en efecto se utilizó para numerosas patologías de la piel de orígenes y de gravedad muy variables.

Yaweh les dijo a Moisés y a Aarón:  Cuando hayas entrado en la tierra de Canaán, la cual yo te doy en posesión, y pusiera yo plaga de lepra en alguna casa de la tierra de tu posesión,  Vendrá aquel cuya casa fuera suya, y dará aviso al sacerdote, diciendo: «En mi casa ha aparecido algo como plaga».Entonces mandará el sacerdote, y despejarán la casa antes que el sacerdote entre a mirar la plaga, para que no se contamine todo lo que estuviera en la casa. Y después el sacerdote entrará a reconocer la casa. (Lev. 14,:4).

Yaweh les dijo a Moisés y a Aarón: Leproso es: es inmundo. Y el sacerdote lo declarará luego «inmundo»: en su cabeza tiene llaga. Y el leproso en quien hubiera llaga llevará vestidos rasgados y la cabeza descubierta, y embozado deberá pregonar: «¡Soy inmundo! ¡Soy inmundo!».(Lev. 13:5)

300 a. C., India

Otra mención a la lepra aparece en el tratado médico Súsruta-samjita (Benarés, siglo III d. C.).

22. Se debe considerar curable un caso de lepra que aparezca en una persona prudente y discreta, y que se limite solo a su suero (tuaka), carne y sangre. En los casos donde la enfermedad ha invadido la grasa, el único remedio es un tratamiento meramente paliativo. En el caso de que el veneno haya penetrado alguno de los órganos restantes, el leproso debe ser abandonado como incurable. 23-24. Los sabios sostienen que a veces un hombre es maldecido con esta enfermedad ―mediante la retribución divina― por haber matado a un sacerdote (brahmán), a una mujer o a un familiar, así como por haber realizado actos de impiedad. La lepra volverá a atacar en su siguiente nacimiento a un hombre en caso de que haya muerto de lepra. La lepra no curada es la enfermedad más dolorosa y problemática. 25. Un leproso eliminará esta enfermedad si observa una dieta adecuada, una conducta intachable, si practica toda clase de penitencias expiatorias (como dar dinero a los sacerdotes brahmanes) y si recurre a los medicamentos adecuados. Él obtendrá un estatus elevado después de la muerte. 26. La lepra es una enfermedad muy contagiosa. El contagio se produce seguramente por tener relaciones sexuales con un leproso, por el contacto con el aliento de un leproso, por el contacto físico, por comer o beber del mismo recipiente donde comió o bebió un leproso, por dormir en una cama donde durmió un leproso, por usar una ropa que fue usada por un leproso, por ponerse un ungüento que fue tocado por un leproso, por ponerse una guirnalda de flores que previamente estuvo en contacto con un leproso. Así se contagian todas las enfermedades relacionadas con la influencia de planetas malignos o debido a los pecados cometidos, como la lepra, la fiebre, la tuberculosis y la oftalmía.

Súsruta-samjita, capítulo «Nidana-sthanam», 5, 22-26

Sin embargo, todavía en 1998, La enciclopedia Cambridge de paleopatología humana afirmaba: «El Sushruta-samhita de la India describe muy bien la condición patológica, e incluso ofrece sugerencias terapéuticas».

Siglo XX

La lepra siguió siendo estigmatizante durante siglos.

Todavía en 1909, en España se decretó ―por demanda de la Sociedad de Patologías Exóticas― «la exclusión sistemática de los leprosos» y su “reagrupamiento” en leproserías como medida esencial de profilaxis.

El estigma social que se asoció con las formas avanzadas de lepra continúa en muchas regiones, y sigue siendo el mayor obstáculo para los tratamientos precoces.

En 1995, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimaba que entre dos y tres millones de personas en todo el mundo estaban en situación de discapacidad permanente por lepra .

Aunque las forzadas cuarentenas o segregación de pacientes, constituyen medidas innecesarias y no éticas, aún se mantienen leprosarios en los siguientes países:

  • Argentina,Brasil,China,Egipto,España,India,Japón,Liberia,Nepal,República Dominicana,Rumania,Somalia,Tanzania,Vietnam.

Actualmente se sabe fehacientemente que muchas de las personas que fueron segregadas en esas comunidades, como presuntos leprosos, en realidad padecían sífilis (que sí es altamente contagiosa).

La última leprosería de Europa Occidental es el Sanatorio de Fontilles, que se encuentra en Vall de Laguart (provincia de Alicante, España).

Patogenia e inmunidad

La semiología de la lepra es en función de la reacción inmune del paciente, a alguna de las bacterias que producen citoquinas (que inducen y median la activación macrofágica y fagocitosis). Pudiendo tomar dos formas:

  • tuberculoide: produce grandes manchas hiperestésicas y más tarde anestésicas. Son pacientes con una fuerte reacción celular pero baja humoral (baja titulación de anticuerpos): presentan por lo tanto reacción positiva a la lepromina. Los tejidos infectados típicamente tienen muchos linfocitos y granulomas, pero relativamente pocas bacterias .
  • lepromatosa: origina grandes nódulos en la piel o lepromas. La progresión de las lesiones causa grandes deformaciones[24] . En la lepra lepromatosa aparecen numerosas máculas eritematosas, pápulas o nódulos. Existe extensa destrucción de tejidos, como por ejemplo cartílago nasal y orejas, apareciendo en fases avanzadas la típica “facies leonina”. También hay afectación difusa de los nervios periféricos con pérdidas sensoriales.

Su difusión es más frecuente en los países tropicales a templados.

Contagio

Se produce entre un enfermo con posibilidad de transmitir la enfermedad (ya que no todos los que padecen lepra eliminan bacilos fuera de su organismo, posibilidad que se elimina al administrar medicación) y una persona sana susceptible (debido a una predisición genética, ya que la mayoría de las personas posee resistencia natural al Mycobacterium leprae).

Es decir, que debe conjugarse un enfermo que actúe como agente infeccioso y otra persona sana con una predisposición especial, durante un período de varios años, para que suceda el contagio.

Epidemiología

Distribución de la lepra (2003).

Se estima que entre dos a tres millones de personas están permanentemente discapacitadas debido a la lepra. India es el país con mayor número de casos, Brasil ocupa el segundo lugar, y Birmania el tercero.

  • En 1999 la incidencia mundial de la lepra se estimaba en 640.000 (con 108 casos en EE. UU.)
  • En 2000, 738.284, la Organización Mundial de la Salud (OMS) listaba 91 países con lepra epidemiológicamente endémica. Y contabilizaba a India, Birmania y Nepal con el 70% de los casos.
  • En 2002, 763.917 se detectaron nuevos casos mundialmente, y para ese año la OMS listó a Brasil, Madagascar, Mozambique, Tanzania y Nepal con el 90% de casos de mal de Hansen.
  • De 2003 a 2004, las estadísticas de la OMS, decreció en aproximadamente 107.000 casos (o el 21 %)
  • En 2004, la OMS contabilizó 407.791 nuevos casos.

Aunque el número de casos continua cayendo, hay bolsones de alta prevalencia en ciertas áreas como Brasil, Sudeste Asiático (India, Nepal), partes de África (Tanzania, Madagascar, Mozambique) y el oeste del Pacífico. En Estados Unidos se cree que no se registran todos los casos (ausencia de denuncias) y puede ignorarse un aumento de casos; allí se articula con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) .

Genética

Se han asociado algunos genes con susceptibilidad a la lepra:

Nombre Locus OMIM Gen
LPRS1 10p13 609888
LPRS2 6q25 607572 PARK2, PACRG
LPRS3 4q32 246300 TLR2
LPRS4 6p21.3 610988 LTA

Tratamiento

Históricamente, ignórandose las causas que provocan la enfermedad, se recurría a diversos rituales y oraciones religiosas. A principios del siglo XX se utilizó aceite de ginocandia (chaulmoogra) en inyección de ésteres etílicos. En 1908, la empresa farmacéutica Bayer difundió el preparado antileprol. En 1923 todavía se encontraban alabanzas al aceite de ginocandia en la publicación “Estudio crítico de los modernos tratamientos de la lepra” publicado por Abal (médico residente de Fontilles) y por Guillén (director médico de este leprocomio), en una comunicación al Segundo Congreso de Ciencias Médicas de Sevilla, que la consideraba la mejor medicación «hasta que se obtenga el cultivo del bacilo». Los primeros tratamientos eficaces aparecieron a fines de 1930 con la introducción de la sulfona dapsona y derivados. Sin embargo, aparecieron cepas del bacilo de la lepra resistentes a la dapsona. Es en los años ochenta cuando se produjo un gran avance para conseguir la curación de la enfermedad por medio de tratamiento con administración de varios fármacos de forma simultánea (MDT)

Actualmente Se administra por vía oral Dapsona (DDS) 50 a 100 mg/día, y simultáneamente rifampicina 10 mg/kg por día para reducir la posibilidad de resistencia a DDS. Si hay fiebre, granulocitopenia o ictericia, se interrumpe la DDS y se administra clofazimina 1 a 4 mg/kg por vía oral. Según las recomendaciones médicas actuales, el tratamiento de la enfermedad debe prolongarse entre seis meses y dos años, según las formas, y se basa en la administración de sulfonas junto a los otros fármacos ya mencionados (rifampicina y clofazimina)

En 1987, el médico e investigador venezolano Jacinto Convit fue distinguido con el Premio Príncipe de Asturias por descubrir la cura para esta enfermedad. La prevención consiste en evitar el contacto físico cercano y prolongado con personas enfermas, y que no hayan sido sometidas a tratamiento. Los enfermos dejan de ser agentes infecciosos tras un tratamiento con medicamentos a largo plazo.

[url=http://es.wikipedia.org/wiki/Lepra]

Philip Yancey, cita sobre su conocimiento de la lepra: Excepto en las fases muy preliminares, el paciente con lepra no sufre de dolor físico. En realidad, éste es el problema: después que los bacilos de la lepra matan las células nerviosas, los pacientes, al no tener aviso del peligro, dañan sus propios cuerpos. Un paciente con lepra puede caminar todo el día sobre tornillos afilados de metal, o utilizar un martillo que lo llena de astillas, o rascarse un punto infectado en el globo ocular. Cada una de estas acciones destroza tejidos y puede conducir por último a la pérdida de la extremidad o de la visión, pero en ninguno de estos casos al leproso le duele. Aunque no les duela, claro que los leprosos sufren tanto como el que más. Casi todo el dolor que experimentan proviene de afuera; el dolor del rechazo de que los hace objeto la comunidad que los rodea. El Dr. Brand me contó de un joven brillante que estaba tratando en la India. En el curso del examen Brand le puso la mano en el hombro y le informó, por medio de un intérprete, del tratamiento que le esperaba. Para sorpresa del médico, el hombre comenzó a temblar y a sollozar. “?He dicho algo que no debía?” le preguntó Brand a la intérprete. Esta le hizo esa misma pregunta en tamil para luego informarle. “No, doctor. Dice que llora porque le puso la mano en el hombro. Hacía años que nadie lo había tocado.” [Libro electronico Philip Yancey, El Jesus que nunca conoci, pag. 174, ed.Vida]

[13] Se puede leer el texto completo en 4 QMMT 56-57 Yen el Rollo del Templo (11 QTemplo 45,12-14). cit en Jose Antonio Pagola, Jesús – Aproximación Histórica,Tercera edicIón: noviembre 2007 Diseño: Amparo Hernández Pereda-Velasco Estudio SM © 2007, José Antonio Pagola © 2007, PPC, Editorial y Distribuidora, SA Impresores, 2 Urbanización Prado del Espino 28660 Boadilla del Monte (Madrid) ppcedit®ppc-editorial.com www.ppc-editorial.com Impreso en España Imprime Huertas lndustnas Gráfteas, S.A.
[0] R.C. Sproul, Las grandes  doctrinas de la Biblia, p.219,ed. UNILIT
[3] Las grandes doctrinas de la Biblia, Sproul,pag.

[15] Antigüedades de los judíos 18, 3, 3 cit en Jose Antonio Pagola, Jesús – Aproximación Histórica

Quien eres tu Señor?

Posted on


Quien eres tu Señor?

Autor:Paulo Arieu

Tremenda pregunta. Muchos se la han hecho.En la Biblia, vemos a varios personajes biblicos haciéndose al menos una pregunta similar. El ciego de nacimiento que Jesús sanó y luego los fariseos echaron de entre ellos, Saulo de Tarso el fariseo y perseguidor furioso de la iglesia rumbo a Damasco, el rey Herodes y otros también.

jeussanando
Origen del cristianismo

Para entender la fe cristiana es ineludible conocer sus raíces judías,  contenidas en la Biblia hebrea, o Antiguo Testamento (AT); lo que es  considerado Palabra de Dios, tanto por judíos como por cristianos. Las promesas  y profecías anunciadas en el Antiguo Testamento se cumplen en el Hijo de Dios,  conocido como Jesucristo, encarnado en el Mesías o el Cristo, como el Dios-Hombre.

La  fe judía se basa en la palabra de Dios conservada en la Biblia. El  cristianismo tiene su origen en el judaísmo. Sin embargo, la fe cristiana se fundamenta  en las palabras, enseñanzas, y vida de Jesús, el Dios-hombre, cuya historia se  nos narra en cuatro libros que relatan o presentan el Evangelio (la Buena  Nueva) de Jesucristo, desde el punto de vista de cada uno de sus autores:  Mateo, Marcos, Lucas y Juan. No son cuatro evangelios sino sólo uno, contado  desde la perspectiva de cada autor. El cristianismo es, pues, la

«religión  de una persona y no de un libro» [0].

Por eso, no podríamos comprender el cristianismo sino vemos que  nace de las promesas de Dios a su pueblo Israel. El evangelista Mateo resalta  esa profunda relación, cuando en el inicio de su Evangelio nos describe las  raíces generacionales de los ancestros de Jesucristo, dice así:

“Libro del origen de Jesucristo, hijo de  David, hijo de Abraham:” (Mat. 1:1).

También el Evangelio de Lucas refiere  esta genealogía, pero empezando con José, y sus ascendientes, pasando por David  y Abraham hasta llegar a Adán, hijo de Dios (Luc. 3:23,32,34,38).

¿Qué pretendieron los evangelistas al narrarnos con tanto detalle  la genealogía de Jesucristo? Sin duda, hacernos ver que Jesucristo es el Mesías  o el Cristo, es decir, el enviado y ungido de Dios que cumple la promesa de  bendición que Dios hizo a Abraham y que afectaría a todas las naciones. La promesa que Dios hizo  a Abraham hacia el año 1900 a.C. –“Por tu  descendencia se bendecirán todas las naciones de la tierra,…” (Gn. 22:18; Hch. 3:25; Heb. 6:13-14; 11:12)–, tiene su  cumplimiento en Jesucristo, que es el “descendiente mesiánico”, el “hijo de David”.  Esta descendencia o simiente de Abraham, que cumpliría las promesas de  Dios, la cita el apóstol Pablo en la epístola que dirige a los Gálatas, identificándola  como el propio Cristo (Gal. 3:16; Cf Gál. 3:8-9).

En los siguientes  textos comprobaremos como se relaciona el NT con el AT:

  • “ Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.” (Gál. 3:8-9)
  • “Pues bien,  las promesas fueron hechas a Abrahán y a su descendencia.  No dice: “y a los descendientes”, como si fueran muchos, sino solo, a tu descendencia, es decir, a Cristo.”(Gál. 3:16)

La entrada  de Jesucristo en la historia de este mundo, estaba perfectamente predestinada  por Dios, antes de la fundación del mundo (1 Pe. 1:18-20), para que  ocurriera no sólo en el momento histórico en que se produjo (Gál. 4:4: “Pero  cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y  nacido bajo la ley”), sino para que fuera del linaje de David, como fue  José, padre adoptivo, y  esposo de la virgen María (Mat. 1:20, Luc. 1:27,32; 2:4). Lucas relata que el  ángel Gabriel aparte de afirmar que Jesús, el hijo de la virgen María, sería  llamado Hijo del Altísimo (Luc. 1:32) e Hijo de Dios (Luc. 1:35), también  afirma que David es padre de Jesucristo.

Jesucristo  es el “descendiente mesiánico”, el “hijo de David”, la simiente de Abraham que cita el apóstol Pablo en la epístola que  dirige a los Gálatas, por medio del cual Dios cumpliría las promesas (Gál.  3:16).

Por otra  parte, el profeta Isaías (765-700 a. C), en su libro (cf. Is. 53), nos anticipa  cómo se llevaría a cabo el Plan de Dios, de salvación y rescate de la humanidad  perdida. Pero, lo original, inaudito, asombroso y paradójico es que este  designio de Dios, se realizaría, más de setecientos años después, por medio de un  “siervo sufriente” y “hombre de dolores” (Is. 53:3) “cordero llevado al  matadero” (53:7). Jesús cumple las promesas de Dios al entregarse en lugar de  los pecadores: “herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros  pecados; (Is. 53:5,10).

El inicio del cumplimiento de la promesa de bendición a todas las  naciones es confirmado con el anuncio de un ángel del Señor dirigido a los  pastores que pasaban la noche a la intemperie, en unos campos cercanos a un  pesebre de la ciudad de Belén, donde nació Jesús: “En la ciudad de David os ha nacido hoy un Salvador, que es el Mesías,  el Señor. Esta será la señal para que lo reconozcáis: encontrareis al niño  envuelto en pañales y acostado en un pesebre.” (Lucas 2:9,11; Versión “La  Palabra”; 1ª edición, 2010)

“Por eso, Jesucristo constituye, para el Nuevo Testamento, el Amén (la fidelidad) de Dios: “Todas las promesas de Dios tienen su Sí en  Jesucristo; por eso es por medio de él que nosotros decimos nuestro Amén”  (2 Cor. 1:20). Jesús es, así, “el Amén, el Testimonio fiel”  (Ap. 3:14). Y el Apocalipsis cierra el Nuevo Testamento destacando ese  cumplimiento fiel de las promesas por parte de Dios, en Jesús: La tierra prometida  es, en definitiva, “aquellos cielos nuevos y tierra nueva, porque el primer  cielo y la primera tierra ya pasaron…y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén  que bajaba del cielo, procedente de Dios” (Ap. 21:1-2). Allí él “enjugará toda  lágrima de sus ojos y la muerte ya no existirá más; ni tampoco llantos, ni  gritos, ni penas existirán más, puesto que las cosas de antes ya pasaron”  (21,4).” [1]

¿Quién es Jesús de Nazaret?

