adoración/musica/himnos

El sabado (parte III)

Posted on


El sabado (parte III)

Los Adventistas del Séptimo Día y el Sábado 

¿Fue el día de reposo ordenado por Dios desde la Creación?

Autor: Pablo Santomauro

Tarde o temprano usted se va a encontrar con un adventista que lo desafiará en cuanto a la observancia del sábado, y lo va a hacer con argumentos que en la superficie parecen tener peso bíblico. Tal es así, que el cristiano que no ha sido discipulado, puede fácilmente ser apabullado por un adventista capacitado y quedarse sin respuestas.

La Revista Signs of the Times, publicada por la  Iglesia Adventista del Séptimo Día (IASD en adelante), en su ejemplar de Junio de 1999, presenta algunos de los argumentos que manejan los adventistas para apoyar que el día de adoración  aprobado por Dios sigue siendo el Sábado y no el Domingo. Si bien estamos en el año 2009, escogimos este artículo porque define la posición del movimiento en forma clara y definitiva, sin necesidad de ir a los documentos doctrinales de la IASD.

En la página 24 de la revista, bajo el título “Por qué mi Día de Reposo es el Sábado”, el autor plantea un diálogo con su vecino. El vecino le invita al juego del sábado – el tipo de deporte no es especificado — y le ofrece una entrada gratis. El autor agradece a su vecino pero le aclara que no puede asistir al juego porque los sábados él va la iglesia. El vecino le indica que eso no sería problema ya que el juego es en la tarde. A esto, el autor replica que para él todo el sábado es un día de adoración. A continuación sigue la clásica letanía que pone al adventista en un plano superior a los que se congregan en domingo, y luego el autor comienza a enumerar una serie de razones por las cuales guarda el sábado.

La primer razón es expresada de la siguiente manera en el artículo:

“El séptimo día es mencionado por primera vez en el comienzo de la Biblia. Luego que Dios pasó domingo, lunes, martes, miércoles, jueves y viernes creando la tierra, la Escritura dice que “reposó el día séptimo …. Nosotros podemos inferir que desde la Creación en adelante, la gente guardó el sábado como día de adoración por generaciones. Cuando lo olvidaron, Dios se los recordó: ‘Acuérdate del día de reposo para santificarlo’, Dios dijo a los hijos de Israel. Y entonces incluyó el séptimo día – sábado en los Diez mandamientos. ‘Pueden trabajar por seis días pero el séptimo día deberá ser el día de Dios. Ustedes y toda su familia y aun vuestros animales deben descansar de trabajar ese día. En su lugar, pasen el día recordando que Yo soy vuestro Creador, y que en seis días hice toda la Creación, incluyendo la humanidad, y luego reposé'”.

El artículo continúa diciendo: “Esto en sí debería ser suficiente, ¿verdad? Si yo acuerdo con un amigo de encontrarnos en nuestro restaurante favorito el martes al mediodía, ¿iré el miércoles porque me es más conveniente? ¡Por supuesto que no! Y así es con Dios. Si Dios quiera que me encuentre con El en ese día, ¿por qué razón no lo haría?”

Este es el argumento básico desde el cual parten los adventistas para justificar su doctrina del día de reposo. Puesto en lenguaje teológico, el sábado es una ordenanza de la Creación, dicen ellos. Si ustedes logran poner en evidencia el error de este argumento, prácticamente estarán tirando abajo todo el aparatoso esquema de la doctrina adventista.

¿Es el Sábado una Ordenanza implantada desde la Creación?

Me permito citar ahora una porción del excelente trabajo del Dr. Robert Morey, Is the Sabbath for Today? Este breve ensayo de Morey fue escrito hace varios años pero conserva su vigencia por la claridad y sencillez de su refutación, por ello procedimos a traducir y adaptar los puntos a nuestro entender más destacados. Por supuesto que cada punto puede ser expandido y profundizado, pero preferimos dejarlo en su formato inicial para beneficio del lector.

Análisis del argumento:

1. ¿Qué es una “ordenanza de la Creación”?  

Respuesta: Una actividad o institución que Dios estableció desde la Creación  para que toda la humanidad observe perpetuamente hasta el fin de los tiempos.  Algunas de las ordenanzas más obvias son actividades tales como el trabajo (Gn. 1:28; 2:15, 20) y el mandato cultural (Gn. 1:28), o instituciones como el matrimonio (2:8) y la familia (2:24).

2.    ¿Qué se necesita exegéticamente para probar que guardar el sábado es una ordenanza desde la Creación?

Respuesta:  Para probar que el guardar el sábado es una ordenanza creacionista, debemos encontrar en la historia de la Creación misma, uno o más de los siguientes elementos:

a. Un mandamiento dado al hombre para observar una semana de 7 días.

b. Un mandamiento dado al hombre para descansar en el séptimo día.

c. Un ejemplo donde el hombre descanse el séptimo día.

d. Una explicación del porqué el hombre debe descansar en el séptimo día.