La siguiente escena Marcos la relaciona con el llamamiento de Mateo (casi seguramente):

“Sucedió que, estando Jesús sentado a la mesa en casa de Levi, muchos publicanos y pecadores estaban también sentados a la mesa con Jesús y sus discípulos, porque eran muchos y le habían seguido. Y cuando los escribas de los fariseos le vieron comer con los pecadores y publicanos, decían a sus discípulos: ¿Por qué come con los publicanos y pecadores? Al oírlo, Jesús les dijo: –Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.”

Es evidente que era una cena de despedida que daba Mateo a sus amigos, a sus compañeros los recolectores de impuestos. Se estaba despidiendo de su trabajo y de sus amigos, dejándolo con el fin de seguir a Aquel que iba de un lugar a otro, además de ser una oportunidad para presentarles al Señor al que acababa de conocer. Era, por lo tanto, una ocasión normal y natural, festiva y gozosa para que se reuniesen para esa fiesta. Hace muchos años cuando Bob Smith dejó el campo de la ingeniería para convertirse en pastor en la iglesia PBC dio un banquete por el estilo, invitando a sus amigos y socios que habían trabajado con él. Me pidió que fuese el orador, que les hablase acerca de la fe que le había llevado a dejar su trabajo para convertirse en pastor. Estoy seguro de que aquella escena fue muy semejante a la que encontramos en las Escrituras, cuando Mateo invitó a Jesús para que les dijese a sus amigos por qué les iba a dejar para convertirse en discípulo.

¡Qué colección de truhánes debieron reunirse aquel día! Todos los que recaudaban los impuestos en la ciudad, todos los pecadores, todos los que se veían despreciados por la sociedad estaban allí sentados. Cuando pasaron los escribas de los fariseos, vieron que en medio de todo ello, entre las botellas de cerveza y las cortezas de cerdo, estaba sentado Jesús y ellos se quedaron escandalizados porque era evidente que era amigo de aquellos hombres. No les estaba echando un sermón, sino que estaba sentado entre ellos, comiendo y bebiendo con ellos. Los escribas se quedaron totalmente pasmados al verlo y llamaron a sus discípulos a un lado para preguntarles: “¿por qué hace Jesús esas cosas? ¿Acaso no sabe quiénes son esas personas? ¿Por qué permite que le vean en la compañía de hombres como esos?”

La respuesta de Jesús es de lo más reveladora. De hecho está de acuerdo con sus comentarios y dice: “tenéis razón, son hombres enfermos, doloridos, cargados de problemas. Su manera de vivir les ha perjudicado enormemente y no ven la vida como debe de ser porque se ocultan tras muchas maldades y son falsos en muchos sentidos. Estáis en lo cierto, son hombres enfermos, pero ¿en qué otro sitio debiera estar un médico?” Ese es su argumento. “He venido para sanar a los hombres y, por lo tanto, cuando padecen es cuando me necesitan.”

Con aquella manera tan maravillosa que tenía de decir las cosas, les dice algo que llama su atención al enfoque correcto, pero al mismo tiempo hace que vuelvan sus ojos hacia sí mismos. Les dice: “No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” Es decir, aquellos que se consideran justos, como lo hacían los fariseos, están en realidad más necesitados que aquellos a los que consideran como los desechados por la sociedad. De hecho, aquellos fariseos se encontraban más profundamente trastornados que los recolectores de los tributos y los pecadores, pero no lo sabían. Pero Jesús les estaba diciendo: “a aquellos que se consideran religiosos, no tengo absolutamente nada que decirles, pero a estos que saben que están enfermos y están dispuestos a recibir ayuda, estoy a su absoluta disposición para sanar sus almas.”

Jesús  de Nazaret, conocido también como Jesucristo, el hombre más importante de la  historia de la humanidad, nació en Palestina, hacia el año 4 ó 5 antes de  nuestra era, durante el reinado de Herodes el Grande, rey de los judíos (9)  (37-4 a.C.) (Mat. cap. 2), que fue vasallo y tributario del emperador  romano César Augusto (30 a.C. a 14 d.C.). La vida pública de Jesús transcurrió  bajo el reinado de su sucesor, Tiberio (14-37 d.C.), y fue ajusticiado, en una  cruz, por el procurador imperial Poncio Pilato, alrededor del año 30 de nuestra  era.

Como  comprobamos al leer los evangelios, el Cristo de los cristianos es una persona muy  concreta, humana e histórica: el Cristo de los cristianos no es otro que Jesús  de Nazaret, un judío o israelita,  que nació en Belén de Judea, de una mujer virgen, llamada María que vivía en  Nazaret (Galilea) (Luc. 2:4). Es por esto por lo que el  cristianismo se basa esencialmente en la historia, y la fe cristiana es  esencialmente una fe histórica.

¿Qué dicen las Sagradas  Escrituras de Jesús?

Los  evangelios de Mateo y Lucas nos relatan que su singular nacimiento y primeros  años de vida ocurrieron de la siguiente manera:

  • “…el ángel Gabriel  fue enviado por Dios a Nazaret, un pueblo de Galilea, a visitar a una  joven virgen llamada María, que estaba prometida en matrimonio a José, un varón  descendiente del rey David.  El ángel entró en el lugar donde estaba María  y le dijo: ¡Alégrate, favorecida de Dios. El Señor está contigo!   María se quedó perpleja al oír estas  palabras, preguntándose qué significaba aquel saludo. Pero el ángel le dijo:  No tengas miedo, María, pues Dios te ha concedido su gracia.  Vas a quedar  embarazada, y darás a luz un hijo, al cual pondrás por nombre JESÚS. Un hijo  que será grande, será Hijo del Altísimo. Dios, el Señor le entregará el trono  de su antepasado David,  reinará eternamente sobre la casa de Jacob para  siempre y su reino no tendrá fin. María replicó al ángel: Yo no tengo  relaciones conyugales con nadie; ¿cómo, pues, podrá sucederme esto? El ángel  le contestó: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Dios Altísimo te  envolverá. Por eso, el niño que ha de nacer será santo, será Hijo de Dios.  (Luc. 1:26-35 Versión “La Palabra”; 1ª edición, 2010)

El relato  de Lucas se complementa perfectamente con el del evangelista Mateo:

Estaba José  pensando en dejar a María secretamente, cuando “…un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de  David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado,  del Espíritu Santo es.  Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” (Mat. 1:20-21).

Lo poco que sabemos de su niñez se  encuentra en el Evangelio según San Lucas. El cual nos dice que cuando el niño  cumplió los ocho días le llevaron a  circuncindar, “…y le pusieron por nombre Jesús, el nombre que el ángel le puso antes de  ser concebido.” (Luc. 2:21; Versión “La Palabra”), y unos treinta y tres días más  tarde sus padres le llevaron al Templo de Jerusalén para presentarle al Señor,  y “…ofrecer conforme lo que se  dice en la ley del Señor: un par de tórtolas, o dos palominos.” (Lc. 2:  24); Y […] Después de haber cumplido con todo lo prescrito en la ley del Señor, volvieron  a Galilea, a su ciudad de Nazaret. (Luc.2:39)

Lucas sigue contándonos que  “… el niño crecía y se  fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él.”(Luc.2:40; Cf. Lc .2:23-33), como se evidencia en el siguiente episodio que relata más adelante:

  • “Iban  sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua; y  cuando tuvo doce años,  subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta.  Al regresar  ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que lo supiesen José y su  madre. Y  pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le  buscaban entre los parientes y los conocidos; pero como no le hallaron,  volvieron a Jerusalén buscándole. Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo,  sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles.  Y todos los que le oían, se  maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas. Cuando le vieron, se  sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí,  tu padre y yo te hemos buscado con angustia.  Entonces él les dijo: ¿Por qué  me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario  estar? 50 Mas ellos no entendieron las palabras que les habló.  Y descendió  con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su  madre guardaba todas estas cosas en su corazón.   Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con  Dios y los hombres.” (Luc.2:41-52).
Luego, la  Sagrada Escritura da un salto hasta que comienza su ministerio público, después  de ser bautizado por Juan el Bautista. Lucas ubica con gran precisión y muchos  detalles, el momento histórico en que este evento tiene lugar:
  • “En el año  decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo gobernador de Judea Poncio  Pilato, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de Iturea y  de la provincia de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia, y siendo sumos  sacerdotes Anás y Caifás, vino palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el  desierto.  Y él fue por toda la región contigua al Jordán, predicando el  bautismo del arrepentimiento para perdón de pecados, como está escrito en el  libro de las palabras del profeta Isaías (…)  Aconteció que cuando todo el  pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió,  y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y  vino una voz del cielo que decía: Tú  eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.(Luc. 3:1-3, 21-22).

Sin embargo, lo singular del cristianismo es que  Jesús, no sólo es humano sino también divino. Él es el Hijo de Dios, de la  misma sustancia que el Padre (Heb. 1:3; Jn. 1:1-5; Fil 2:6-8; Col.  1:15-19). Es Dios Hijo que se ha hecho hombre escondiendo su divinidad en su  humanidad. El Dios único del judaísmo se muestra o se revela en el NT como tres  personas perfectamente diferenciadas: Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el  Espíritu Santo. Sin embargo es una única esencia, un único ser.  No obstante,  las generaciones de nuestro siglo XXI quizá se habrán preguntado más de una  vez, ¿Qué tiene que ver Jesús, un judío que nació hace dos mil años con mi  vida? ¿En qué me puede afectar? ¿Qué puede hacer Jesús por mí vida? ¿De qué  sirvió que viniese a este planeta y sufriese una muerte tan cruel en una cruz  romana?

¿Qué dijo Jesús de sí mismo?

  • “Le dijo Jesús: Yo  soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” (Jn. 11:25)

Y  en otra ocasión:

  • “Jesús le dijo: Yo  soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”(Jn. 14:6)

¿Qué dijeron de Jesús algunos que  hablaron con Él?

  • Entonces vinieron  los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos  días. Y creyeron muchos más por la palabra de él, y decían a la mujer: Ya  no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el  Salvador del mundo, el Cristo.(Jn. 4:40-42)

¿Qué testificó el apóstol Pedro?

  • “Y en ningún otro  hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en  que podamos ser salvos.” (Hch. 4:12)

¿Qué declaró el apóstol Pablo?

  • “Porque  nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es  Jesucristo.” (1 Cor. 3:11 )
  • “Puestos los ojos en  Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él  sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de  Dios.”(Heb. 12:2)

Quien  es Jesús para ti? Creo que sería bueno que te hagas la pregunta una vez mas. Es  Jesús el Señor de tu vida?

Dios le bendiga

———

Notas

[0] B. Chenu – F. Coudreau, La fe de los católicos, Sígueme,  Salamanca, 1986, pág. 73 cit en http://amistadencristo.com/testimonios/origen_del_cristianismo.php
[1]  Bentué, Antonio,  Profesor de la Pontificia Universidad Católica  de Chile. Introducción a la Historia de las religiones. cit en   http://amistadencristo.com/testimonios/origen_del_cristianismo.php
Bibliografia

Fue durante su ministerio terrenal Jesús un cínico?

Posted on


Fue durante su ministerio terrenal Jesús un cínico?

autor:Paulo Arieu

diogenes_thumb1

Introducción

Los ateos no solo dicen que Dios no existe,sino que están diciendo que Jesús nunca existió, pero que hay similitudes entre su existencia y los filosofos cinicos,pero lo mas probable que Jesús en su vida hay visto un cinico dando vueltas cerca suyo.[1]

Rpta: El no era un cinico,NO.,NO y NO!!!

Si fue áspero y sarcástico con los fariseos, uso la ironía con ellos y las parábolas, pero no fue del grupo de los cínicos.

Quizás una de las propuestas más extrañas de los últimos años es la que sostiene que Jesús fue un cínico. A esta línea de interpretación se han adherido algunos de los miembros del Jesús Seminar. En su conocido libro sobre el Jesús histórico, John Dominic Crossan argumenta que Jesús fue un «cínico judío de carácter campesino» y que Jesús y sus seguidores eran «unos “hippies” en el mundo de los “yuppies” de la época augustana» Aun cuando en algunos puntos la obra de Crossan es útil y ocasionalmente intuitiva, la propuesta cínica está desorientada y es engañosa.

El estudio sociológico del Nuevo Testamento puede presentar serios problemas de “reduccionismo”, es decir,  puede darse el peligro de interpretar todos los datos según un “sistema de aproximación” único, a base de un modelo previo.

Pongo un ejemplo:

la consideración de Jesús como un predicador totalmente al estilo de los cínicos, que al parecer eran más abundantes de lo que creemos en la Decápolis y el entorno pagano inmediato del Israel del siglo I.

Una vez que se han descubierto ciertas analogías, sin duda entre el pensamiento y el modo de vida de Jesús con los filósofos cínicos, el esquema de investigación  reduce su foco, su objetivo, y acomoda todos los datos, forzándolos, al esquema previo (es decir al descubrimiento del parecido entre Jesús y los cínicos). Entonces, se dejan de lado en la práctica otros datos sociológicos, históricos, teológicos e ideológicos (el también –me parece, casi- evidente enraizamiento de Jesús en la apocalíptica de su tiempo, y se obtiene una imagen de un Jesús imposible, algo dijimos en la postal de ayer, en la que apenas tiene cabida la tradición judía.

Dada la popularidad entre algunos investigadores, vamos a comentar algo.

Quiénes eran los antiguos cínicos, qué creían y cómo vivían? El cinismo tiene su origen en Diógenes (ca. 412-321 a.C). El apodo cínico viene de la palabra griega que significa «canino» o «perruno». Los cínicos se ganaron este cuestionable mote debido a su aspecto andrajoso y descuidado. Para ellos, el aseo y una indumentaria atractiva carecían de importancia en absoluto. Y, al igual que los perros, los cínicos  orinaban y defecaban en público. En efecto, podían ser muy groseros. Era típico que el cínico llevara una capa y un bolso de mendigo y caminara descalzo. En una carta a su padre, Diógenes le dice:

«No te preocupes, padre, por el hecho de que me llamen “perro”, vista una capa andrajosa y burda, camine con una bolsa al hombro y lleve un bastón en la mano».

Este código del vestido ha animado a unos pocos estudiosos a ver paralelos significativos entre Jesús y los cínicos. Después de todo, argumentan, Jesús dio a sus discípulos instrucciones parecidas: «Les ordenó que nada tomasen para el camino, fuera de un bastón: ni pan, ni alforja, ni calderilla en la faja; “Calzaos con sandalias y no vistáis dos túnicas”» (Mar. 6:8-9).«No os procuréis oro, ni plata, ni cobre en vuestras fajas; ni alforja para el camino, ni dos túnicas, ni sandalias, ni bastón; porque el obrero merece su sustento» (Mat 10:9-10). «No toméis nada para el camino, ni bastón, ni alforja, ni pan, ni plata; ni tengáis dos túnicas cada uno» (Luc 9:3).«No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino» (Luc. 10:4).

¿Están las instrucciones de Jesús en consonancia con el código del vestido de los cínicos? Claro que no. De hecho, las instrucciones de Jesús no coinciden con el vestido y la conducta de los cínicos, sino que los contradicen. Las cosas que Jesús dice a sus discípulos que no deben llevar (ni alforja, ni túnica ni bastón, si seguimos la versión de Mateo y Lucas) son los signos distintivos del verdadero cínico, tal como lo expresó un observador de la antigüedad tardía:

«El cínico se distingue por su bolsa, por su bastón y por ser muy hablador»

No hay nada de carácter cínico en las instrucciones de Jesús a sus discípulos. El único paralelo con Jesús está, sencillamente, en las instrucciones relativas al vestido y a lo que se ha de tomar para el viaje. La única coincidencia específica está en el bastón que se ha de llevar (si seguimos a Marcos; si no lo seguimos, entonces no hay ninguna coincidencia).

No obstante, el bastón no es en modo alguno distintivo de los cínicos. Por el contrario, en el contexto judío hay una larga y distinguida asociación del bastón con los patriarcas, como Jacob y Judá (Gn 32,10; 38,18), y con el gran legislador Moisés y su hermano Aarón (Ex 4,4; 7,9).

Además,  el bastón es también un símbolo de autoridad real y figura en algunos textos que en la interpretación posterior asumen un significado mesiánico y escatológico (por ejemplo, Gn 49,10; Is 11,4; Ez 19,14).

Además de la cuestión del vestido, algunos investigadores sugieren que la cosmovisión de Jesús es cínica. En lugar de quedar atrapado en el materialismo y la vanidad, el cínico vive una vida sencilla e íntegra ante Dios. Según un escritor antiguo, el

«fin y la pretensión de la filosofía cínica… es la felicidad, pero una felicidad que consiste en vivir de acuerdo con la naturaleza».

Vivir de acuerdo con la naturaleza significa también tratar a los demás seres humanos como iguales. Al parecer, unos pocos estudiosos piensan que esto es más o menos lo que Jesús enseñó. ¿Será cierto? Éstas son las enseñanzas que se citan a veces para sostener esta idea:

  • «Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? No andéis, pues, preocupados diciendo: “¿Qué vamos a comer?”, “¿Qué vamos a beber?”, “¿Con qué vamos a vestirnos?”. Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura» (Mat. 6:28-33).  
  • «Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Mar. 12,31; véase Lv 19:18).
  •  «Que si vosotros perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas» (Mat 6:14-15).

Superficialmente, la enseñanza de Jesús es en algunos puntos comparable a la enseñanza cínica. Pero la enseñanza de Jesús es diferente en otros puntos significativos. Por ejemplo, Jesús no enseñó a sus discípulos a buscar la felicidad y vivir de acuerdo con la naturaleza. Lo que enseñó es que la naturaleza revela cosas importantes sobre Dios, a saber, que es amoroso, bueno y generoso. Jesús urge a sus discípulos a tener fe y vivir a la luz de la bondad y la solicitud de Dios. Pero en último término el discípulo tiene que buscar el reino (o gobierno) de Dios y su justicia. Entonces todo lo demás encajará en su sitio. Cuando se comprenden los valores nucleares, no pueden dejar de percibirse las profundas diferencias entre Jesús y los cínicos.

Los cínicos eran conocidos también porque despreciaban las costumbres y la etiqueta social, pues orinaban, defecaban y mantenían relaciones sexuales en público7. Los cínicos podían ser groseros y rudos. De uno de ellos se dice que,

«para él, el griterío de los ignorantes tiene el mismo valor que los ruidos que produce el vientre.”¿Qué me importa -dice- que suenen por arriba o por abajo?”»

No hay ningún paralelo con esta clase de pensamiento o conducta en la enseñanza y el estilo de vida de Jesús y sus discípulos. De hecho, Jesús criticó a algunos de sus contemporáneos por su religiosidad, hipocresía y vileza hacia los pobres y los marginados:

  • «Por tanto, cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por la gente» (Mat 6:2).
  • «Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar en las sinagogas y en las esquinas de las plazas bien plantados para que los vea la gente» (Mat 6:5).
  • «Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas, que desfiguran su rostro para que la gente vea que ayunan» (Mat 6:16).
  • «¡ Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y descuidáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe! Esto es lo que había que practicar, aunque sin descuidar aquello» (Mat. 23:23).

«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, porque edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos, y decís: “Si nosotros hubiéramos vivido en el tiempo de nuestros padres, no habríamos tenido parte con ellos en la sangre de los  profetas!”» (Mat 23:29-30).

  • «Dejáis el precepto de Dios y os aferráis a la tradición de los hombres » (Mar 7:8).

Hay que admitir que todas estas críticas pudieron ser pronunciadas por un cínico. Pero esto representa tan sólo un aspecto de la enseñanza de Jesús. Jesús criticó a algunos de sus críticos, pero no fue grosero ni sugirió que la fe religiosa careciera de sentido. Aquí radica una diferencia contundente entre la cosmovisión de Jesús y la de los cínicos. Mientras que éstos clamaban contra la religión porque, en su opinión, los dioses eran indiferentes, Jesús exhortaba a sus seguidores a creer en Dios, porque presta atención a todos y cuida atentamente de todo el mundo.

De hecho, algunos de los dichos de Jesús que hemos citado terminan asegurando:

  • «Y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará» (Mat. 6:6,18).

En esta misma línea, Jesús exhorta a sus discípulos a orar, porque

  • «vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes de pedírselo» (Mat 6:8).

Ésta no es la enseñanza de los cínicos. Más aún, Jesús proclamó el gobierno de Dios y exhortó a sus discípulos a esperar la liberación de Dios. Jesús ansiaba la redención de su pueblo y creía firmemente que el Dios de Israel iba a cumplir las antiguas profecías y promesas. Estas esperanzas y creencias no son compatibles con la ideología cínica.

Aprovecho la crítica realizada por Rafael Aguirre, que ha practicado bastante el estudio sociológico del Nuevo Testamento y del cristianismo primitivo (por tanto nada sospechoso Dios ir en contra), a la imagen del Jesús cínico, obtenida de un análisis de los Evangelios, sí, pero también y sobre todo de los análisis sociológicos de “antropología mediterránea antigua”. Lo que sigue es una cita de Biblia y Helenismo, El Almendro, Córdoba 2006, cap. VII, “La teoría de Jesús como un predicador cínico”:

“La mayor crítica, por tanto, que se puede realizar al “Jesús cínico” es que no tiene en cuenta el trasfondo judío de su predicación y de su ministerio. Crossan habla de un “campesino mediterráneo judío” y F. G. Downing (Christ and the Cynics, Sheffield 1988) de una “combinación de filosofía cínica y de tradición cultural judía”, pero el citado elemento judío desaparece casi por completo en sus interpretaciones.

“Concretamente la interpretación que estos autores dan del Reino de Dios en Jesús me parece insostenible. B. L. Mack (El Evangelio perdido. El documento Q. Único texto auténtico sobre los orígenes del cristianismo, Barcelona 1994), Downing y L. E. Vaage (Galilean Upstarts: Jesus’ First Followers According to Q, Valley Forge 1994) eliminan toda referencia al futuro y para ellos el Reino de Dios viene a ser, en línea con algunos textos cínicos y de Epicteto, el dominio sobre sí mismo y sobre la situación que toca vivir, la libertad respecto a todo condicionamiento externo.

“Ante esto hay que decir, sobre todo, dos cosas: la primera, que hay que hacer una gran violencia a los textos para eliminar del Jesús histórico toda referencia al Reino de Dios futuro; la segunda es que indudablemente la principal referencia del mensaje sobre el Reino de Dios de Jesús está en la tradición judía y, concretamente, en Daniel e Isaías. Jesús anunciaba y esperaba una intervención futura del Reino de Dios que había de suponer una profunda transformación histórica, e invitaba a descubrir, aceptar y dejar fructificar ese Reino de Dios que, como en germen, estaba ya irrumpiendo en el presente.

“La situación social de Jesús y de sus oyentes, el conjunto de su ministerio, la naturaleza de los desarrollos que introdujeron sus primeros discípulos, el tenor mismo de la expresión Reino de Dios exige buscar sus antecedentes, ante todo en la tradición judía y resulta asombroso que se quiera explicar la predicación de Jesús al margen de ella. Por otra parte es claro que tanto Juan Bautista como la comunidad primitiva de Jerusalén vivieron una notable tensión escatológica futura. ¿Es posible eliminar totalmente este elemento de Jesús, que se encuentra entre ambos?

Así pues, la tesis cínica no me persuade en modo alguno. La mayoría de los investigadores piensan que esta tesis es improbable, habida cuenta de los textos biblicos citados y lo explicado.

Jesús no fue un cínico; más aún, probablemente nunca en su vida se encontrara con un cínico.

Dios lo bendiga

——-

notas

1 http://ateismoparacristianos.blogspot.com/2011/01/jesus-era-un-cinico-jesus-no-existio.html

Rabino Yeshua ha’Mashiaj (Jesus el Mesias) y los Perushim (fariseos)

Posted on Actualizado enn


Rabino Yeshua ha’Mashiaj (Jesus el Mesias) y los Perushim (fariseos)

Yeshúa y los Perushim

Si usted menciona la palabra “fariseo” a un cristiano, la mayoría prontamente pensará en alguien “hipócrita” o “legalista”. Muchos pensarán que el fariseo moderno es aquel que “dice y no hace,” según Matitiahu/Mt. 23:2-3 Pero pocas veces se dan cuenta que, como resultado del celo de los fariseos, el mundo ha llegado a conocer al D’os ‘bíblico’. Por siglos, los judíos han compartido la doctrina del monoteísmo con los gentiles, según creen en el Shemá: “Escucha, oh Israel, YHWH es nuestro Elohim, YHWH uno es.” Devarim/Dt. 6:4
Yeshúa sostuvo esa doctrina, afirmando que tal revelación es la más fundamental de todas las verdades. La citó rotundamente desde la misma Torá diciendo: “El más importante de las mitzvot es: ‘Escucha, Israel; el YHWH nuestro Elohim, YHWH uno es’.” Marcos 12:29
Muchos creen que las instrucciones de Yeshúa y los escritores del Brith ha’Jadashá eran originales en el sentido que no existían antes y que fueron “establecidas” en contradicción al judaísmo contemporáneo de Yeshúa. Eso no es del todo cierto, algunas de sus enseñanzas ya existían desde antes, procedentes de antiguas fundamentos judíos y del Tanaj.
Es un gran error pensar que Yeshúa rechazó la postura teológica de los Fariseos. En Matitiahu/Mt. 23:2-3, Yeshúa apoyó a los fariseos cuando dijo: “Los escribas y los fariseos se han sentado en la cátedra de Moisés. De modo que haced y observad todo lo que os digan; pero no hagáis conforme a sus obras, porque ellos dicen y no hacen…” El problema no era con la postura Farisaica, sino con el testimonio de estos teólogos: “pero no hagáis conforme a sus obras.” Yeshúa frecuentemente señalaba que los fariseos no vivían según la Torá de Moisés. Matitiahu/Mt. 15:3-6; 23:4; 16-22

Yeshúa y el Talmud

Aunque el Talmud (comentario rabínico y tradicional judía sobre las Escrituras Hebreas) fue compilado entre los años 200 y 500 d.C., existía una colección de enseñanzas que recitaban los rabinos antes y durante el tiempo de Yeshúa.
Muchas de las referencias en el Talmud (incluyendo algunos que vivieron luego del primer siglo), reflejan antiguas enseñanzas e interpretaciones de las Escrituras. Por ejemplo:
El rabino Yonatán ben Yosef dijo respeto él shabbath: “Pues es santo para ti; ha sido puesto [el shabbath] en tus manos, no tú en sus manos.” Tratado Yoma 85b
De manera semejante, Yeshúa dijo: “El shabbath se hizo para el hombre, y no el hombre para el shabbath.” Marcos 2:27
Las enseñanzas talmúdicas de los fariseos dicen: “Uno que mira con lujuria el dedo más pequeño de una mujer casada, es como si hubiese cometido adulterio con ella.” Tratado Kalláh (novia), Cap. 1
Yeshúa enseñó algo parecido: “Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón.” Matitiahu/Mt. 5:28
La lista es interminable. Muchas enseñanzas de Yeshúa que encontramos especialmente en Matitiahu/Mt. 5:21-22, 45; 6:7; 11:25; 23:8; 25:40, 45, etc., pueden hallar su paralelo en el Talmud de los fariseos.
Lo mismo es cierto respecto a muchas enseñanzas de los Emisarios [apóstoles]. Por ejemplo, los fariseos enseñaban que cada hombre es sacerdote del hogar. Ese tema es parte de lo que enseñó Kéfas, quien describió a los creyentes como “sacerdocio santo”. Kéfas Álef/I Pe. 2:9
Los fariseos también enseñaban que el hogar era tan sagrado como el Templo. Los creyentes no podemos contradecir eso. Es muy triste cuando una persona adopta una actitud cuando está en la Comunidad, y otra cuando está en el hogar.
También expresándose farisaicamente, Rav Shaúl denominó la Palabra de D’os como la “espada del Espíritu”. Efesim/Ef. 6:17 Su enseñanza era directa y aguda. El libro de Hebreos usa una descripción similar: “Porque la palabra de Elohim es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.” Hebreos 4:12
Cuando se acusaba a los fariseos de ser separatistas, Rav Shaúl dio la misma instrucción. “‘Por tanto, salid de en medio de ellos y apartaos,’ dice Adonai; ‘y no toquéis lo inmundo, y Yo os recibiré’.” Korintim Álef/ II Co. 6:17 La fe en Elohim debe marcar al creyente como alguien diferente, como si no fuera “de este mundo”. Tanto el fariseo como el judío mesiánico deben distinguirse de las personas de este mundo.
El mismo Rav Shaúl, después de su encuentro con Yeshúa, y asimismo de su investidura, admitió identificarse con/como de postura farisaica. “Entonces Pablo, dándose cuenta de que una parte eran saduceos y otra fariseos, alzó la voz en el concilio: Hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseos; se me juzga a causa de la esperanza de la resurrección de los muertos”. Maasey ha’Shlejim/Hch. 23:6

Los Separados para Elohim

El nombre “fariseo” viene del hebreo perushim (los separados – del verbo separarse, lehitparesh – ??????). Se lee en el Midrash (porción del Talmud): “Como Yo estoy separado, estén ustedes separados.” Y en Vayikrá/Lv. 11:44 dice: “…sed santos, porque yo soy santo…” Luego, Ezrah/Ed 10:11 declara: “…separaos de los pueblos de esta tierra…” De esa manera vemos que el compromiso de los fariseos de ser diferentes no era una cosa inusual, sino el resultado de un corazón obediente.

Los fariseos también se oponían abiertamente a Yeshúa y Su ministerio, y Yeshúa habló severamente de ellos. “¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera también quede limpio.” (Mateo 23:26).
Quizás hemos malinterpretado Su crítica. El rabino mesiánico David Rosen dijo:

“Cuando Yeshúa criticaba a los fariseos, lo hacía como un rabino criticando a otro rabino, diciendo, ‘¡Ustedes rabinos están negando lo que son! Precisamente porque son rabinos, ustedes deben saber mejor que los demás, y su pecado es mayor.’ Desde mi perspectiva tradicional judía de que los fariseos eran los maestros del judaísmo rabínico, Yeshúa no estaría criticando a todos los fariseos; especialmente, si Él era parte de esa postura teológica. Sería incorrecto deducir que estaba dirigiéndose a todos los fariseos; eso implicaría que Yeshúa estaba juzgando y denigrando a toda una comunidad, lo cual iría en contra de los valores más sublimes que enseñaba. Estamos convencidos de que Yeshúa criticaba sólo a aun grupo fariseos.”

De la misma manera, también hay creyentes “ciegos.” Yaakov, hermano de Yeshúa, exhortó los creyentes a que hicieran tikún (arreglo) con Elohim. “Acercaos a Elohim, y El se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones.” Yaakov/Tg. 4:8

Eso no significaba que toda la Kehilá vivía en pecado.

Es cierto que Yeshúa describió a los fariseos en los términos menos gratos posibles. “El fariseo puesto en pie, oraba para sí de esta manera: “Elohim, te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos.” Lucas 18:11 Reprobaba su orgullo de forma muy terminante.
Gamaliel fue un maestro fariseo muy respetable de mitad del siglo primero, y evitó que Pedro y los demás emisarios fuesen castigados (Hechos 5). También discipuló a Rav Shaúl, quien sinceramente hablaba sobre sus raíces farisaicas (Maasey ha’Shlejim/Hch. 23:6; Fp. 3:5), y describió a los fariseos como “la secta más estricta del judaísmo.” Maasey ha’Shlejim/Hch. 26:5

Judaísmo durante tiempos de Yeshúa

Existían cinco grupos en el judaísmo en tiempos de Yeshúa: los fariseos, los esenios, los saduceos, los zelotes, y los seguidores de Yojanan ha’Matbil (sumergidor). El Brith ha’Jadashá no hace mención de los esenios. Ellos se consideraban ser “hijos de la luz,” en contraste con los “hijos de las tinieblas.”
a.Los esenios: vivían de manera muy rigurosa, esperando que Elohim pronto interviniese decisivamente en el curso de la historia. Ellos creían que toda la vida estaba predestinada. También creían que el sumo sacerdote del Templo en Jerusalén fue elegido bajo circunstancias nebulosas, y por eso rechazaban todo su servicio en el Templo.
b.Los Saduceos:  Se cree que el término de “saduceo” proviene del nombre del sumo sacerdote Sadok, contemporáneo del rey David. El grupo era compuesto principalmente de la clase alta helenizada, y procuraban crear una vida comunitaria estable. Ellos creían que las personas tenían total libre albedrío, y no creían en la vida después de la muerte. Reconocían las escrituras de Moisés, pero no la Ley Oral (Mishná.) Los saduceos creían que los fariseos enfatizaban demasiado la tradición.
c.Los Zelotes: Eran apasionadamente nacionalistas, y peleaban contra los enemigos de Israel con puño y espada. Más tarde en la historia, los zelotes organizaron una revuelta y resistencia armada contra los romanos. Los últimos zelotes murieron sobre Masada en 73 d.C., donde fue aplastada dicha rebelión. Simón, uno de los discípulos de Yeshúa, era zelote.
d.Los Fariseos: En cuanto al origen de los fariseos, los teólogos continúan debatiendo el asunto sin llegar a una conclusión definitiva.
Hay quien diga que los perushim surgieron en tiempos de Esdras, como en el año 450 a.C. Una fuente judía “Sabiduría de Yehoshúa” es un documento que hace referencia a los fariseos alrededor del 250 a.E.C.
Otra opinión es que el grupo surgió un poco después de la Revuelta de los Macabeos (167 a.E.C.) de un grupo llamado los hasideanos. Se les llamaba “los fieles,” porque protegían la vida judía de la influencia cultural griega. Este celo desmedido fue que les llevó a perseguir a los primeros creyentes.
Durante la Revuelta de los Macabeos, los hasideanos se oponían a sus líderes quienes violaban la ley judía. Debido a su profunda pasión por la pureza levítica, eventualmente se separaron de la nación y formaron varios grupos, incluyendo el de los esenios y posiblemente los fariseos. Su influencia fue poderosa por casi cien años, aunque nunca procuraron el poder político.
Cuando llegó Yeshúa, los fariseos eran los de mayor influencia en el pensamiento judaico. El historiador Josefo, también fariseo, dijo que tenían “mucha influencia entre el pueblo; todas las oraciones y los ritos sagrados de adoración a Elohim eran realizadas según su exposición.” Josefo recalcó que eso ilustraba “la excelencia de los fariseos” y la alta estima que tenían entre el pueblo.
El compromiso Fariseo con la pureza levítica y el rechazo al modus vivend gentílico, produjo conflicto entre los fariseos y la Kehilá luego de que Yeshúa se reuniera con el Padre. Era muy difícil para ellos que los gentiles se hicieran miembros de la comunidad judía [mismo mesiánica] sin la requerida circuncisión ritual.
Diferente a lo que usualmente se especula, los fariseos no enseñaban que uno alcanzaba la redención por la observancia de la Torá, sino que la Torá debe ser obedecida porque es la máxima revelación de Elohim. Eso debió ser lo que motivó a Yojanán a escribir: “Nosotros le amamos, porque El nos amó primero.” Iguéret Yojanán Álef/I Jn. 4:19
Una de las causas por que los fariseos confrontaban con Yeshúa era el desmedido celo por la Torá Oral, compromiso con las tradiciones judías de generación en generación.
Pero, en cierto sentido, los fariseos jugaron una gran papel para mantener unido al pueblo judío luego de la destrucción del Beith ha’Mikdash. Sin el Templo Israel, los que no había aceptado a Yeshúa como el Mesías se enfrentaron con grandes dilemas: ¿De qué forma se podía obtener expiación por los pecados sin los sacrificios que solo en el Templo se podían hacer? Los diversos grupos sectarios comenzaron a desaparecer durante esos tiempos, pero los fariseos dieron lugar al nuevo judaísmo rabínico.
Cuéntase una historia:

“El Templo está destruido. Ya no presenciamos su gloria. Pero el rabino Yehoshúa la vio con anticipación. Y cuando un día miraba al Templo en ruinas, rompió en sollozos. ‘¡Ay de nosotros! ¡El lugar de la expiación de nuestros pecados ahora está en ruinas!’