La evidencia exegética aplastante es que no existe un solo mandamiento, ejemplo o explicación sobre el guardar el sábado en la historia de la Creación.  No existe en absoluto en Génesis 1-3 o en ningún otro lugar, ninguna evidencia exegética que sugiera que guardar el sábado sea una ordenanza creacionista.

3. Pero, perdone que insista, ¿está seguro que el mandamiento de guardar el sábado no está en Génesis 2:1-3?

Respuesta:  No, la palabra “sabbath” no aparece en el texto. Una aproximación bíblico-teológica muestra que Génesis 2:1-3 es el comentario de Moisés mirando en retrospectiva hacia el período de la creación en el contexto de su propio entendimiento de los diez mandamientos, y no se trata de una referencia al entendimiento que poseía Adán en el comienzo de la historia.
   
El texto no dice que el hombre o los animales santificaron el día y que descansaron.  El texto establece la declaración simple y sencilla de que las obras creativas inmediatas de Dios llegaron a un fin. El hecho de que Dios “reposó” es claramente antropomórfico. Dios no necesita descansar.

4. Pero se menciona el séptimo día. ¿No prueba esto que es una ordenanza creacionista?

Respuesta: No necesariamente.  El nudismo y el vegetarianismo también son parte de la historia de la Creación. En realidad, nadie tendría el descaro de reclamar que estos elementos son mandamientos simplemente porque se mencionan en el texto.

5. ¿Pero no es Génesis 2:1-3 un patrón o un modelo para que nosotros lo sigamos?

Respuesta:  ¡Espero que no!  Luego que Dios trabajó durante 6 días, descansó en el séptimo día y continúa “descansando” hasta el presente (Heb. 4:10-11). Dios no comenzó otro ciclo de 6 días de trabajo y uno de descanso. Por lo tanto, si los hombres vamos a seguir el modelo, entonces tendríamos que trabajar 6 días en el comienzo de nuestra carrera u oficio, ¡y luego descansar por el resto de nuestras vidas! De todas maneras, para probar que guardar el sábado es un mandamiento creacionista, debemos mostrar un ejemplo de un hombre guardándolo. Si esto es cierto con respecto a otras ordenanzas de la Creación, ¿cuál es la razón para que la observancia del sábado sea exenta de esta regla de fe?

Además, Adán nunca hubiera estado en condiciones de observar el sábado correcto porque el séptimo día de Dios fue el segundo día de Adán, por lo cual el séptimo de Adán fue el quinto de Dios.  ¿Cuál de los dos séptimos días observaba Adán?

Adicionalmente, todos los pasajes bíblicos como Nehemías 9:5-38 (cf. vs. 13-14) que dan un resumen de la historia redentiva, siempre ponen el comienzo de la observancia del sábado junto a Moisés, no Adán.  Si la observancia del sábado hubiera comenzado al momento de la Creación, sin duda la Escritura lo hubiera mencionado cuando se narra la historia del mundo, pero no lo hace.

No existe tampoco en la historia de la Creación en Génesis ninguna mención de una semana de 7 días ordenada por Dios u observada por el hombre.

Ningún ejemplo, ningún mandamiento o precepto puede ser extraído de Génesis 1-3.  Si bien más adelante en la historia de la redención aparece la semana de 7 días, no existe evidencia de que Adán o Eva usaban tal medida de tiempo.

(Hasta aquí el trabajo del Dr. Morey)

Concluímos que lo visto es suficiente para echar por tierra la columna vertebral del argumento adventista que pretende conectar su distorsionada interpretación del séptimo día con la historia de la Creación. En esta materia, los adventistas son culpables de ver y pensar más allá de lo que está escrito (1 Co. 4:6).

<>

El sabado (parte II)

Posted on Actualizado enn


El sabado (parte II)

Los Adventistas y el Sábado

El dr.Eduardo Flores publicó un artículo respecto del sábado. En esa entrada el argumenta por el día domingo como el día de reposo que deben mantener los cristianos. Un comentarista le respondió a sus argumentos, insistiendo en que el Nuevo Testamento no contiene ningún verso que diga que los cristianos deben mantener el día domingo como día de reposo.