Entonces el rabino Yojanán ben Zakai le habló estas palabras consoladoras:

‘No te aflijas, hijo mío. Hay otra manera de lograr la expiación, aunque el Templo está destruido. Ahora debemos alcanzar la expiación ritual por medio de actos de misericordia.”

Algunos comentaristas judíos dicen:

“La dedicación de la comunidad farisaica en debatir [las Escrituras] como rasgo honroso, en lugar de [aceptar opiniones] como producto del sectarismo, emergió como la característica distintiva del judaísmo rabínico.”

Hillel y Shammai

  • Las Escuelas de Hillel y la de Shammai eran las más notables dentro del fariseísmo. El rabino Hillel era abuelo de Gamaliel, autoridad influyente en el Sanedrín y maestro ilustre de Rav Shaúl, quien luego sería el gran emisario (apóstol). Hillel vivió alrededor del 20 a.E.C. Era de linaje de David ha’Mélej, y su entendimiento y sabiduría impactó considerablemente el judaísmo y cristianismo en las décadas subsiguientes.
    La Enciclopedia Ilumina dice: “Hay muchas historias que describen el carácter de Hillel, ilustrándolo como un hombre de gran humildad y extrema paciencia, que procuraba la paz aún a expensas de la verdad. Usualmente lo contrastan con su colega Shammai, quien es ilustrado como un hombre impaciente y de mal temperamento.
    La historia más famosa es la de un pagano que se acercó a Shammai para convertirse al judaísmo, con la condición de que le enseñara toda la Ley mientras estuviese parado en sobre un solo pie. Shammai lo rechazó, y entonces el pagano buscó a Hillel. Hillel le respondió: ‘Lo que no quieres que te hagan, no lo hagas a tu prójimo; esa es toda la ley, y el resto es comentario. Ahora ve y apréndelo.’ [Talmud Babilónico, Shabbath, 31a].
    En Mateo encontramos lo que llaman la Regla de Oro, que dice: “todo cuanto queráis que os hagan los hombres, así también haced vosotros con ellos, porque esta es la ley y los profetas.” Matitiahu/Mt. 7:12
    Existen numerosos relatos en el Talmud que recalcan la lucha entre dichos maestros de la Torá. Brad Young también escribió: “La actitud de Hillel era más aceptable a Elohim. Su equilibrio y personalidad bondadosa eran fantásticos en el lenguaje talmúdico. Se evoca a Shammai por su corta longanimidad e arrebato cuando le hacían preguntas indiscretas.” Asimismo se conocía a Shammai por su recta razonamiento de las Escrituras, y creía que se debería hacer una evidente apartamiento entre los judíos y los gentiles.
    El Talmud dice que cuando se formulaba una disposición contraria a la resolución de Hillel, el día era “tan gravoso para Israel como el día en que se hizo el becerro [de oro]” (Shabbath, 17a). Con más frecuencia, Yeshúa preferiría la Escuela de Hillel que la de Shammai.

Claro está, uno de los alumnos mejor conocidos de la Escuela de Hillel fue Rav Shaúl.

  • “33 Cuando ellos oyeron esto, se sintieron profundamente ofendidos y querían matarlos. 34 Pero cierto fariseo llamado Gamaliel, maestro de la Torá, respetado por todo el pueblo, se levantó en el concilio y ordenó que sacaran fuera a los hombres por un momento. 35 Y les dijo: Varones de Israel, tened cuidado de lo que vais a hacer con estos hombres. 38 Por tanto, en este caso os digo: no tengáis nada que ver con estos hombres y dejadlos en paz, porque si este plan o acción es de los hombres, perecerá; 39 pero si es de Elohim, no podréis destruirlos; no sea que os halléis luchando contra Elohim. 40 Ellos aceptaron su consejo,…” Maasé ha’Shlejim/Hch. 5:33-35, 38-40
  • “Yo soy judío, nacido en Tarso de Silícea, pero criado en esta ciudad, educado a los pies de (en la Escuela de…) Gamaliel en estricta conformidad a la ley de nuestros padres, siendo tan celoso de Elohim como todos vosotros lo sois hoy.” Maasé ha’Shlejim/Hch. 22:3
  •  “Entonces Pablo, dándose cuenta de que una parte eran saduceos y otra fariseos, alzó la voz en el concilio: Hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseos; se me juzga a causa de la esperanza de la resurrección de los muertos”. Maasey ha’Shlejim/Hch. 23:6

En la introducción del libro de Brad Young, Paul, the Jewish Theologian [Pablo, el Teólogo Judío], Burton Visotzky escribió: “Al enfocar solamente en las misiones de Pablo entre los gentiles, al ignorar su trasfondo farisaico y sus profundas raíces judías, la Iglesia se aleja de su base en el judaísmo, aún cuando [la Iglesia] alega ser la verdadera Israel…

Sin embargo, en Mateo 23:2-3, Yeshúa apoyó a los fariseos cuando dijo: “Los escribas y los fariseos se han sentado en la cátedra de Moisés. De modo que haced y observad todo lo que os digan; pero no hagáis conforme a sus obras, porque ellos dicen y no hacen…”

En esos tiempos, los que ocupaban la cátedra o asiento de Moisés eran maestros de gran altura. Se les otorgaba mucha honra al interpretar la Torá de Moisés. Yeshúa aconsejó a la gente que obedeciesen las interpretaciones bíblicas de los escribas y los fariseos, pero les advirtió que no siguieran su ejemplo: “pero no hagáis conforme a sus obras.” Yeshúa frecuentemente señalaba que los fariseos no vivían según la Torá de Moisés (Mateo 15:3-6; 23:4; 16-22).

Cuando los cristianos hablan acerca de los fariseos modernos, refiriéndose a personas legalistas, pero olvidan el endoso divino a su autoridad para interpretar las Escrituras. Brad Young también comenta: “Algunos cristianos quieren que el cristianismo se desligue totalmente de cualquier vestigio de judaísmo antiguo.

” El hecho es que Yeshúa frecuentemente enseñaba usando antiguas fuentes judías, y siempre afirmaba la Torá. Algunos se burlan de la enorme diligencia y el esmero en que el pueblo judío vive su fe.

Young lo explica así:

“Pequeñas medidas de amor, perdón y reconciliación hacen que el poder sanador del reino de Elohim sea liberado en medio de un mundo en sufrimiento. El aprender teología no es suficiente; el discípulo de Yeshúa debe caminar en obediencia. El verdadero discípulo es aquel que honra la vida y las enseñanzas de Yeshúa, y éstas definitivamente están arraigadas en lo mejor del verdadero judaísmo.”

Culminaremos nuestra examen con las palabras de Yeshúa: “No penséis que he venido para abolir la Torá o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir. Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Torá hasta que toda se cumpla. Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no supera la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Matitiahu/Mt. 5:17-20). Los cristianos pueden calificar mejor a los fariseos; y nosotros, como los fariseos, debemos hacer más que simplemente profesar teología – la debemos nos comprometer en vivir la Palabra (la teología).
—–

Miami/septiembre/2011

Avner ben Yehuda M.
Adaptado de un artículo de Ron Ross

  • “Mas respondiendo Kefas y los apóstoles, dijeron: Debemos obedecer a Elohim antes que a los hombres.  El Elohim de nuestros padres resucitó a Yeshúa, a quien vosotros habíais matado colgándole en una cruz.  A éste Elohim exaltó a su diestra como Príncipe y Salvador, para dar arrepentimiento a Israel, y perdón de pecados. Y nosotros somos testigos de estas cosas; y también el Espíritu de Santidad, el cual Elohim ha dado a los que le obedecen.”

El consejo de Gamaliel

  • “Cuando ellos oyeron esto, se sintieron profundamente ofendidos y querían matarlos.  Pero cierto fariseo llamado Gamaliel, maestro de la Torá, respetado por todo el pueblo, se levantó en el concilio y ordenó que sacaran fuera a los hombres por un momento.  Y les dijo: Varones de Israel, tened cuidado de lo que vais a hacer con estos hombres.  Porque hace algún tiempo Teudas se levantó pretendiendo ser alguien; y un grupo como de cuatrocientos hombres se unió a él. Y fue muerto, y todos los que lo seguían fueron dispersos y reducidos a nada. Después de él, se levantó Yehudá de Galilea en los días del censo, y llevó mucha gente tras sí; él también pereció, y todos los que lo seguían se dispersaron. Por tanto, en este caso os digo: no tengáis nada que ver con estos hombres y dejadlos en paz, porque si este plan o acción es de los hombres, perecerá; pero si es de Elohim, no podréis destruirlos; no sea que os halléis luchando contra Elohim. Ellos aceptaron su consejo, y después de llamar a los apóstoles, los azotaron y les ordenaron que no hablaran en el nombre de Yeshúa y los soltaron.“ Cuando ellos oyeron esto, se sintieron profundamente ofendidos y querían matarlos.  Pero cierto fariseo llamado Gamaliel, maestro de la Torá, respetado por todo el pueblo, se levantó en el concilio y ordenó que sacaran fuera a los hombres por un momento.  Y les dijo: Varones de Israel, tened cuidado de lo que vais a hacer con estos hombres.  Por tanto, en este caso os digo: no tengáis nada que ver con estos hombres y dejadlos en paz, porque si este plan o acción es de los hombres, perecerá; pero si es de Elohim, no podréis destruirlos; no sea que os halléis luchando contra Elohim.  Ellos aceptaron su consejo,…” Maasé ha’Shlejim/Hch. 5:33-35, 38-40
  • Miami/septiembre/2011 Avner Yehuda

http://shemaisrael-communities.org/rabino-yeshua-hamashiaj-y-los-perushim/

Jesús y la ética cristiana

Posted on Actualizado enn


Jesús y la ética cristiana

Juan Simarro Fernández | 07 DE FEBRERO DE 2006

Jesús y la ética cristiana
Los cristianos, aunque podamos hacerlo, no tenemos un tratado sistemático de ética o de moral que emane de Jesús mismo. Pero, aunque la ética de Jesús no sea un tratado sistemático, sí la podemos recopilar  y, mucho más seguirla de manera práctica. Todo se debe a que la ética cristiana se da de una forma vital y en una persona: Jesús mismo. Por eso la ética cristiana hay que entresacarla siguiendo datos biográficos y ejemplos prácticos. Así, la ética cristiana se debe basar en la práctica vital

Y un problema que nos encontramos, es que, muchos de los cristianos están más fijos y absortos en el Jesús glorificado, resucitado y sentado a la  diestra del Padre, perdiéndose, así, un poco, la figura del Jesús histórico como modelo a seguir. Es por eso que hoy debería ser importantísimo la vuelta a Nazaret, la vuelta al Jesús de la historia, la vuelta, como lectura de cabecera, a los evangelios sinópticos que nos narran la vida de Jesús. Porque de esta vida vivida y dada como ejemplo, dimana toda la ética cristiana. Así, la aportación ética más profunda del cristianismo a la humanidad, no es un tratado sistemático, sino una persona: Jesús.

De ahí la importancia que el seguimiento de Jesús tiene en la vivencia de la espiritualidad cristiana. Así, Jesús puede afirmar: “El que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo” (Lc. 14:27). Por eso, la ética cristiana no es una ética aprendida, sino vivida siguiendo un ejemplo, una fe que se practica condensando toda esta práctica en torno a un lugar sagrado por excelencia: el prójimo . Y, más específicamente, el prójimo en necesidad, opresión o abandono. Es por eso que el amor a Dios y al prójimo se ponen en relación de semejanza. El concepto de projimidad es fundamental en el seguimiento vital de la persona de Jesús.
Si seguimos la parábola del Buen Samaritano, ejemplo de lo que es projimidad, uno no es simplemente el prójimo del otro, del cercano, sino que deviene prójimo, o sea, se hace prójimo. Y se hace prójimo a través del cumplimiento de una ética de acción, siguiendo el ejemplo de Jesús. El experto en la ley que quiso probar a Jesús, hizo dos preguntas: ¿Qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?  Y, como la respuesta iba en torno al amor al prójimo, este hombre preguntó: ¿Y quién es mi prójimo?  Para heredar la vida eterna utilizó el verbo hacer  y, para la esencia de la projimidad, usó el verbo ser . Sin embargo Jesús, el verbo hacer  lo usa para la ética en relación con el hombre, en relación con la idea de projimidad. La ética que tiene que ser vivida en acción para con el prójimo siguiendo el ejemplo de Jesús. Toda la parábola en torno a la projimidad es una parábola de hechos, compromisos y acciones vitales, no aprendidas, sino sentidas y vividas al ser movidos a misericordia. La ética en el modelo de Jesús no es un cuerpo sistemático de doctrinas, sino un ejemplo de vida que emana del seguimiento a Jesús como modelo.
En la versión Reina Valera del 60, se pregunta: ¿Quién te parece que fue el prójimo? , en la Nueva Versión Internacional se pregunta: ¿Quién piensas que demostró ser el prójimo? . Con este demostrar  se acerca más a la idea de la Parábola que es: ¿Quién piensas que se hizo prójimo?  Y la idea final es: Si quieres ser prójimo, “Anda entonces y haz tú lo mismo” . A través de una ética vivida y practicada siguiendo el modelo de Jesús, es como podemos llegar a hacernos prójimos, base de toda la ética que desprende la persona de Jesús. Así, la centralidad de la ética personificada y vivida por Jesús, está en la persona, que es más sagrada que el templo o que el día de reposo.
Por tanto la ética de Jesús, no escrita, sino asumida en su propia persona y ejemplificada en su propio ejemplo, “porque ejemplo os he dado” , está por encima de las normativas hechas por las propias estructuras religiosas procurando su supervivencia , por encima de los cumplimientos que hay que hacer para salvar las instituciones, por encima de los rituales religiosos.
Sin esta centralidad del hombre del que yo me tengo que hacer prójimo a través de una acción amorosa y liberadora de las ataduras en las que, a un hombre en un determinado caso, le pueden tender los ladrones, los religiosos o los políticos de turno, no va a tener sentido ni el culto, ni las alabanzas, ni la celebración de las fiestas solemnes, ni las oraciones. Todo va a estar supeditado al requisito previo, a la condición imprescindible para acercarse a Dios: hacer un seguimiento de Jesús, ejemplo de una ética personificada y vivida, no aprendida, sino sentida en nuestras entrañas que nos hace ser movidos a misericordia.
Es por eso que hay que reconciliarse con el prójimo antes de ir al templo . Eso dijo Jesús, el ejemplo ético vivido y personificado en toda una praxis diaria de vida dejada como ejemplo ético que, además, pasa de nuestra ética en nuestro aquí y nuestro ahora, y nos lanza al disfrute del Reino preparado por el Padre para la eternidad. Porque la fe actuante a través del amor, base de la ética cristiana, es salvífica.

———-

Autores:Juan Simarro Fernández

Detenido en México un español que dice ser Jesucristo

Posted on


Secta ´Defensores de Cristo´

Detenido en México un español que dice ser Jesucristo
Detenido en México un español que dice ser Jesucristo
Ignacio González de Arriba lidera la secta “Defensores de Cristo”, la cual es investigada por la Procuraduría General de la República; él y 24 seguidores han quedado detenidos.

31 DE ENERO DE 2013, NUEVO LAREDO, MÉXICO

Un español que dice ser Jesucristo ha sido detenido en Nuevo Laredo, México, junto a 24 de sus seguidores. Se trata de Ignacio González de Arriba, quien dirige una secta bautizada “Defensores de Cristo”.
La organización está siendo investigada por la Procuraduría General de la República y en el marco de este proceso se produjo el arresto en una casa que la secta ocupaba a la altura del Kilómetro 14 de la Carretera Nacional. En el lugar se encontraban cinco menores de edad que fueron derivados a una institución del estatal.
El español ha conducido a su grupo a varias partes del norte del territorio mexicano, como Torreón y Saltillo, Coahuila, y en los años más recientes a Nuevo Laredo.
HABLAN LOS DESERTORES Desertores de la secta han declarado que  Ignacio González promete a sus seguidores enseñarles cómo lograr éxito en la vida, realizar milagros, curar enfermedades y alejar el dolor. Como consecuencia, muchas de estas personas terminaron sin dinero, sin familia y destruidas psicológicamente.
El líder había sido denunciado ante las autoridades en varias oportunidades, pero esta es la primera vez que se procede contra él.
Una de las mujeres que abandonó la organización dijo que había quedado ligada a la misma cuando en diciembre de 2008 buscó ayuda para superar la muerte de su hijo de meses. En ese momento ella tenía 28 años. Un amigo le habló de la existencia del Centro de Bioprogramación en Torreón, Coahuila, donde se ofrecían cursos para enseñar técnicas que permitieran “evitar el dolor físico, mejorar la autoestima, las relaciones familiares, desarrollar habilidades de comunicación”, según publicidad que Ignacio González pagaba en los medios de comunicación.
Decidida a mejorar su vida, esta mujer pagó 2 mil 500 pesos (145 euros) por el primer curso y continuó pagando y asistiendo a más diplomados del centro. “Desafortunadamente, me gustó lo que escuché la primera vez”, dice.
BIOPROGRAMACIÓN En los cursos de ‘bioprogramación’ el líder elegía a las personas que después pasaban a formar parte de “Defensores de Cristo”. Según declaraciones de la joven madre, a los “elegidos”, a los “puros de corazón”, se les prometía enseñarles los preceptos para el “doctorado en metafísica teológica”.
Algunos de estos preceptos eran:  cómo hacer viajes astrales, cómo curar el cáncer, usar “la energía piramidal para hacer milagros”, la hipnosis, cómo hacer exorcismos, evangelizar por internet, “aliviar” a los familiares de un fallecido, cómo “hacer el milagro de la prosperidad y bendición de negocios”.
Ser un “elegido” no era una excusa para no pagar los 180 mil pesos (10.400 euros) fijados para el doctorado. Para poder pagar esa cantidad, algunos miembros de la organización trabajaron en el Centro mismo. Esto facilitó que conocieran la forma de operar de Ignacio González y sus colaboradores, el venezolano José Losanger Arenas Segovia y el boliviano Guillermo Rodrigo Bell.
Según declaraciones de algunos ex adeptos, Ignacio tiene dos esposas: una ciudadana brasileña y una mexicana. Su grupo está compuesto por alrededor de 20 personas, entre quienes están los llamados ´apóstoles´.
SEXO, ENERGÍA Y MAGIA Otro dato revelado por algunos desertores es que para ser parte de la agrupación los discípulos debían debía tener relaciones sexuales con los apóstoles y sus esposas. Para ser parte del círculo más cercano a González tenían que buscar mujeres para que tuvieran sexo con él, porque “para ellos el sexo era obtener energía, ganar vida y llevar magia para el maestro”.
Al compartir su historia, una joven reconoció que es difícil creer que una persona esté dispuesta a quedarse sin dinero, a vender un riñón —como asegura que lo hizo uno de los seguidores—, a olvidarse de su familia y de ella misma por un hombre que se presenta como líder, como el maestro o el gurú.
“La verdad no te das cuenta de lo que haces. Es tanto el daño psicológico, el control que logran en ti que te vas sometiendo”, dijo.
En septiembre de 2010, ella tuvo un accidente automovilístico que la dejó en cama varios días. “Eso me salvó. La gente del grupo no me habló, nunca se preocupó por mi estado de salud. Yo no tenía dinero ni comida ni nada. Ahí me di cuenta de que yo no les importaba, que sólo me utilizaron cuando les era útil”.
SOMETIMIENTO PSICOLÓGICO El investigador Bernardo Barranco, especialista en temas religiosos, dice que la existencia de grupos como los Defensores de Cristo se da porque utilizan el fanatismo, el adoctrinamiento y sometimiento psicológico.Asegura que sus seguidores pierden toda la racionalidad en pos de concretar sus fines económicos y de poder. También, apunta, pueden existir porque hay grandes vacíos y omisiones de autoridades.
“Necesitamos autoridades más proactivas, que no esperen que haya escándalos de abusos religiosos para actuar”, advierte.
RED DE APOYO Para la joven madre que logró escapar no ha sido fácil retomar su vida. Ella se encontró con la Red de Apoyo a las Víctimas de Sectas (Ravics), organización que ya denunció ante la PGR a González de Arriba, a Losanger Arenas, Bell y a Tito Mernissi, por los delitos de asociación ilícita, defraudación, inducción a la prostitución, tráfico de mujeres y de órganos, ejercicio ilegal de la medicina y reducción a la servidumbre.
Héctor Navarro, abogado de Ravics, dice que su organización recibe cada vez más denuncias de personas que son enganchadas a través de páginas de internet o de cursos “que prometen éxito monetario y sanación inmediata”.Además de los Defensores de Cristo, Ravics también acusa a Nueva Acrópolis de captar a jóvenes a través de cursos para después integrarlos a una agrupación que utiliza símbolos nazis.
Internet es una de los medios de difusión que más utiliza la organización que dirige Ignacio González. Sus cursos, “sanaciones” y su defensa de que él es Cristo se puede encontrar en blogs o páginas que hablan de los Defensores de Cristo y Centro de Bioprogramación.
Ignacio González de Arriba  era conocido en Gijón antes de marcharse a México.  Se publicitaba como “sacerdote cristiano” y maestro samurai y de la “bioprogramación”. Dejó tras sí una estela de quejas y denuncias que le llevaron a abandonar el país. En España abandonó sus negocios inmobiliarios con numerosas deudas y con una investigación de Hacienda.

La Ofrenda de la Viuda

Posted on Actualizado enn


La Ofrenda de la Viuda

Autor:Paulo Arieu

La viuda da su ofrenda

  • “Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas. Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquellos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta de su pobreza echó todo el sustento que tenía.” (1)  (Lucas 21 : 1-4)

¿Porqué echó ella más que todos? Jesús lo dice: porque dio todo lo que tenía, lo cual le demandó un gran sacrificio, un sacrificio que sólo quien ama sin reservas puede hacer. (2)

Lo que determina el valor de lo que uno hace es el amor con que lo hace. El amor da valor a nuestros actos. El acto más pequeño, más insignificante y más rutinario, hecho por amor a Dios o al prójimo, tiene un valor inmenso. La acción más heroica hecha por amor de la gloria pero sin verdadero amor, vale muy poco en comparación. El que tiene todo dando de lo que le sobra, da con indiferencia porque no le cuesta dar. Aquel a quien le cuesta dar porque le falta aun lo indispensable, sólo puede dar u obligado o por amor. Hay pues aquí una regla: el amor da valor a nuestras acciones; la indiferencia quita valor aún a nuestras mejores acciones. (3).

Esta es la misma doctrina que enuncia Pablo en 1Cor 13: \”si entregase mi cuerpo para ser quemado y no tengo amor, de nada me sirve.\” (vers.3). En otro lugar volverá Pablo sobre el tema cuando dice que \”Dios ama al dador alegre\” (\”2Cor 9:7); esto es, a quien, aunque le cueste separarse de su única moneda, le alegra devolver a Dios una parte de lo mucho que ha recibido de Él. ¡Cómo pudiéramos dar nosotros de lo nuestro con el desprendimiento y amor que mostró esta viuda! (4).

Es una gran verdad que las posesiones nos impiden amar a Dios!. Atan nuestro corazón. En cambio el que no tiene nada puede amar a Dios con todo su corazón, porque su corazón está libre y no está apegado a lo que posee. Ese es el motivo por el cual Francisco de Asís valoraba tanto a la \”hermana pobreza\” y la exigía de sus seguidores. No por la pobreza misma, sino porque ella libera el corazón del hombre. (5).

¡Cuán cierta es la frase de Jesús: \”Donde está tu tesoro está tu corazón\”! (Lc 12:34). No hemos comprendido toda su profundidad. El que tiene un gran tesoro tiene su corazón acaparado totalmente por él, al punto que no puede amar otra cosa que no sea su dinero. El dinero se vuelve como un agujero negro que absorbe todas sus energías y las atrae a su núcleo en un remolino voraz.

En cambio el que tiene poco, tiene poco de qué preocuparse \”Dulce es el sueño del trabajador,-dice el Eclesiastés- coma mucho, coma poco; pero al rico no le deja dormir la abundancia\”. (5:12). El que va ligero de equipaje –y esa es una buena imagen de la ausencia de posesiones– viaja más libremente y puede moverse con más libertad. El que lleva mucho equipaje tiene mucho en qué pensar y mucho que cuidar y por eso camina dificultosamente.

Sin embargo, se dice, que la pobreza es una carga pesada y que quita libertad al que la sufre. Y es cierto. ¡Qué limitado está el pobre en sus deseos y en la satisfacción de sus necesidades! En cambio el rico todo lo puede. Se da lujos sin pensar que con lo que malgasta salvaría a muchos de la miseria. Decide, manda e impone sus caprichos porque con su dinero compra las voluntades. Pero todo depende del color del cristal con que se mire, según reza el dicho. El dinero da libertad en lo material, pero la quita en lo espiritual. La pobreza es al revés, da libertad en lo espiritual, pero la quita en lo material. Escojamos el dominio en que queremos ser libres.

La mayoría de los hombres escogerá un sano término medio: \”…no me des pobreza ni riqueza; manténme del pan necesario; no sea que me sacie, y te niegue, y diga ¿Quién es el Señor? O que siendo pobre, hurte, y blasfeme el nombre de mi Dios\” (Pr.30:8,9). O como dice el apóstol: \”Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.\” (1ª Tm.6:8). Pero hay quienes niegan esta doctrina, que es la más bíblica de todas las referentes al dinero, y predican lo contrario (6).

¡Ella encierra tanta verdad en lo que se refiere a la eficacia de la predicación! Jesús la tuvo en cuenta cuando mandó a los doce a predicar de dos en dos: \”no toméis nada para el camino, ni bordón, ni alforja, ni pan, ni dinero; ni llevéis dos túnicas.\” (Lc.9:3, véase también Mt.10:9,10). Juan Bautista, Jesús, Pablo ¿llevaban puestos vestidos costosos y se desplazaban en carruajes? Si así fuera ¿quién los hubiera escuchado? ¿Se puede predicar a Cristo llevando un anillo de oro engastado con brillantes en el dedo? Se ha criticado la época en que los prelados eclesiásticos llevaban al pecho cruces con piedras preciosas, y vivían en palacios ostentosos; tiempos en que la iglesia ya no podía decir como Pedro: \”oro y plata no tengo\” porque de ambas cosas estaban repletas sus arcas. Pero tampoco podía decir: \”levántate y anda\”, porque carecía del poder para sanar enfermos (Hch.3:6). Aunque no se daba cuenta, era pobre de solemnidad en lo espiritual: \”Porque tú dices yo soy rico, y me he enriquecido,, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.\” (Ap.3:17). Ahora los que criticaban con buen motivo a esa iglesia del pasado quieren imitarla. Anhelan poseer sus defectos como si fueran virtudes.

Este pasaje nos muestra también cómo Dios observa todos los acontecimientos humanos; penetra en el corazón del pobre y del rico \”y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón\” (Hb 4:12). Nuestros actos más triviales pueden tener para Él gran importancia, y los que consideramos relevantes, ninguna. Lo que el pobre hace desde su miseria, y que nadie nota, puede ser para Dios de mucha mayor trascendencia que el acontecimiento que destacan los titulares de los diarios. La posición actual que ocupa el hombre en la sociedad y en el mundo es incierto indicio de la que ocupará en la otra vida. O, más bien, nos permite adivinar cuál será, en contraste con la presente, porque \”los últimos serán los primeros y los primeros, últimos\” (Lc 13:30)

También cabe preguntarse ¿por qué se fijó Jesús en la viuda? No sólo por su desprendimiento, creo yo, sino también porque padecía necesidad. Todo el que sufre o pasa hambre atrae la mirada de Dios mucho más que el que está satisfecho. Pero entonces se preguntará ¿por qué Dios no acude a solucionar sus angustias y permite que continúe su miseria? Nosotros no podemos comprender cómo Dios actúa. Su tiempo y su perspectiva es muy distinta y mucho más vasta que la nuestra (Is 55:8,9). Pero en su momento todo dará su fruto. Los hechos ocultos aparecerán en todo su esplendor ignoto, y las que parecían proezas gloriosas las dispersará el viento como hojarasca. El pobre y el rico cosecharán lo que sembraron (\”Los que sembraron con lágrimas con regocijo segarán\”, Sal 126:5). Mirarán atrás y verán cómo su vida fue un suspiro que pasó raudo como el viento. Y que lo que sufrieron o gozaron es poco comparado con lo que ahora les espera, porque la verdadera vida recién empieza (7).

Moraleja:

maratonicasPELIGRO URGENTE, POSTEA EN TUS MUROS CON URGENCIA. SE BUSCA A TEMERARIA BANDA DE DELINCUENTES Y PRÓFUGOS DE LA JUSTICIA INTERNACIONAL QUE ATRACAN A MULTITUDES DE PERSONAS EN NOMBRE DE DIOS. DELINQUEN EN LAS IGLESIAS Y POR TV POR MEDIO DE EN…LACE TBN TOMANDO EL NOMBRE DE DIOS EN VANO PARA JUSTIFICAR SUS FECHORÍAS. ESTOS TERRORISTAS ESPIRITUALES SON DISCÍPULOS Y MIEMBROS SEGUIDORES DE LA SECTA LIDERADA POR FAMOSOS MAFIOSOS BÍBLICOS Y FALSOS PROFETAS COMO CORÉ, BALAAM, ANANÍAS, SAFIRA, JUDAS ISCARIOTE, SIMÓN EL MAGO, JEZABEL, ALEJANDRO EL CALDERERO, DEMAS, FILETO, HIMINEO Y DIÓTREFES CUÍDATE DE ELLOS, SALVA TU VIDA, PROTEGE A TU FAMILIA Y TU BILLETERA,,,RECUERDA, SON IMPLACABLES, LADRONES, MANIPULADORES, ESTAFADORES Y UNA LACRA SOCIAL…” Porque éstos son falsos apóstoles, OBREROS FRAUDULENTOS, que se disfrazan como apóstoles de Cristo “(2 COR. 11:13)

Jesús exaltó la actitud de corazón de esta mujer. Pero no dijo que todos debian dar este tipo de ofrendas. Ni tampoco la manipuló para que apoye con sus “lagrimas y sudor de la frente”, su ministerio. Ni tampoco lo hizo en otras oportunidades con otros.   Pero los querídisimos apostoles y profetas que han aparecido en nombre de Dios, nada tienen de imitadores del Cristo de la Gloria.

dolarblue

Ccuando vayas a escuchar a Cash Luna, a Benny Hinn, a Guillermo Maldonado y a todos los otros profetas y apóstoles que van desde New-Jersey, Miami, Puerto Rico  hacia Latinoamerica, llevá “dolar blue”, ya que como gracias a la presidenta Cristina cotizan bien (8 pesos argentinos), estos humildes servidores de Mamón se sentirán gozosos. Imita a la pobre viuda y dales todos tus ahorrros, asi en medio de tu escasez, cuando no tengas ni para comprarte una aspirina Bayer, te calientes contra Dios y lo agarres a martillazos. Después no te la agarres contra los evangélicos, sino contra vos mismo,porque sarna con gusto,no pica, sabías?

Dios le bendiga

Notas

  1. En el atrio de las mujeres había trece arcas en las que los judíos depositaban el dinero destinado a los diversos tipos de sacrificios y de ofrendas, que recibían colectivamente el nombre de corbán (Véase Mr 7:11). Sus orificios tenían forma de trompetas. Las monedas que la viuda depositó eran llamadas leptón. Dos juntas hacían un cuadrante, que se obtenía partiendo en cruz un asarión. El valor de lo depositado por la viuda, que era su sustento del día, equivalía apenas a 1/64 de un denario, que era el jornal diario de un obrero. De ahí. podemos calcular cuán grande era su pobreza.
  2. En el pasaje paralelo, Mr 12:41-44, se dice que antes de hablarles de la viuda, Jesús llamó a sí a sus discípulos, que posiblemente se habían dispersado por el atrio donde se desarrolla el episodio. Si los llama es porque tiene algo importante que enseñarles.
  3. A todos nos agrada más el servicio que nos brindan con cariño que el servicio hecho con frialdad. Por eso algunas tiendas enseñan a sus empleados a sonreír a sus clientes y a estar atentos a sus deseos.
  4. A muchos extranjeros que viajan por los pueblos de nuestra sierra les choca la pobreza en que vive la gente, pero les llama también mucho la atención lo generosos que son al mismo tiempo. Se desviven por atender con lo poco que tienen a su huésped que lo tiene todo. Su grandeza de alma (porque la generosidad es grandeza) brota de su pobreza. En cambio hay muchos ricos que cuanto más tienen más tacaños son. Su dinero ha invadido su corazón y lo ha petrificado. Su riqueza los empobrece.
  5. Hace unos días regresaba de la Feria del Libro llevando unos preciosos libros que había comprado a buen precio, y me había propuesto ponerme a orar al llegar a casa. Al trasponer la puerta sentí como si el Señor me dijera: Ahora no me puedes amar porque tienes el corazón ocupado por tus libros. Y es verdad: El apego que tenemos por las cosas nos impide allegarnos a Dios. Por eso Dios a veces nos quita las cosas; es decir, permite que nos las roben o que se pierdan, para que pensemos más en Él.
  6. Soy conciente, sin embargo, que en nuestro país hay una cultura de la pobreza que limita las iniciativas y oprime a la gente, y que es bueno enseñar a la gente que con la ayuda de Dios es posible superarla y alcanzar una sana prosperidad así como prospera su alma (3Jn 2).
  7. ¡Qué contraste entre esta viuda y la viuda que presenta sus demandas al juez! (Lc 18:1-8). Mientras que la primera va humilde a depositar su ofrenda, la otra insiste tercamente en sus derechos hasta obtener lo que desea. No que estuviera mal lo que ella hizo. Al contrario, Jesús la pone como ejemplo de perseverancia en la oración. Pero la viuda pobre nos atrae más porque era humilde. Notemos también que, al desprenderse de todo lo que tenía para su sustento, ella hace un gran acto de fe en Dios confiando en que Él puede proveer lo necesario ¿Podemos imaginar el gozo y la paz que sintió ella cuando retornaba a su hogar? No hay nadie de quien Dios se agrade que no experimente un reflejo del gozo que proporciona a su Señor.

——-

http://www.lavidaylapalabra.com/index.php?controller=contenido&action=ver_articulo&id_articulo=55

Jesus es la luz del mundo

Posted on Actualizado enn


Jesus es la luz del mundo

Autor: Paulo Arieu

I. Introducción

04245uwrFotografía tomada al principio de 1900; muestra el Estanque de Siloé antes de que se hicieran construcciones musulmanas encima [7]

[a] Texto biblico: Juan cap. 9:5 verso 12

  • “Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo. Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego,  y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.  Entonces los vecinos,y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ¿No es éste el que se sentaba y mendigaba?  Unos decían: El es; y otros: A él se parece. El decía: Yo soy. Y le dijeron: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos?  Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé, y lávate; y fui, y me lavé, y recibí la vista.  Entonces le dijeron: ¿Dónde está él? El dijo: No sé. ” (Jn 9:5-12 Rv 1960)

[3] Un debate existencial.