El responde a este comentarista. quien lo primero que le escribió es lo siguiente:

“En primer lugar, el libro de Hechos es un libro escrito unos treinta años mas o menos, y el unico pasaje donde es mencionado una reunión el primer dia de la semana es justamente cap 20; veamos: en ese pasaje, se menciona un mandato a la iglesia o se hace referencia al domingo como nuevo dia de reposo? No; en todo el libro de Hechos no aparece ni una sola palabra al respecto como para decir que el primer dia de la semana era el dia de reposo cristiano por disposicion de los apostoles o de una autoridad en la iglesia; el autor de Hechos, si aceptamos la tradicion, fue Lucas, un griego, de tal manera que podriamos esperar de el una aceptación mas “docil” ante la enseñanza del domingo como dia de reposo a diferencia de los judios cristianos mas apegados a la torah, pero sin embargo el le llama al domingo primer dia de la semana a secas y no dia de reposo ni “dia del Señor” (como se pretende llamar al domingo refiriéndose a Apoc. 1), habiendo transcurrido tantos años desde que supuestamente fue cambiado el sábado por el domingo como día de reposo por la supuesta razón de la resurrección del Señor un domingo; si asi fuese, habria un versiculo en alguna parte que nos mostrara claramente que el domingo era dia de reposo o “dia del Señor” o que el Señor hizo el cambio o algun apòstol, pero esto no es asi; Lucas ha tenido dos libros del nuevo testamento (su Evangelio y Hechos, cincuenta y dos capitulos entre los dos) para hacer lo que tampoco otro evangelio ni ningun libro de la biblia hace, justificar una supuesta practica cristiana comun en todas las iglesias de la época en que fueron escritos los dos libros (repetimos, unos treinte años desde la ascensión del Señor) es decir aquella de guardar el domingo como día de reposo.”

Primero, el comentarista se equivocal al decir que solamente en el capítulo veinte del libro de Hechos se menciona de una reunión de creyentes en el primer día de la semana. Lo cierto es que desde el inicio del libro vemos esta realidad. En Hechos 2: 1 leemos, “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.”

Qué quiere decir Pentecostés? Pues, la palabra viene del griego pentekoste que significa “cincuenteavo día,” y que correspondía a una fiesta judía que se celebraba siete semanas después de la Pascua, en agradecimiento por la cosecha cumplida. Ahora, cuando se celebraba pentecostés? La respuesta está en el libro de Levítico,

“15 Y contaréis desde el día que sigue al día de reposo, desde el día en que ofrecisteis la gavilla de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas serán.16 Hasta el día siguiente del séptimo día de reposo contaréis cincuenta días; entonces ofreceréis el nuevo grano a Jehová. 17 De vuestras habitaciones traeréis dos panes para ofrenda mecida, que serán de dos décimas de efa de flor de harina, cocidos con levadura, como primicias para Jehová. 18 Y ofreceréis con el pan siete corderos de un año, sin defecto, un becerro de la vacada, y dos carneros; serán holocausto a Jehová, con su ofrenda y sus libaciones, ofrenda encendida de olor grato para Jehová. 19 Ofreceréis además un macho cabrío por expiación, y dos corderos de un año en sacrificio de ofrenda de paz. 20 Y el sacerdote los presentará como ofrenda mecida delante de Jehová, con el pan de las primicias y los dos corderos; serán cosa sagrada a Jehová para el sacerdote. 21 Y convocaréis en este mismo día santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis; estatuto perpetuo en dondequiera que habitéis por vuestras generaciones.” (Lev. 23: 15-21)

Entonces, pentecostés se celebraba el día domingo. Cuando estaban reunidos los apóstoles en Hch. 2? Un día domingo, exactamente 50 días después de la Pascua. En ese día cayó el Espíritu Santo sobre ellos y hablaron en idiomas extranjeros. Ese mismo día Pedro se levantó y predicó (Hch. 2: 14) y fueron convertidos 3000 personas y en ese mismo día fueron bautizados (Hch. 2:41). Esto deja claro que los apóstoles se reunían los domingos para estar juntos en unanimidad (Hch. 2:1), como lo hace la iglesia en la actualidad los días domingo.

En Hechos 20: 7 leemos lo siguiente, “El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo que tenía que salir al día siguiente, les enseñaba y alargó su discurso hasta la medianoche.” Qué estaban haciendo los discípulos? El pasaje claramente dice que estaban reunidos el primer día de la semana. Pero, lo más importante es que estaban reunidos para partir el pan. Cuál pan? Bueno esto es una referencia a la Cena del Señor, en donde la iglesia recordaba la muerte y resurrección de Cristo (1 Corintios 11: 23-26).

La iglesia, claramente por lo que dice Hechos 20, celebraba la cena del Señor el día domingo, no el sábado. Segundo, qué autoridad tiene para el comentarista los escritos de Lucas? Veamos que dice, “el autor de Hechos, si aceptamos la tradicion, fue Lucas, un griego, de tal manera que podriamos esperar de el una aceptacion mas “docil” ante la enseñanza del domingo como día de reposo a diferencia de los judios cristianos mas apegados a la torah.” Perdón! Pero Lucas, al igual que Pablo, Pedro, Judas, Juan, Mateo, Marcos, etc, escribieron bajo la inspiración divina del Espíritu Santo, por lo tanto los escritos de Lucas nunca van a contradecir a los demás, pues sabiendo que la Biblia es la palabra de Dios, su fuente es una sola, Dios. Lo que Lucas escribió, salió de la boca de Dios. Esa es la doctrina de la inspiración de la Biblia, cosa que el comentarista parece olvidar.