En el artículo anterior vimos como los discípulos al principio de este relato se entretuvieron en un debate existencial. El Señor mostró su misericordia una vez mas hacia el que sufre, y dejando a los discípulos que continuaran en sus interminables disputas, Jesús hizo un barro cremoso y se lo pasó por la cara. Luego, lo mandó a la psicina de Siloé para que se lavara la cara de esa “asquerosidad medicinal” que El le hizo. Cuando el ciego obedeció, y se lavó la cara, recuperó la vista y volvió de nuevo a la ciudad, pero ahora el veia. Jesús hizo esto porque El es “la luz del mundo”.

[4] Tener una Piramide de valores correctas

En 1943, Maslow formuló A Theory of Human Motivation, teoría en la que define una jerarquía de necesidades humanas y argumenta que a medida que los individuos van satisfaciendo las necesidades más básicas, los individuos desarrollan necesidades y deseos más elevados. Estas necesidades se agrupan en distintos niveles formando una pirámide según acompaña al post de tal manera que las necesidades situadas en la parte superior de la pirámide sólo requieren nuestra atención cuando tenemos satisfechas las necesidades más básicas o aquellas que se colocan en la parte inferior de la pirámide.[0]

Jesucristo, tenia una piramide de valores correctas. El estaba orientado a satisfacer las necesidades primarias de los hombres. En primer lugar, la neceisdad espiritual.Pero el no dudo de obrar con misericordia ante la adversidad de aquellos que estaban en su area de influencia.  Podemos ver en todos los evangelios, como el tener misericordia del que sufre, estaba primero en su misión. Pero sé que no todos lo entienden asi. Es porque aún no les llegó la luz de Dios. Jesús siempre actuó pragmáticamente con los que sufren. No se enredó en cuestiones de tipo filosóficas. Cuando tenía algo particular para hablar con sus discípulos, Él lo hacia aparte.

Jesús no es solo el gran Profeta de Dios. Es “la Palabra de Dios hecha carne”, hecha vida humana 89; Jesús es Dios hablándonos desde la vida concreta de este hombre. Más aún, en la resurrección, Dios se ha manifestado tan identificado con Jesús que el evangelista pone en su boca estas misteriosas palabras: “El Padre y yo somos uno” yEl Padre está en mí y yo en el Padre”. Por supuesto que Dios sigue siendo un misterio. Nadie lo ha visto, pero Jesús, que es su Hijo y viene del seno del Padre, «nos lo ha dado a conocer».

Como bien dijo un  personaje de Shakespeare,

«hay muchas más cosas en la tierra y en el cielo de las que vos podríais comprender».[1]

Hay muchas cuestiones respecto al modo de obrar de Jesús que desconocemos o no entendemos bien. Sin duda, su obra es muy profunda. Pero bueno, debemos aceptar el desafío y cada uno de nostoros debe estar en condiciones de poder responderse a si mismos, quien eres tu,Señor? Y lo que hoy no sabemos, bueno, admitamoslo, procuremos aprenderlo y en fin, sigamos adelante aprendiendo mas y mas de Jesús. Y al igual que lo hizo Cristo, y siguiendo su modelo de liderazgo, todo lider cristiano debe tener en cuenta que los seres humanos tenemos prioridades básicas que necesitan ser resueltas, como ya lo mostró Maslow. Muchas veces al predicar el evangelio, por ejemplo,nos encontramos con personas que tienen tanto hambre que el ruido de sus estómagos les impide escuchar el mensaje de Jesús. Entonces hay que procurar en la medida de nuestras posibilidades humanas resolver alguna de estas necesidades básicas,para después poder continuar predicando el evangelio de Jesús a toda criatura. Si estando a nuestro alcance el poder suplir una necesidad basica y no lo hacemos, no nos soprendamos si nos llaman hipócritas. Lo tendremos bien merecidos.

II. Estanque de Siloe

Byzantine-Pool-of-Siloam,-tb051905955-lugaresbiblicosEl Estanque Hoy [8]

En el Evangelio de Juan ha quedado constancia de que Jesús sanó a un hombre que había estado ciego desde su nacimiento junto al estanque de Siloe.La piscina de Siloam fue alimentada por agua de una primavera subterránea que fluyó por un túnel originalmente construido por el Rey Ezequias, que gobernó entre los años 716 y 687 a. de C. tal y como dice en II Reyes 20:20: “Los demás hechos de Ezequías, y todo su poderío, y cómo hizo el estanque y el conducto, y metió las aguas en la ciudad, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?”

En 1880 se descubrió una inscripción en el lugar del estanque de Siloe describiendo de qué modo dos equipos de judíos cavaron un túnel un equipo en dirección al otro para finalmente encontrarse a fin de terminar la construcción de dicho túnel. El descubrimiento se conoce como la inscripción de Siloam y se halla en el Museo Arqueológico de Estambul, en Turquía. Dice lo siguiente:

“Y este es el relato del descubrimiento. Mientras los que cavaban el túnel estaban trabajando con sus picos, los unos en dirección a los otros, y mientras quedaban aún cinco pies de rocas que atravesar, la roca se partió hacia el sur y hacia el norte, y se escucharon las voces, llamándose las unas a las otras. En ese momento los obreros lograron establecer contacto golpeando un pico contra el otro. Luego el agua comenzó a fluir desde el manantial al estanque a lo largo de una distancia de 1.900 pies y la altura del túnel, sobre las cabezas de los obreros era de 160 pies”. [6]

3Pool-of-Siloam-excavations,-tb031305009-lugaresbiblicosFoto tomada el 13 de Marzo del 2005[10]

III Jesus se subordinó al Padre

Jesús se subordinó al Padre durante su ministerio terrenal, momentáneamente, ya que El venía con una misión.Luego que ascendio a los cielos, recupero su eterno lugar junto al Padre (heb)

  • “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,» (Fil. 2:6-9).
  • “Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.” (Sal 109:1; Mar. 12:36)
  • Cuando era de día, se juntaron los ancianos del pueblo, los principales sacerdotes y los escribas, y le trajeron al concilio, diciendo: ¿Eres tú el Cristo? Dínoslo. Y les dijo: Si os lo dijere, no creeréis;y también si os preguntare, no me responderéis, ni me soltaréis.Pero desde ahora el Hijo del Hombre se sentará a la diestra del poder de Dios.Dijeron todos: ¿Luego eres tú el Hijo de Dios? Y él les dijo: Vosotros decís que lo soy.Entonces ellos dijeron: ¿Qué más testimonio necesitamos? porque nosotros mismos lo hemos oído de su boca.”(Luc. 22:66-71 RV 1960)
  • “Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.” (Mat 26:64 RV 1960).
  • A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra,Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.(Hch 2:32-36).
  • “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”(Fil. 2:9-11 RV 1960)
  • “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.” (Col 3:1 RV 1960).
  • “pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,” (Heb.10:12 RV 1960).

Jesus, la luz del mundo

En Juan 8:12–30, el ya habia dicho que era la luz del mundo. Otra vez vuelve a repetirlo. Al llegar al final de este texto de Juan, vemos la respuesta de muchos del pueblo en el versículo 30: “Al hablar estas cosas, muchos creyeron en El”. Esto es una buena noticia. Porque Jesús había dicho en el versículo 24: “si no creéis que yo soy, moriréis en vuestros pecados”. Así que aquí tenemos una escena de personas que están pasando de muerte a vida. No morirán en sus pecados. Serán perdonados. Sus pecados no serán expuestos en contra de ellos. Y cuando mueran, irán a donde Jesús fue (al Padre) a diferencia de los que no se arrepienten, como dice Jesús en el versículo 21: “adonde yo voy, vosotros no podéis ir”. Y por ello, estos creyentes tendrán luz y gozo eternos.[2]

Por eso Juan va narrando los «signos» que Jesús hace revelando la gloria que se encierra en él, como Hijo de Dios enviado por el Padre para salvar al mundo. Si cura a un ciego es para manifestar: «Yo soy la luz del mundo. El que me siga no caminará a oscuras, sino que tendrá la luz de la vida» Y si resucitó a Lázaro fue para proclamar: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá” . A la luz de la resurrección, el evangelista revela que el objetivo supremo de Jesús es dar vida: “Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia”.

John Piper explica  que Jesús

” es la luz del mundo, viniendo del Padre y yendo hacia el Padre y siendo uno con el Padre.” [3]

Jesús alumbró espiritualmente a un Israel en tinieblas. Estaban atrapados por el legalismo de la Ley Mosaica, que legislaba acerca de la parte ceremonial del rito judaíco fariseico – templocéntrico, la parte legal de las leyes de la nación israelita que se constituyó a la salida de Egipto, y la parte moral, correspondiente a la ley moral de cada ser humana resumida en los 10 mandamientos de Jesús, que luego Jesús resumiria aun mas (en dos mandamientos).
En el capítulo 22 de Mateo, Jesús sigue sus enfrentamientos con los partidarios de Herodes, los saduceos y los fariseos. Y uno de ellos, doctor en la Ley, le preguntó con intención de tenderle una trampa: -Maestro, ¿Cuál es el mandamiento más importante de la Ley? Él le contestó: -Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu inteligencia. Este es el primer mandamiento y el más importante. Pero hay un segundo mandamiento que es parecido a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos se resume toda la ley de Moisés y la enseñanza de los profetas. Jesús me da una lección de cristianismo básico. Simple, sencillo y fácil de recordar. Todo consiste en amar a Dios y amar a mi prójimo. Amar a Dios consiste en obedecer sus mandamientos. Mi obediencia prueba mi amor. Amar al prójimo es uno de sus mandamiento de lo que deduzco que cuando amo a mi prójimo estoy amando a Dios y que es imposible decir que amo a Dios cuando no amo a mi prójimo.
  • Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.  Éste es el primero y grande mandamiento.  Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.  De estos dos mandamientos pende toda la ley y los profetas.”   (Mat. 22:37-40)
  • “¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma?  Oh hombre, Él te ha declarado lo que es bueno, y ¿qué pide Jehová de ti? Solamente hacer justicia, y amar misericordia, y caminar humildemente con tu Dios.”   (Miq. 6:7-8)
  • “Mas sed hacedores de la palabra, y no solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.  Porque si alguno es oidor de la palabra, y no hacedor, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.  Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego se olvida cómo era.  Mas el que mira atentamente en la perfecta ley de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.  Si alguno parece ser religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión del tal es vana.  La religión pura y sin mácula delante de Dios y Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.”   (Stgo. 1:22-27)
  • “El fin de todo el discurso oído es éste: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.  Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, ya sea buena o sea mala.”   (Ecl. 12:13-14)

La palabra que usa el evangelista para amor es, AGAPE, que significa un acto intencional, consciente de la voluntad de buscar el bien del otro. No habla de sentimientos sino de acciones. Amo cuando busco el bien del otro. Pero Jesús me desafía a ser aún más radical. Mi prójimo es todo ser humano, incluidos mis enemigos.  Un principio importante: Señor, ayúdame a entender que es imposible amarte a ti sin amar a mi prójimo, incluidos mis enemigos.

Los discípulos conocieron a Jesús no solo doctrinalmente como dogmas,sino como una persona teoantrópica
blind-man-300x225
Los discípulos de Jesús no solo conocían una serie de doctrinas acerca de Jesús. Conocían también a su Persona, y el Poder de la Autoridad de Su Nombre Glorioso:

“Conocer no consiste en hacer algo, ni en recibir algo, sino en un existir superior al simple existir como ser puesto fuera de la nada; es una sobreexistencia activa inmaterial, por la cual un sujeto existe no ya solamente con una existencia limitada a lo que es como cosa encerrada en un género, como sujeto existente para sí, sino con una existencia ilimitada en la cual es o se convierte, por su propia actividad, en sí mismo y los otros”.

Jesucristo no es sencillamente otro hombre mas, Él es Dios en carne humana. Vino a este mundo por una razón, para quitar el pecado, cosa que hizo muriendo en la cruz y descendiendo al infierno durante tres días antes de ascender al cielo, llevando sobre sí mismo el castigo que cada uno de nosotros se merece por nuestros pecados. Como ve usted, cada uno de nosotros es un pecador, no hay ni siquiera uno que sea perfecto y puesto que Dios es santo, y solo los que son santos pueden entrar en Su reino, no hay ningún hombre que pueda entrar en Su reino por sí solo.
Ahí es donde entra Jesús en escena. Jesús no tenía pecado, era santo en todos los sentidos. Por eso llevó sobre sí mismo nuestros pecados, de modo que todo el que crea en él reciba el perdón de sus pecados y se le permita entrar en el cielo. Por eso es por lo que a Jesús se le llama SALVADOR, y si cree usted en él, le salvará de pasarse toda la eternidad en el infierno cuando se muera usted. “Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda” (Hch. 3:6 RV 1960)
Jesucristo es también el Señor, y todos debemos procurar de seguir sus órdenes. Comience usted por arrepentirse, por apartarse de sus pecados y comience una vida nueva siguiendo a Cristo. No hay mayor verdad que la de conocer a Jesucristo como su SEÑOR y SALVADOR.
El misterio de la Piedad:
  • “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad:  Dios fue manifestado en carne,  Justificado en el Espíritu,  Visto de los ángeles,  Predicado a los gentiles,  Creído en el mundo,  Recibido arriba en gloria”. (I Tim. 3:16)

Grande, megas (compárese el prefijo castellano e inglés, mega, que significa un millón y entra en la composición de algunas palabras como megáfono, megatón, megabyte)…. Dice en Tito 2:13, “nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”

Misterio: Pablo emplea esta palabra para hablar del evangelio que fue desconocido hasta que Dios lo revelara; es decir, el hombre nunca lo hubiera sabido por medio de su propio razonamiento (1 Cor. 1:18-21). Cristo sigue siendo
un gran “misterio” para aquellos que no aceptan la revelación de Dios, sino que prefieren escuchar doctrinas de demonios (4:1).
1. El misterio es el evangelio. Rom. 16:25, “Y al que puede confirmaros según mi evangelio y la predicación de Jesucristo, según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos,  26  pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe”.
2. Es el misterio de su voluntad. (Ef.. 1:9)
3. Es el misterio de Cristo. (Ef.. 3:4)
4. Es el misterio del evangelio. (Ef.. 6:19)
5. Es el misterio de Dios. (Col. 2:2)
6. Es el misterio de la fe. (1 Tim. 3:9)
7. Es el misterio de la piedad. (1 Tim. 3:16)
La teología VUDU de los apóstoles y profetas de hoy
NYC_NYSE
El ministerio pastoral es un don maravilloso y un noble oficio. Quizás el mas noble, como muchos asi lo han dicho.Pero se ha degenerado tanto,pero tanto, que ya las acciones de muchos ministerios compiten en la bolsa de Nueva York. Que distinto de Pedro dijo “No tengo ni oro ni plata pero lo que tengo te doy”,oró por un paralitico y Jesús lo sanó. El bien dijo no tengo cosas materiales que ofrecer [ni obtener],pero lo que tengo [a Jesús] te lo comparto. Los apostoles y profetas de hoy, (que ya no exiten profetas ni mas apostoles en realidad), creen de modo totalmente opuesto a lo que enseñó Pedro.
Ellos dicen: Hace un sacrificio,como en el VUDU, sacrifica tus creencias (que no existen mas profetas ni apóstoles), dale una ofrenda especial al Señor (sacrificá tu billetera ofrendándola en mi [su] cuenta bancaria) y aceptame a mi [el apostol o profeta] como mensajero de Dios [del diablo al que sirven por herejes]. ves la similitud con la teologia de los sacrificios del VUDU?
Pero la Biblia me dice que Jesús se ofreció como sacrificio perfecto para siempre y por única vez que Él desea tu corazón mas que tu billetera (“El es el dueño del oro y de la plata”).
El no busca que te sacrifiques sino que creas de todo corazón en El, quien murió y resucitó de los muertos y está sentado al ladito del Padre, como expliqué lineas arriba quie cita la Biblia. Hay predicadores que tratan de imitar a Jesús orando por milagros o sanando enfermos. Algunos se pasan de listos y realmente ofenden y ultrajan a la otra persona. Hace un tiempo atrás, acá en la Florida hubo un predicador que golpeó a una persona para que se sanara. Pero sin duda, no es el método que Dios ordenó para las iglesias. Santiago dice que llamen a los ancianos y que lo ungan con aceite y que oren por su salud.

Si la iglesia sigue como va con ese carismatismo degenerado, pronto van a terminar predicando mas y mas de esa”teología VUDU” que yo observo tan seguido. Es que ya no existen mas apóstoles y profetas que los de la Biblia. El que cree otra cosa está envanecido, engañado y no ha entendido a la biblia.  Esta es la idea general del texto que hemos analizado, es lo que Jesús quiere que veamos y creamos y atesoremos en estas palabras, que “El es la luz del mundo”.

Siempre te insisten conque la letra mata, la letra mata, pero hasta ahora estoy bien vivo y contento de ser cristiano y puritano. Ya ser carismático-pentecostal de pura espuma pasó de moda. Creo que ahora hay que ser neopuritano bíblico. Los puritanos fueron los cristianos que evangelizaron yankilandia (entre otros) y que en su momento la convirtieron en una gran nación.

Biblia, Jesucristo, el apostol Pablo, san Agustin,santo Tomas de Aquino y Calvino, mas el capitalismo, mas el fuego del Espiritu Santo, produjeron “la ética puritana”.Tremendos hombres de Dios produjo esta cosmovisión como Jhonatan Edwards y otros más. Los cristianos de ahora, son de azucar, te los metés en la boca y se derriten enseguida, lamentablemente.