Tercero, el comentarista escribe que:

“habiendo transcurrido tantos años desde que supuestamente fue cambiado el sabado por el domingo como dia de reposo por la supuesta razon de la resurreccion del Señor un domingo; si asi fuese, habria un versiculo en alguna parte que nos mostrara claramente que el domingo era dia de reposo o “dia del Señor” o que el Señor hizo el cambio o algun apòstol, pero esto no es asi; Lucas ha tenido dos libros del nuevo testamento ( su Evangelio y Hechos, cincuenta y dos capitulos entre los dos) para hacer lo que tampoco otro evangelio ni ningun libro de la biblia hace, justificar una supuesta practica cristiana comun en todas las iglesias de la epoca en que fueron escritos los dos libros( repetimos, unos treinte años desde la ascension del Señor) es decir aquella de guardar el domingo como dia de reposo.”

Una pregunta: existe un versículo en la biblia que dice que habla de la Trinidad? La respuesta es no. Pero el que no exista un versículo, no hace que esa verdad no sea real. De la misma manera, el que no haya un versículo que ordene a la iglesia a reunirse los días domingo para celebrar la resurrección de nuestro Señor, y ser así nuestro día de reposo, no le quita que no esté implícito en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, vemos a Cristo apareciéndole a las mujeres el primer día de la semana (Mat. 28: 1-7). En ese primer día de la semana le apareció a sus discípulos (Jn. 20: 19) y el próximo domingo les apareció de nuevo (Jn. 20: 26).

La misma primera epístola de Pablo a los corintios deja claro que en el primer día de la semana la iglesia debía recoger los diezmos para ayudar a otras iglesias que tenían problemas. Este era el ministerio de servicio, un servicio que era considerado por Pablo como algo que ocurría en un día especial de la semana, y que el pasaje deja claro era el primer día. El Nuevo Testamento es claro que la iglesia se reunía los domingos para celebrar la Cena del Señor, estar juntos en unanimidad, y para ejercer sus dones espirituales con sus hermanos por medio de ministerios como el de servicio. Por ello, no es necesario que la Biblia tenga un versículo ordenándonos a guardar el día domingo, pues vemos el ejemplo de la iglesia primitiva que muestra la reunión de los miembros los días domingo.

Cuarto, no solo tenemos el ejemplo del Nuevo Testamento, sino que también está el testimonio de la iglesia a través de dos mil años. Por ejemplo, Bernabé, un judío cristiano en el capítulo 15 de su epístola escribe en contra de guardar el día sábado, y su razonamiento es el siguiente,

“Por lo tanto, también, mantenemos el octavo día con gozo, el día también cuando Jesús resucitó de los muertos. Y cuando Él se manifesto, Él ascendió a los cielos.”

Además Justino un cristiano del siglo Segundo escribe en su Primera Apología 67,

“En el día llamado Domingo todos los que viven en las ciudades o en las afueras se reunen en un solo lugar, y las memorias de los apóstoles o los escritos de los profetas son leídos, tanto como el tiempo lo permita; luego, cuando el lector ha terminado, el presidente instruye verbalmente, y exhorta a la imitación de las cosas buenas. Luego todos nos levantamos junto y oramos, y como dijimos antes, cuando nuestras oraciones terminan, pan y vino y agua son traídos, y el presidente de igual manera ofrece oraciones y gracias, de acuerdo a su habilidad, y la gente acuerda con un Amén…Pero el Domingo es el día en el cual mantenemos nuestra asamblea común, pues es el primer día en el cual Dios, habiendo traído un cambio en la oscuridad y asunto, hizo el mundo; y Jesucristo nuestro Salvador en el mismo día resucitó de los muertos. Pues Él fue crucificado el día antes del sábado; y en el día Domingo le apareció a sus discípulos, les enseñó estas cosas, que hemos dado a ustedes para consideración.”

Ignacio de Antioquia en su escrito a los Magnesios 9 escribe,

“Pues si andamos manteniendo el judaísmo, admitimos que nunca recibimos gracia…Aquelos, entonces, que vivían bajo practicas antiguas han llegado a una nueva esperanza. Cesaron de mantener el Sábado y viven por el Día del Señor, en el cual nuestras vidas así como las suyas salen a la luz, gracias a Él y su muerte, a pesar de que algunos lo nieguen…Es monstruoso tomar a Jesucristo y vivir como un judío.”

Conclución

El día de reposo del Antiguo Testamento tiene un significado, este es mirar hacia adelante esperando la redención del pueblo, en la cual se tendría de nuevo el reposo tan esperado. Pero una vez que Cristo se encarnó y murió, el día de reposo pasa a ser el primer día de la semana, ya que vemos hacia atrás el reposo alcanzado por la obra perfecta de Jesucristo, en donde el pueblo de Dios, esto es, la iglesia, ha alcanzado el reposo espiritual y puede accesar sin problemas la comunión con Dios por medio de Jesucristo. La iglesia ha alcanzado ya ese reposo, y lo logró el día en que Cristo resucitó de los muertos, demostrando que la reconciliación con Dios era un hecho.

Por ello, el guardar el día sábado como los hacían los judíos del Antiguo Testamento es negar la obra de Jesucristo y lo que Él logró para la iglesia, es decir, el reposo eterno junto a su Dios. Le pregunto a los adventistas: por casi dos mil años ha estado la iglesia equivocada en lo que respecta a guardar el día de reposo? Los adventistas nacen a finales del siglo XVIII. Fue hasta los años 1800 cuando se pudo conocer la verdad? Lo mismo dicen los Testigos de Jehová. Creo por estas rezones que el guardar el día sábado como lo guardaban los judíos del Antiguo Testamento es un error. Si queremos celebrar a Cristo, celebrémoslo como lo ha hecho la iglesia desde su fundación, los días domingos.

——————

sujetosalaroca.org, cit en http://sujetosalaroca.org/2009/03/03/los-adventistas-y-el-sabado/

Sábado (I)

Posted on


Sábado (parte I)

Autor:Paulo Arieu

El sábado es el séptimo día de la semana (sexto en nuevas culturas). El nombre “sábado” proviene del latín sábbatum, y a su vez del hebreo shabbat, que significa descanso. Aunque también se menciona que en otros idiomas como el inglés (Saturday) se puede decir que es el día de Saturno. Para algunas religiones como el Judaísmo y los cristianos de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, el sábado es el séptimo día de la semana dado por Dios desde la creación a la humanidad para su descanso. Literalmente, la palabra significa ‘cesar’ o ‘parar’ (según Génesis 2.2 refiriéndose a Dios Yahvéh: “Y cesó el séptimo día de todo el trabajo que había hecho”, en hebreo vaYshbot baYom haShevi’i, וישבות ביום השביעי).

En otros idiomas

Éstos son algunos de los nombres que recibe el sábado en distintos idiomas:

Idioma Nombre Etimología
alemán
aymara
español
catalán
francés
indonesio
italiano
polaco
ruso
portugués
ucraniano
asturiano
Samstag
sawaru
sábado
dissabte
samedi
sabtu
sabato
sóbota
Суббота
sábado
Субота
sábadu
día del shabat
hebreo שבת shabbat
alemán Sonnabend víspera del domingo (Sonntag)
anglosajón
gaélico
galés
holandés
inglés
latín
rumano
sæternesdæg
satharn
sadwrn
zaterdag
saturday
díes saturni
sâmbătă
día de Saturno
japonés 土曜日 / doyôbi día de la tierra
danés
finlandés
islandés
noruego
sueco
lørdag
lauantai
laugardagur
laurdag
Lördag
día de bañarse
chino 星期六 (xīng qī liù) Sexto dia de la semana
quechua k’uychichaw día del arcoiris
euskera larunbata, zapatua ?
Días de la semana
Domingo – Lunes – Martes – Miércoles – Jueves – Viernes – Sábado

Fuente: Wikipedia

¿Música mundana o musica sacra?

Posted on Actualizado enn


¿Música mundana o música sacra?

musicosEn el principio,…Dios; únicamente El. No estaba obligado a crear nada, sin embargo, Su Palabra comenzó a crear. Los planetas fueron puestos en sus orbitas para no chocar entre ellos, las estrellas brillaron en el firmamento, los cielos fueron desplegados como un rollo, las aguas fueron contenidas, al mar se le puso limite. Dios creaba este Universo, y en el “package” venia la musica. Si no hubiera música en la Creación de Dios seria un mundo silente. Los vientos al chocar contra las copas de los arboles hicieron melodía. Los pájaros que volaban en el Jardín del Edén entonaban una sinfonía hermosa haciendo que Adan y Eva diferenciaran las  melodías. Dios creo la música. Dios puso en el hombre la capacidad de hacer música. Dios puso en el hombre la habilidad de descubrir en el tiempo que la música tiene expresión matematica confirmando con eso que el sello divino esta en ella.

¿Si la música la creo Dios, como es posible que digamos MUSICA MUNDANA, o MUSICA SACRA?

Dios no crea música mundana o música sacra…..Dios creó la música, y nos dio la bendición de usarla para nuestro deleite y para alabarlo a El. Dios nos dio la música también para identificarnos como pueblos. Lo que hace que una música sea “mundana” o “sacra” es la letra, la intención, el mensaje que encierra.