Si Dios reformara a los ministros y los avivara a cumplir celosa y fielmente con sus deberes, entonces, ciertamente el pueblo sería reformado y despertado. Todas las iglesias serán fortalecidas o debilitadas en la misma medida en que el ministerio sea fuerte o débil. [15]

Navegando en la red de mis contactos de facebook, vi un video que manifiesta creo yo,  una de las máximas expresiones de la acción demoníaca que hoy invade cientos y miles de sectas carismáticas o neo-pentecostales alrededor del mundo. En este video, se observa a una joven, que según el autor  del video ella afirma tener un éxtasis casi sexual durante un culto carismático.  El Siervo del diablo (TODD BENTLEY), que ahí “ministra” y que seguro es un “profeta” (Por ello entiéndalo, no hay mas profetas.
Quien diga que es profeta es en realidad un falso profeta) pone las manos sobre la joven y manifiesta por completo ese estado de éxtasis. Aunque no fuera ello (Que aquella dama está pasando por una situación como la que sugiere el autor del video), tal escena nos manifiesta vividamente como actúan los ángeles caídos en esos antros de perdición, que hoy asumen el G12, Dominionismo, carismatismo etc. Tal como usted lo puede observar, los demonios hoy intentan mezclar el desenfreno y su manifestación con el nombre de Jesús.
Y lo hacen abiertamente, dado que el carismatismo y toda agrupación que le da énfasis a las emociones exacerbadas, las visiones y las revelaciones falsas, sencillamente son agrupaciones organizadas por demonios, para confundir y aletargar aun más a los perdidos y sobre todo para burlarse del NOMBRE SOBRE TODO NOMBRE, el bendito nombre de nuestro salvador.
¡Que no nos sorprenda! ¡Pues todo lo descrito líneas arribas es verosímil en ese ámbito satánico de las sectas carismáticas No se sorprenda que muy pronto bien se podrían oír de casos de “orgías ungidas” y que seguro serán auspiciadas por algún “apóstol o profeta” que de seguro dirá: Que Dios le dijo- que derramara una “unción de placer sexual” sobre todos sus hijos que entren a ese “nuevo mover”. De manera que pronto ya no solo será la avaricia descomunal, lo que tanto perseguirán si no también, las fornicaciones, adulterios y toda perversión sexual. ¡La carnalidad y las concupiscencias en acción!!  Ante todo este cuadro repugnante y vil, la advertencia Bíblica, es vigente en gran manera, cuando dice:
  • “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe,  escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; “(1 Tim. 4:1)
  • “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo,  como habrá entre vosotros falsos maestros,  que introducirán encubiertamente herejías destructoras,  y aun negarán al Señor que los rescató,  atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.” (2 Pe 2:1)
  • “Y muchos seguirán sus disoluciones,  por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado,” (2 Pe 2:2)
Conclución
Cuando Jesús se hizo hombre en la tierra, los sacerdotes y los escribas enseñaban que las personas que tenían enfermedades eran enfermos a causa de sus proprios pecados o de los de sus padres. (Jn. 9:3)  Como los escribas, los discípulos también supusieron que el hombre era ciego a causa de sus pecados o de los de sus padres.  Jesús les dijo que ni el hombre ni sus padres habían pecado; pero esta enfermedad permitirá que se manifiesten las obras de Dios – su gracia divina, su misericordia y su gran poder.  Dios no es responsable cuando uno nace ciego o con otra enfermedad.  Esto es la consecuencia de la caída de Adán y Eva.  Pero nuestras enfermedades dan a Dios la oportunidad de tener misericordia de nosotros  y de mostrar su gracia y su poder sanándonos.  Jesús dijo a sus discípulos: “Me es necesario hacer las obras del que me envió.” (Jn. 9:4a).  Y dicho esto, (Jesús) escupió en tierra, hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, y le dijo: “Va a lavarte en es estanque de Siloé.”  Entonces el ciego fue, se lavó y regresó viendo. 
Jesucristo satisfizo la necesidad de un ciego, creo que eso es uno de los aspectos mas importantes del relato. El otro aspecto, es que Jesús le revela al ciego su deidad. No se hasta donde comprendió verdaderamente el pobre ciego quien El era, pero bueno, lo destacable es que El se humilló y lo adoró.

2Pool-of-Siloam-excavations-from-northwest,-tb110704008-lugaresbiblicosFoto tomada el 7 de Noviembre del 2004 [9]

Jesús le responde a los fariseos en el v. 14: “Respondió Jesús y les dijo: Aunque yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque yo sé de dónde he venido y adónde voy; pero vosotros no sabéis de dónde vengo ni adónde voy“. En otras palabras:

“Yo vengo de Dios. Voy a Dios. Y ustedes no conocen a Dios. Y por esa razón no me pueden ver como la luz de Dios. Porque el hecho de que yo provengo de Dios es lo que significa para mí ser la luz del mundo”.[4]

Continúa en el versículo 15a: “Vosotros juzgáis según la carne…“, es decir, ustedes no tienen vida espiritual, así que no pueden ver la luz. Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. Ustedes, como Nicodemo, necesitan nacer de nuevo (Jn 3:6-7). Para tener la luz de vida, necesitan vida. Pero son solo carne. Sus espíritus están muertos. Continúa en el versículo 15b: “…yo no juzgo a nadie”, es decir, no juzgo por mí mismo. Yo no origino los juicios. Yo solo doy eco a los juicios de mi Padre. Explica. Vers. 16-18: “Pero si yo juzgo, mi juicio es verdadero; porque no soy yo solo, sino yo y el Padre que me envió. Aun en vuestra ley está escrito que el testimonio de dos hombres es verdadero. Yo soy el que doy testimonio de mí mismo, y el Padre que me envió da testimonio de mí”. [4]

Que es lo único que Dios quiere para sus hijos e hijas? Por cierto El no quiere otra cosa mas que creamos en El.  Porque

  • “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenarlo, sino para salvarlo ” (Jn. 3:16)

Le invito a que reflexione acerca de la existencia de Dios, y a que pueda leer la Biblia, para poder conocer mejor lo que ella nos habla acerca de los atributos de Dios. Dios existe y el desea darse a conocer a su vida. Lo animo a que reflexione acerca de la existencia real del Señor.

Adoras tu a Jesús como Dios-Hombre? Has comprendido quien es El? Has comprendido que El es la Luz del mundo y que sin El estaríamos sin comprensión acerca de Dios y del perdón de nuestros pecados?

Otras imágenes del estanque de Siloé:

5Pool-of-Siloam-excavations-from-west,-tb070305501b-lugaresbiblicos

Foto tomada el 19 de Mayo del 2005[11]

Re-Descubierto

Para el tiempo de la Pascua el canal de desague había sido removido (ahora visible como la tubería negra arriba) y el suelo vuelto a excavar desde los peldaños. En este momento el estanque se puede ver más que nunca antes, incluyendo la esquina norte de los peldaños al fondo de la foto. La cerámica indica que este estanque estaba ya en uso en el Siglo I. El ciego lavó el barro de sus ojos en este estanque y recibió la vista (vea Juan 9).

¿Adónde lleva?

Esta vista es a través del valle (mirando al este) y muestra los peldaños que han sido excavados (arriba). Nos da también una perspectiva de como el resto del estanque está enterrado debajo del jardín. Hay muchas esperanzas de que se llegue a un acuerdo que permita las excavasiones del resto del estanque. [12]

6Pool-of-Siloam-from-south,-tb042406080-lugaresbiblicos

Pool-of-Siloam-excavations,-tb062504759-lugaresbiblicos

Foto tomada el 3 de Julio del 2005

Ultimas Excavasiones

Las excavasiones siguen mostrando más secciones del estanque las partes norte y sur. Varias perforaciones de la parte norte del estanque revelan grandes piedras de pavimento. Al lado sur, las excavasiones han desenterrado una gran pared y una sección del estanque del período del Antiguo Testamento. Estas están en el pozo debajo de la pared en el primer plano de la foto. En total unos 20 peldaños (4 grupos de 5 cada uno) han sido excavados desde el nivel del suelo hasta el estanque.[13]

Uniéndolo Todo

Este trazado del Padre Vicente a principios de 1900, muestra la relación entre los dos estanques (el oeste está arriba). El estanque marcado con flecha amarilla es el estanque moderno al final del Túnel de Ezequías. Es angosto y poco profundo. Las nuevas excavasiones están en el área titulada como “Birket el -Hamra” y marcadas con una flecha en rojo. Los estudiosos siempre han creído que este es el lugar de un estanque antiguo, pero sin las excavasiones desconocían la fecha, tamaño u otros detalles importantes. Una predicción un tanto alocada: Este será el descubrimiento arqueológico de la década para los estudios bíblicos. Por lo menos no habrá posibilidad de que se diga que es una falsificación. [14]

 7Dibujo_de_Vicente_wrb

————

Notas

[0]  Las cinco necesidades de Maslow

La necesidad básica y mas importante del ser humano es Dios. Este gráfico no lo considera, lamentablemente.Pero es útil a la hora de mostrar que el ser humano tiene necesidades básicas importantes que deben procurarse ser resueltas.

17012Maslow agrupa las distintas necesidades que debe cubrir cada individuo en cinco niveles de la siguiente forma:

[1] Necesidades básicas En las necesidades básicas se incluyen las necesidades fisiológicas básicas para mantener la vida humana y la supervivencia de la especie. En estas necesidades básicas encontramos las funciones básicas de alimentación, respiración e hidratación así como las necesidades internas para regular la temperatura y el pH.

Además, se incluyen las necesidades de evitar el dolor, mantener el equilibrio, expulsar los desechos de nuestro cuerpo y por supuesto la necesidad de tener relaciones sexuales.

[2] Necesidades de seguridad y protección Una vez cubiertas y compensadas las necesidades básicas, en los individuos aparecen las necesidades de seguridad y protección. En estas necesidades, se desarrollan también conceptos que acotan y ponen límites. Pensemos por ejemplo en la seguridad física, en la salud de los individuos, en la necesidad de cobertura del empleo, mantenimiento de ingresos u obtención de recursos.

Maslow también encuadra dentro de estas necesidades la seguridad moral, el nucleo familiar y la necesidad de la propiedad privada como tal. El concepto de hogar y propiedad ligado a las necesidades anteriores, explica gran parte de nuestra organización social por ejemplo.

[3] Necesidades de afiliación y afecto Dentro del tercer nivel, se encuentra el desarrollo afectivo de las personas y los niveles relacionales de la sociedad. Encontramos como necesidades de este nivel la asociación, la participación en colectivos, el sentimiento de sentirse aceptado en integrado entre otras.

Este grupo de necesidades se cubren mediante la realización de servicios y prestaciones que incluyen actividades deportivas, culturales y recreativas. El ser humano por naturaleza siente la necesidad de relacionarse, ser parte de una comunidad, de agruparse en familias, con amistades o en organizaciones sociales. Entre estas se encuentran: la amistad, el compañerismo, el afecto y el amor. Tengamos presente también que estas necesidades surgen de manera colectiva en función de la propia organización social de los colectivos.

[4] Necesidades de estima Maslow describió dos tipos de necesidades de estima, una alta y otra baja. La estima alta concierne a la necesidad del respeto a uno mismo, el cuidado de nuestro yo y las necesidades de comunicación interna y autocomprensión que los individuos tenemos sobre nosotros mismos.Dentro de estos sentimientos propios nos encontramos con la confianza, competencia, maestría, logros, independencia y libertad.

La estima baja concierne al respeto de las demás personas y a la traslación de las necesidades de estima alta al resto de interacciones sociales. Maslow situa en esta escala la necesidad de atención, aprecio, reconocimiento, reputación, estatus, dignidad, fama, gloria, e incluso dominio sobre el resto de los individuos.

La carencia de estas necesidades se refleja en una baja autoestima y el complejo de inferioridad, al igual que el exceso de muchas de ellas, también es un origen de graves psicopatologías en muchos individuos.

[5] Autorrealización o autoactualización Este último nivel es algo diferente y Maslow utilizó varios términos para denominarlo a lo lago de toda su vida tales como “motivación de crecimiento”, “necesidad de ser” y “autorrealización”. En este nivel se encuentran las necesidades más elevadas, se hallan en la cima de la jerarquía, y a través de su satisfacción, se encuentra un sentido a la vida mediante el desarrollo potencial de una actividad.

Para alcanzar este nivel, todos los individuos necesitan alcanzar y completar hasta el mejor punto posible, el resto de niveles y necesidades inferiores.

Características generales de la Teoría de Maslow:  La teoría de las necesidades de Maslow sobre la motivación humana cumple una serie de rasgos en la sociedad. El principal parámetro es el enunciado de que sólo las necesidades no satisfechas influyen en el comportamiento de las personas, pues la necesidad satisfecha no genera comportamiento alguno. Las necesidades fisiológicas nacen con la persona, el resto de las necesidades surgen con el transcurso del tiempo. Por este motivo, el comportamiento sexual o la relación alimentaria, no se incluye dentro del grupo anterior de comportamiento. A medida que la persona logra controlar sus necesidades básicas aparecen gradualmente necesidades de orden superior originando en cierta medida las diferencias jerárquicas propias de cada individuo. No todas las personas van a sentir la necesidad de autorrealización por ejemplo.Las necesidades más elevadas no surgen en la medida en que las más bajas van siendo satisfechas. Por ejemplo, un individuo puede tener problemas de ingresos o recursos y no por ello va a carecer de la necesidad de integración en un colectivo, como necesidad situada en una escala superior.Por último, las necesidades básicas requieren para su satisfacción un ciclo motivador relativamente corto, en contraposición, las necesidades superiores requieren de un ciclo más largo. Obviamente, sentirse autorrealizado requiere un periodo temporal más amplio que cubrir cualquiera de las necesidades situadas en la base de la pirámide.[url=http://www.elblogsalmon.com/conceptos-de-economia/que-es-la-piramide-de-maslow]

[1] http://mercaba.org/FICHAS/ORACION/CREDO/683-7.htm

[2] [3][4] [5]  http://es.desiringgod.org/resource-library/sermons/i-am-the-light-of-the-world

[6] http://www.biblehistory.net/es/Estanque_Siloe.pdf

[7] La fotografía fue tomada al principio de 1900 y muestra el Estanque de Siloé antes de que se hicieran construcciones musulmanas encima. Una descripción anterior del Estanque lee asi: “Ciertamente no hay nada pintoresco acerca de esto. Las paredes derrumbadas y las columnas caídas allí y alrededor le dan un aire de abandono”. Es un paralelogramo de 53 mts. de largo por 16 y 1/2 de ancho.
El Dr. Thomson dice que ha visto el Estanque casi lleno, pero que ahora el agua apenas pasa por allí. “El flujo intermitente se debe supuestamente a un sifón natural pero la explicación que los lugareños dan es que allí debajo vive un dragón, que cuando está despierto traga el agua y cuando duerme el agua libremente lo llena. “Comandante Conder. Fuentes: Texto: Earthly Footsteps of the Man of Galilee, pag. 227. Foto: Librería del Congreso, División Impresos y Fotografías, LC-DIG-matpc-04245 [url=http://www.lugaresbiblicos.com/estanque_de_siloe.htm]

[8] El Estanque Hoy: Este es el estanque que verán ya sea que atraviesen el Túnel de Ezequías y emergieran aquí o que caminen por encima a través de la Ciudad de David. Hay ruinas visibles alrededor del Estanque de la Iglesia Bizantina construída por Empress Eudocia. Este es el estanque que por mucho tiempo ha sido visitado como el estanque donde Jesús obró el milagro [url=http://www.lugaresbiblicos.com/estanque_de_siloe.htm]

[9] Peldaños Desenterrados: Después de varios meses de trabajo, una larga sección de los peldaños fueron desenterrados, pero el trabajo fue obstaculizado a un lado por el desague del canal (visible en la sección de hormigón a la izquierda de la foto) y por otro lado por la propiedad de la Iglesia Ortodoxa Griega. Al fondo puede verse la esquina de los peldaños, pero al momento, no se han descubierto otros rincones.[url=http://www.lugaresbiblicos.com/estanque_de_siloe.htm]

[10] Volviendo Atrás: Los visitantes del Estanque en 2005 se desilusionaron al ver que el estanque había sido cubierto. Esto fue necesario pues se removió lo que quedaba de la calle y el canal del desague. Mientras tanto las excavasiones continuaban en otro lugar, incluyendo la sección del canal de Siloé que se puede ver a la derecha en la foto.[url=http://www.lugaresbiblicos.com/estanque_de_siloe.htm]

[11] [12][13][14]  http://www.lugaresbiblicos.com/estanque_de_siloe.htm

[15]  Richard Baxter,tomado del libro Richard Baxter – El Pastor Reformado, Introduccion de J.L. Packer, pag. 2

—-

Un debate existencial

Posted on Actualizado enn


Un debate existencial

Autor: Paulo Arieu

segadora_1

  • Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?  Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.  Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.  Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo.  Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego,  y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.  Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ¿No es éste el que se sentaba y mendigaba?  Unos decían: El es; y otros: A él se parece. El decía: Yo soy.  Y le dijeron: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos?  Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó los ojos, y me dijo: Ve al Siloé, y lávate; y fui, y me lavé, y recibí la vista.  Entonces le dijeron: ¿Dónde está él? El dijo: No sé.   Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego.  Y era día de reposo cuando Jesús había hecho el lodo, y le había abierto los ojos.  Volvieron, pues, a preguntarle también los fariseos cómo había recibido la vista. El les dijo: Me puso lodo sobre los ojos, y me lavé, y veo. (Jn. 9:1-15 RV 1960)

Quien pecó?

Preguntan los discípulos, como lo hicieron recientemente los ateos en Brasil, a colación de con lo que pasó en esa discoteca, la que el domingo amaneció en medio de la conmoción producida por un incendio. Un boliche de la ciudad de Santa María, en Rio Grande do Sul, dejó al menos 233 muertos y 131 heridos y la Asociación Brasileña de Ateos y Agnósticos (ATEA), en vez de tener misericordia, solo critico a Dios, lo que provocómuchas críticas en su contra, tras publicar en Twitter y Facebook una imagen de las personas que murieron ayer en un disco de Brasil.