El himno #5 del Himnario Bautista se llama “A NUESTRO PADRE DIOS”, es una alabanza hermosa a la Trinidad divina, pero sin embargo, su música es la del himno nacional del Reino Unido. La letra de ese himno nacional son loas a la Reina, al Rey, y despues son diatribas fuertes contra los enemigos de Inglaterra. ¡Una misma melodía, dos letras diferentes, dos intenciones diferentes!

El himno #12 del Nuevo Himnario Popular, que fuera el mas usado por el pueblo bautista antes del actual Himnario Bautista, se titula “GLORIA A TI JESúS DIVINO”. ¡La melodía es la del himno de la caballería del Ejercito Confederado en la Guerra de Secesion! ¡Una misma melodia, dos letras, dos intenciones!

Lo que hace que una determinada melodía se califique como “mundana” o “sacra” es la letra, no la música.

En la Edad Media ocurrió un fenómeno musical bien curioso. En ese tiempo la escala musical comenzaba en La, hasta que Guido d’Arezzo hizo otra distribucion de la escala musical poniendo el Do al principio haciendo que el Si quedara en la séptima posición, un lugar un poco inestable que daba lugar a las triadas o tritono, rompiendo con el esquema medieval de la antigua escala de dos tonos y medio. El acorde de 4ta. aumentada sonaba a los oidos medievales muy disonante, con ciertos matices de misterio lo que dio paso a ser catalogado como el “diabolus in musica”, o “el acorde del Diablo”, o “la 4ta. del Diablo”. Los musicos medievales comenzaron a no usar el Si en los acordes, para no dar paso al tritono en la escala ya que al tocar los acordes de 4ta. aumentada supuestamente hacia que “el Diablo entrara a la musica”. La Inquisicion tomo cartas en el asunto y si notaban que algun compositor usaba el  tritono en sus partituras corria el riesgo de ser quemado por brujo. ¡El acorde de 4ta.aumentada,  en la escala musical fue prohibido y maldito por la Iglesia! ¡No se podia componer musica con acordes de 4ta. aumentada!

Cuando alguien en este siglo XXI dice que hay ritmos o estilos musicales mundanos y sacros está resucitando de su tumba a los inquisidores que perseguian el acorde de 4ta. aumentada en la Edad Media, esta otra vez diciendo “diabolus in musica”, con su dosis de supersticion. En la Edad Media limitaron las posibilidades musicales por un concepto erroneo de la musica, y todo fue ¡¡POR LA FORMA COMO ESCUCHARON EL SONIDO DEL ACORDE DE 4ta. AUMENTADA ….”¡ESTO SUENA EXTRAÑO, ES DIABOLICO, ES EL “diabolus in musica” …¡a la hoguera con el!

Hoy en el siglo XXI tambien decimos que una musica es “sacra” o “mundana” por como nos suena a nosotros. Si no nos gusta, decimos que es mundana, que “esa música no alaba a Dios” ,  y no faltaría quien quiera encender una hoguera para quemar a los “herejes”, si nos gusta, decimos que es sacra, que es la música adecuada para alabar a Dios. La música es como los colores, hay quienes les gusta el azul, y hay quienes aborrecen el azul, pero nadie dice que… “diabolus in azul”. Nadie dice que el color amarillo es diabólico, o que el color verde es mundano….¿Por que con la música si sucede?

Claro está, hay  canciones con contenido “mundano” o grosero, o chavacano, que al usar determinado estilo musical hacen en los oyentes una apreciación condicionada. Cuando escuchan esa tonada, la asocian con lo que ya oyeron era mundano, grosero, y chavacano,…..pero debemos aprender a discriminar, eso no hace de ese estilo musical, que sea “mundano” en su totalidad.

El Renacimiento rompió con la Edad Media. Las grandes obras musicales de ese período usaban el tritono, y tocaban la 4ta. aumentada como caracteristica notable. Ya nadie decía que “diabolus in musica”. Hoy en el siglo XXI, toda la música tiene intervalos de 4ta. aumentada, y a nadie se le ocurriría decir que cuando ese acorde forma parte de la armonía en la orquesta  es el ¡diabolus in musica!

La música es música, viene de Dios…..el apellido de “sacra” o “mundana” se lo ponemos nosotros a darle letra e intención a esa música.

Dios no dejó en Su Palabra ningún mandamiento, o requisito de cual música era la que El aceptaba o rechazaba. Si Dios creó la música no rechaza ninguna al menos que su intención sea blasfemar Su Nombre. ¡Claro…! debemos hacer uso del sentido común, y del buen gusto para que entonces la música no ahogue a las voces humanas en la alabanza, un fenómeno muy común en ciertos círculos cristianos. La música acompaña a las voces humanas, no la sustituyen. Lo mas importante en la alabanza es lo que expresa el corazón, los instrumentos deben acompañar a un nivel de sonoridad que se entienda perfectamente lo que se está diciendo. En la alabanza, la música debe estar en función de las voces. Cuando la orquesta ahoga la letra de las alabanzas, no hay un concepto claro de lo que es alabanza. Debemos enseñar a nuestros músicos.