Según ellos preguntan: “¿Dónde estaba Dios que permitió que murieran estas personas?” con su conclusión lamentable, diciendo que es porque

“Dios no existe”. [1]

Creen que Dios es el Capitan América, que sale a librar al Imperio de sus enemigos de la guerra fria. Cuan equivocados que están estos ateos!!!

Sin duda, este es el tipico debate de que es primero si el huevo o la gallina. Es un debate válido.No digo lo contrario. Yo creo que fue la gallina porque lo dice la Biblia, no porque se me ocurrió, pero no le niego importancia a ese tipo de debates.

Los cientificos seguro que dirán que fue unas amebas, el antecesor común de la gallina y el huevo. Pero Jesús marca las prioridades en su agenda misionológica. Jesús marca su misión. Y con esto nos muestra que todo tiene un tiempo y un lugar en la vida para hacerse.

Misericordia divina y misión

Pero hay que tener un orden correcto de prioridades. Podemos ver como el tener misericordia del que sufre, estaba primero en su misión. Pero sé que no todos lo entienden asi. Es porque aún no les llegó la luz de Dios.

Nosotros nos enredamos en discuciones que no edifican para nada. Hay un momento para discutir las verdades de Dios y hay un momento para hacer misión y evangelismo. Jesús siempre actuó pragmáticamente con los que sufren. Pero si por ejemplo, estás preparando la clase de la escuela biblica dominical,y alguien te sorprende con alguna necesidad, no lo despidas sin procurar resolver su dolencia. No seas hipócrita.

Pero tampoco los cristianos no debemos distraernos de la misión que Dios nos marque,sin que Dios nos confirme que es su voluntad cambiar de planes. Si Dios te llamó al pastorado no te metas en política. Son dos propósitos distintos. Un servidor puede participar en politica, y también un pastor, pero deberá renunciar a su ministerio primero. Jesús dijo que el que pone la mano en el arado y mira para atrás no es digno del reino de Dios, porque se distrae del propósito primario que Dios lo llamó. Cuando un granjero está cosechando no debe distraerse de lo que esta haciendo, sino es posible que te  caigas del tractor y las cuchillas de la segadora te muelan en pedacitos.

Conclución:

Que cosas aprendemos de este pasaje? Bueno,

[1] Que cada cosa tiene un momento

  • 11 Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos.

[2] Que Jesús tiene misericordia del que sufre. Y “para proclamar su misericordia de una manera más sensible y concreta se dedicará a curar enfermos que nadie curaba; aliviar el dolor de gentes abandonadas, tocar a leprosos que nadie tocaba, bendecir y abrazar a niños y pequeños.”[2]

[3] Que Jesús tiene una misión a la que se ajustó. No hizo lo que se le daba la voluntad a El, sinó que hizo la voluntad del Padre. Y la paradoja de todo esto, creo que la explica bien Pagola, cuando dice que

Jesús no enseñó en Galilea una doctrina religiosa para que sus oyentes la aprendan bien. Anunció un acontecimiento para que aquellas gentes lo acojan con gozo y con fe. Nadie vió en él a un maestro dedicado a explicar las tradiciones  religiosas de Israel. Se encontraron con un profeta apasionado por una vida más digna para todos, que buscó con todas sus fuerzas que Dios sea acogido y que su reinado de justicia y misericordia se vaya extendiendo con alegría. Su objetivo no fue perfeccionar la religión judía, sino contribuir a que se implante cuanto antes el tan añorado reino de Dios y, con él, la vida, la justicia y la paz.[3]

Yo creo que debemos aprender de El: A tener misericordia y a no enredarnos en debates existenciales fuera de tiempo.

Notas

[1] Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Gospel Prime con información del Clarín [url:http://www.lanoticiacristiana.com.ar/ateos-preguntan-donde-estaba-dios-tras-la-muerte-de-233-personas-en-una-disco-en-brasil]

[2] Pagola, Jesús – Aproximación Histórica ,pag. 76, Tercera edicIón: noviembre 2007 © 2007, José Antonio Pagola © 2007, PPC, Editorial y Distribuidora, SA Impresores, 2 Urbanización Prado del Espino 28660 Boadilla del Monte (Madrid) ppcedit®ppc-editorial.com http://www.ppc-editorial.com ISBN 978-84-288-1940-4 Depósito legal: M-46,Sü4-2007 Impreso en España I Printed m Spam Imprime Huertas lndustnas Gráfteas, S.A. Queda

[3] Ibid,pag.84

Imagen

La resurrección de Cristo parte 7

Posted on


La resurrección de Cristo parte 7

¿Por qué debo creer en la resurrección de Cristo?

Es un reconocido y bien establecido hecho, que Jesucristo fue  públicamente ejecutado por crucifixión en el Ier. siglo d.C., en Judea bajo  Poncio Pilato, a petición del Sanedrín judío. Los relatos históricos no  cristianos de Flavio Josefo, Cornelio Tácito, Luciano de Samosata, Maimónides y  aún del Sanedrín judío, corroboraron las declaraciones de los primeros  cristianos que atestiguaron estos importantes aspectos históricos de la muerte  de Jesucristo.

En cuanto a Su resurrección, hay muchas líneas de evidencia que hacen este caso irrefutable. Un famoso abogado resumió el entusiasmo y confianza cristianos en la solidez del caso de la resurrección cuando escribió, “He sido abogado defensor por más de 42 años, habiendo ejercido en muchas partes del mundo y aún estoy en servicio activo. He sido afortunado en asegurar un buen número de éxitos en diversos procesos jurídicos y puedo asegurar inequívocamente, que la evidencia de la Resurrección de Jesucristo es tan abrumadora, que obliga a aceptarla por las pruebas que no dejan lugar a dudas.”

La respuesta de la comunidad secular a la misma evidencia ha sido predeciblemente apática, acorde con su leal compromiso con el naturalismo metodológico. Para quienes no están familiarizados con el término, el naturalismo metodológico es el empeño de explicar todo en términos de causas naturales y causas naturales solamente. Si algún supuesto evento histórico desafía una explicación natural. (p. ej. una resurrección milagrosa), los eruditos seculares generalmente lo tratan con exagerado escepticismo, a pesar de la evidencia, sin importar lo abrumadora que ésta sea.

A nuestro juicio, tal inflexible fidelidad a las causas naturales, a pesar de la clara evidencia de lo contrario, no conduce a una investigación imparcial (y por lo tanto adecuada) de la evidencia. Una postura científica e histórica más balanceada ha dicho, “El ser forzado a creer solo en una conclusión…se violaría la propia objetividad de la ciencia misma.” Habiendo dicho eso, procedamos ahora a examinar varias líneas de evidencia a favor de la resurrección.

La Primera Línea de Evidencia para la Resurrección de Cristo.

Para comenzar, tenemos el demostrable y sincero testimonio de testigos oculares. Los apologistas del cristianismo primitivo citaron a cientos de testigos oculares, algunos de los cuales documentaron las experiencias de sus propias declaraciones. Muchos de estos testigos oculares, gustosa y resueltamente soportaron prolongadas torturas y la muerte misma, antes que repudiar su testimonio. Este hecho certifica su sinceridad, descartando un fraude por parte de ellos. De acuerdo con el registro histórico, (p. ej. El Libro de los Hechos 4:1-17; Cartas de Plinio a Trajano X, 96, etc.) leemos, “Muchos cristianos podrían terminar su sufrimiento simplemente con renunciar a la fe. En vez de eso, parece que la mayoría optó por soportar el sufrimiento y proclamar la resurrección de Cristo de la muerte.”

Aún cuando el martirio es algo admirable, no es necesariamente demostrativo. Éste no valida una creencia tanto como a quien la cree (al demostrar su sinceridad de una manera tangible). Lo que hace que el martirio de los primeros cristianos sea algo extraordinario es que ellos demostraban con ello si lo que estaban pregonando era verdad o no; si vieron a Jesucristo vivo después de Su muerte o no lo hicieron. Esto es lo extraordinario. Porque si todo fuera solo una mentira, ¿por qué muchos seguían sosteniéndola dadas las circunstancias? ¿Por qué conscientemente se aferrarían a una mentira sin validez alguna, al grado de enfrentar persecución, prisiones, tortura y muerte?

Mientras que en el 11 de septiembre del 2001, los terroristas indudablemente creían lo que profesaban (evidenciado por su decisión de morir por ello), no pudieron saber y no supieron si el origen de sus creencias era o no verdad. Ellos pusieron su fe en tradiciones transmitidas a ellos por muchas generaciones. En contraste, los primeros mártires cristianos fueron la primera generación. O ellos vieron lo que aseguraban haberlo visto, o no.

Entre los más ilustres que profesaron haber sido testigos oculares, estaban los apóstoles. Ellos colectivamente sufrieron un cambio innegable, después de las declaradas apariciones de Cristo posteriores a Su resurrección. Inmediatamente después de Su crucifixión, ellos se escondieron temiendo por sus vidas. Después de la resurrección, ellos tomaron las calles y valientemente proclamaban la resurrección, a pesar de la intensa persecución. ¿Qué explicación habría para su repentino y dramático cambio?

Ciertamente no era una ganancia financiera. Los apóstoles renunciaron a todo lo que tenían para predicar la resurrección, incluyendo sus vidas.

La Segunda Línea de Evidencia para la Resurrección de Cristo.

La segunda línea de evidencia concierne a la conversión de ciertos escépticos claves; los más notables de ellos fueron Pablo y Santiago. Pablo fue, en sus propias palabras, un violento perseguidor de la naciente Iglesia de Cristo. Después de lo que él describió como un encuentro con el Cristo resucitado, Pablo sufrió un inmediato y drástico cambio – de ser un perseguidor de la Iglesia, a uno de sus más prolíferos y desinteresados defensores. Como muchos de los primeros cristianos, Pablo sufrió pobreza, persecución, golpes, prisiones y su ejecución a causa de su firme compromiso por la resurrección de Cristo.

Santiago era un escéptico, aunque no fue tan hostil como Pablo. Un comentado encuentro con Cristo después de Su resurrección, lo convirtió en un innegable creyente, un líder de la iglesia en Jerusalén. Aún tenemos lo que los eruditos generalmente aceptan como ser una de sus cartas a la iglesia primitiva. Como Pablo, Santiago sufrió gustosamente y murió por su testimonio, un hecho que respalda la sinceridad de su creencia (ver El libro de Los Hechos y Antigüedades Judías XX, ix, 1. de Flavio Josefo.)

La Tercera y Cuarta Línea de Evidencia para la Resurrección de Cristo.

Una tercera y cuarta línea de evidencia concierne al testimonio enemigo sobre la tumba vacía y al hecho de que la fe en la resurrección tuvo su raíz en Jerusalén. Jesús fue públicamente ejecutado y sepultado en Jerusalén. Hubiera sido imposible para la fe en Su resurrección, que tuviera su raíz en la misma Jerusalén, puesto que Su cuerpo estaba aún en la tumba donde el Sanedrín podía exhumarlo, exhibiéndolo públicamente y por lo tanto exponiendo el engaño. En vez de ello, el Sanedrín acusó a los discípulos de robar el cuerpo, aparentemente en un esfuerzo por explicar su desaparición (y por tanto la tumba vacía). ¿Cómo explicamos el hecho de la tumba vacía? Estas son tres de las explicaciones más comunes.

Primero, los discípulos robaron el cuerpo. Si este fuera el caso, ellos habrían sabido que la resurrección era un fraude. Por lo tanto ellos no hubieran estado tan gustosos de sufrir y morir por ello (Ver la primera línea de evidencia concerniente a la demostrable sinceridad del testimonio de los testigos oculares). Todos los que profesaron ser testigos oculares, habrían estado conscientes de que ellos realmente no vieron a Cristo y por tanto habrían mentido. Con tantos conspiradores, seguramente alguno de ellos hubiera confesado; si no para detener su propio sufrimiento, al menos para terminar el sufrimiento de sus amigos y familiares. La primera generación de cristianos fueron totalmente masacrados, especialmente después de la conflagración de Roma en el 64 d.C. (un incendio que ordenó Nerón supuestamente para ganar espacio en la expansión de su palacio, pero del cual culpó a los cristianos en Roma en un esfuerzo por justificarse).

Como declaró el historiador Cornelio Tácito en sus Anales del Imperio Romano (publicado solo una generación después del incendio):

“Nerón culpó e infringió las más refinadas torturas a una odiada clase por sus abominaciones, llamada cristianos por el populacho. Cristo, de quien el nombre tomó su origen, sufrió la pena capital durante el reinado de Tiberio a manos de uno de nuestros procuradores, Poncio Pilato, y una gran superstición malévola, aunque reprimida por el momento, volvió a hacer irrupción, no solamente a través de Judea, donde tuvo su origen este mal, sino también en la ciudad de Roma, donde todas las cosas espantosas y vergonzosas de cada parte del mundo, encuentran su centro y se vuelven populares. De acuerdo a esto, primero se efectuó el arresto de todos los que se declararon culpables; luego, una inmensa multitud fue convicta, no tanto por el crimen del incendio de la ciudad, sino por su odio contra la humanidad. Fueron el objeto de toda clase de burlas aplicadas a sus muertes. Siendo cubiertos con pieles de animales, eran despedazados y muertos por los
perros, o fueron clavados en cruces, o fueron condenados a las llamas, prendiéndoles fuego para servir como iluminación nocturna, cuando declinaba la luz del día.” (Anales, IV, 44)

Nerón iluminaba las fiestas en su jardín con cristianos a quienes quemaba vivos. Seguramente alguno hubiera confesado la verdad ante la amenaza de un sufrimiento tan terrible. El hecho es sin embargo, que no tenemos registro de ninguno de los primeros cristianos renunciando a la fe para terminar su sufrimiento. En vez de ello, tenemos múltiples informes de apariciones de Jesús después de la resurrección, a cientos de testigos oculares, gustosos de sufrir y morir por ello.

Si los discípulos no robaron el cuerpo, ¿de qué otra manera podemos explicar la tumba vacía? Algunos han sugerido que Cristo simuló Su muerte y más tarde escapó de la tumba. Esto es potencialmente absurdo. De acuerdo al testimonio de testigos oculares, Cristo fue golpeado, torturado, azotado y atravesado con una lanza. Sufrió heridas internas, pérdida de sangre masiva, asfixia, y su corazón fue traspasado por una lanza. No existe razón alguna para creer que Jesucristo (o cualquier otro hombre en tal caso) pudiera haber sobrevivido a tal suplicio, simular Su muerte, permanecer en una tumba por tres noches y tres días sin atención médica, comida o agua; quitar una enorme y pesada piedra con la que estaba sellada Su tumba y escapar sin ser detectado (sin dejar tras él un rastro de sangre), convencer a cientos de testigos oculares de que Él resucitó de la muerte y encontrarse con buena salud y luego desaparecer sin dejar rastro. Tal suposición es ridícula.

La Quinta Línea de Evidencia para la Resurrección de Cristo.

Finalmente, la quinta línea de evidencia concierne a la peculiaridad del testimonio de los testigos oculares. En todas las principales narraciones de la resurrección, las mujeres son acreditadas como las primeras testigos oculares. Esta hubiera sido una muy extraña invención, puesto que en las culturas, tanto en la del antiguo judaísmo como en la romana, las mujeres eran severamente discriminadas. Su testimonio era considerado como insustancial e inadmisible. Dado este hecho, es altamente improbable que cualquier forjador de un engaño en la Judea del primer siglo, hubiera elegido a mujeres para ser sus testigos primarios. Si todos los discípulos varones que declararon haber visto a Jesús resucitado, estuvieron mintiendo y la resurrección fue una estafa, ¿por qué habrían elegido a los testigos más indignos de confianza y dañinos a su causa que podrían haber encontrado?

Cuando se comprende el rol de la mujer en la sociedad judía del primer siglo, lo que es realmente extraordinario es que esta historia de la tumba vacía hubiera elegido a mujeres como las primeras descubridoras de ello. Las mujeres ocupaban un rango muy inferior en la escala social de la Palestina del primer siglo. Hay antiguos dichos rabínicos que decían, “Mejor dejar que las palabras de la ley sean quemadas, que ser entregadas a mujeres”, y “Benditos sean aquellos cuyos hijos sean varones, pero hay de aquel cuyas hijos sean mujeres.” El testimonio de las mujeres era considerado tan inválido, que no les era permitido servir como testigos legales en una corte legal judía. A la luz de esto, es absolutamente extraordinario, que las principales testigos de la tumba vacía fueran estas mujeres… Cualquier narración legendaria posterior ciertamente habría colocado a los discípulos varones como descubridores de la tumba – por ejemplo a Pedro o a Juan. El hecho de que las mujeres fueran las primeras testigos de la tumba vacía, es la más plausible explicación de que – les gustara o no – ¡ellas fueron las descubridoras de esa tumba vacía! Esto demuestra que los escritores de los
Evangelios registraron fielmente lo que sucedió, aunque resultara embarazoso.

Esto revela más la historicidad de esta tradición, que su estatus legendario.

En Resumen

Estas líneas de evidencia; la demostrable sinceridad de los testigos oculares (y en el caso de los apóstoles, el innegable e inexplicable cambio), la conversión y demostrable sinceridad de los antagonistas claves, y los escépticos convertidos en mártires; el hecho de la tumba vacía, el testimonio enemigo de la tumba vacía; el hecho de que todo esto tuvo lugar en Jerusalén donde la fe en la resurrección comenzó y se extendió; el testimonio de las mujeres; el significado de tal testimonio dado su contexto histórico; todos estos son sólidos testimonios de la historicidad de la resurrección. Animamos a nuestros lectores a considerar seriamente estas evidencias. ¿Qué te sugieren a ti? Habiéndolas considerados nosotros mismos, “La evidencia de la Resurrección de Jesucristo es tan abrumadora, que exige aceptación al probar lo que no deja absolutamente ningún lugar para la duda.”

——

http://www.gotquestions.org/Espanol/por-que-creer-resurreccion.html