Entonces…, ¿se imaginan que Dios hubiera hecho una lista de ritmos o estilos musicales aprobados por El? El vals, el danzon, y el tango, ¡aprobados! Entonces los hermanos dominicanos se sentirían discriminados por Dios al rechazar su sabroso merengue, y la cadenciosa bachata. Los cubanos formaríamos la discusión alegando que Dios tiene favoritos por dejar fuera a nuestra rumba y nuestro rico son…..y asi, todos los pueblos cuyos ritmos y estilos no fueran “aceptos” por Dios se sentirian discriminados por Dios.

Dios no hace acepción de personas, (LEERLO AQUI)  por eso tampoco creo que haga acepciones de ritmos y estilos (LEERLO AQUI).

La música es una bendición de Dios, no digamos nunca que una música “no alaba a Dios” porque no nos gusta como suena. Alaba a Dios con la música que te guste o prefieras, y deja en libertad a tu hermano alabarle con la música que el prefiera. No le grites a tu hermano, ¡diabolus in musica! …estamos en el siglo XXI.

—————

Es obligatorio observar el séptimo día de la semana como el día de reposo?

Posted on Actualizado enn


Es obligatorio observar el séptimo día de la semana como el día de reposo?

Autor:Paulo Arieu

La respuesta es obviamente que no. La idea de que es obligatorio observar el séptimo día de la semana como el día dereposo. Según los adventistas del séptimo día, es pecado observar el día de descanso en cualquier otro día de la semana,

“porque Dios en el principio, apartó elséptimo día de la semana como un memorial perpetuo de su poder creativo”.

La profetisa adventista comenta:

“La señal, o sello de Dios, se revela en la observancia del Sabath (reposo) en el séptimo día, el memorial de la creación del Señor. La marca de la bestia es lo opuesto de esto: la observancia del primer día de la semana. Esta marca distingue a los que aceptan la supremacía de la autoridad papal,de los que reconocen la autoridad de Dios.” [1]

La señora de White testificó que había visto el arca en una visión del santuario celestial. Jesús levantó la tapa del arca, de modo que ella pudiera ver las tablas de piedra en que estaban escritos los diez mandamientos. Se notó que el cuarto mandamiento estaba ubicado en el centro de los diez y tenía una suave aureola de luz a su alrededor . [2]

Felizmente, los adventistas ya no consideran a los evangélicos como seguidores de la bestia del Apocalipsis. Los adventistas aseveran que el emperador Constantino cambió el día de reposo enel año 321 d.C., y luego en 364 d.C., el Concilio de Laodicea hizo lo mismo. Historiadores no adventistas, sin embargo, señalan que Constantino solamente sancionó legalmente la costumbre que hacía tiempo ya habían observado los cristianos.

Walter Martin, destacada autoridad sobre las sectas, reúne muchas citas de los padres de la Iglesia, demostrando que los cristianos del segundo siglo observaban el primer día de la semana como el día de descanso y culto.

Por ejemplo, consideremos tres: [3]

a) Ignacio, obispo de Antioquía, escribió lo siguiente en el año 110:

“Los que andan en las costumbres antiguas alcanzan la novedad de esperanza, ya no observando el sábado, sino moldeando sus vidas según el día del Señor, sobre el cual se resucitó también nuestra vida.”

b) Justino Mártir (100-165):

“El domingo es el día en que todos tenemos nuestra reunión común, porque es el primer día en que Dios … hizo el mundo; y Jesucristo, nuestro Salvador, resucitó en el mismo día.”

c) La epístola de Bernabé (entre 120 y 150):

“Guardamos el octavo día con gozo, el día también en que Jesús se resucitó de entre los muertos.”

Los evangélicos guardan el primer día de la semana en vez del séptimo por las siguientes razones:

a. El Nuevo Testamento no le da la misma importancia que da a los otros mandamientos del código mosaico. Jesús lo colocó en el mismo nivel que las leyesceremoniales, las cuales pertenecen al antiguo pacto y son caducas. Se refirió al incidente en que David, al huir de Saúl, obligó al sumo sacerdote a entregarle lospanes santos ofrecidos a Dios, panes que sólo podían comer los sacerdotes.

Luego explicó que ” el día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no elhombre por causa del día de reposo” (Mr. 2:23-27; 1 Sa. 21:1-6).

b. Pablo también lo indica que ocupa un lugar entre las observancias ceremoniales:

  • “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o encuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombrade lo que ha de venir.” (Col. 2:16,17)

En ningún lugar del Nuevo Testamento, ni Jesús ni los apóstoles, repiten esteprecepto, aunque sí enseñan muchas veces los otros nueve mandamientos.Obviamente, la visión de la señora de White, en la cual vio que el cuartomandamiento fue el más importante, no armoniza con las enseñanzas del NuevoTestamento.El guardar los días de reposo es más un asunto de conciencia que una ley moral:

  • “Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días.Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente” (Ro. 14:5).

Puesto que Jesús resucitó de entre los muertos el primer día de la semana, la iglesia primitiva lo llamaba “el día del Señor” (Ap.1:10)

y lo celebraba como díade reposo y cultos. El Nuevo Testamento hace referencia a esta costumbre. En Troas los cristianos se reunían para el culto “el primer día de la semana” (Hch.20:6,7) y Pablo instruyó a los creyentes de Corinto:

  • “Cada primer día de la semana, cada uno de vosotros ponga aparte, según haya prosperado” (1 Cor. 16:2).

Es lógico creer que las congregaciones levantaban ofrendas en el día desu culto, el cual era el día domingo.

Dios lo bendiga mucho.Cristo le ama.

Notas:

[1] Ellen White, Testamonies for the church (Tacoma Park, Washington D.C.,White Publications, s.f.), pág. 117.
[2] W.C. Irvine, Heresies exposed (New York: Loizeaux Brothers,1955), págs. 162-163.
[3] Walter Martin, Kingdom of the cults, op. cit., págs. 460-461.

Fuente bibliografica:

  • Pablo Hoff, “Otros evangelios”, Pág.153-155,ed. Vida

EL DIA PARA LA ADORACION CORPORATIVA (Ryrie)

Posted on


EL DIA PARA LA ADORACION CORPORATIVA

La iglesia neotestamentaria empleaba el domingo como su día de adoración corporativa. Lo hacían a pesar del hecho de que no era un día festivo semanal en el cual las personas estuvieran de asueto. Sin duda muchos esclavos cristianos estaban en la obligación de trabajar todo el día y cada día; pero aun así hacían tiempo para la adoración corporativa.

A. El origen del día del Señor

Aunque los escritores modernos invariablemente intentan enfatizar la conexión entre el día del Señor y el sábado, la iglesia primitiva y los padres de la iglesia no hacían ese énfasis. Ellos sí veían valor moral en aplicar los diez mandamientos, pero hacían una excepción con el cuarto, concerniente al sábado. Note la ausencia de problemas con el sábado o con el día del Señor en Hch. 15:29, y la enseñanza clara del Nuevo Testamento en cuanto al fin de la ley mosaica, incluyendo los Diez Mandamientos (excepto que nueve de ellos, todos menos el del sábado, se repiten en las epístolas, 2 Cor. 3:7–11; Col. 2:16). La idea de un día especial para la adoración puede que tuviera relación con el sábado, pero el día en particular no estaba relacionado con el sábado.

Tampoco se originó del calendario el concepto del día del Señor. Aunque los judíos observaban un ciclo de siete días (basándose en la semana de la creación), no se conocía una división semanal del tiempo en el mundo grecorromano hasta después del establecimiento de la iglesia en el primer siglo. Para el tercer siglo el arreglo semanal se había extendido, debido a que el calendario Romano estaba en desorden hasta los días de Constantino. Antes de ese tiempo había semanas de “mercado” tanto de cuatro como de ocho días. La delineación de los siete días surgió de juntar el sol, la luna, y los cinco planetas conocidos en ese tiempo. Aun en época ten reciente como la de la Revolución Francesa, a principio del siglo diecinueve, se intentó establecer tres semanas de diez días en cada mes, con cada décimo día como día de descanso, además de cinco días festivos cada año para completar los 365 días del año.

La única explicación de por qué la iglesia primitiva estableció un nuevo día de adoración, sin relación con el sábado ni tampoco con el calendario existente, es que el domingo fue el día de la resurrección del Señor. El no sólo resucitó en domingo sino que seis apariciones que hizo después de su resurrección también ocurrieron en domingo, y el día de Pentecostés, cuando se formó el cuerpo de Cristo, cayó en domingo. Casi siempre el día se designa como el primer día de la semana (Mat. 28:1; Mar. 16:2, 9; Luc. 24:1; Jn. 20:1, 19; Hch. 20:7; 1 Cor. 16:2). En Ap. 1:10 se le llama el día del Señor, un término similar al de la Cena del Señor (1 Cor. 11:20), y usado por los creyentes para protestar y acentuar su contraste con el día del Emperador o de Augusto. El día del Señor, entonces, es el primer día de la semana, el día de Su resurrección, y el día usado por los creyentes para celebrar el evento más grande de la historia.

B. Lo peculiar del día del Señor

La iglesia primitiva claramente hizo de este día algo peculiar, porque aunque iban al servicio de la sinagoga el sábado, lo hacían para evangelizar. Era el domingo cuando se reunían con otros creyentes. Romanos 14:5 no significa que los cristianos no distinguieran el primer día para la adoración. Más bien, Pablo les está exhortando a no dejarse persuadir por el elemento judaico en la iglesia a observar ciertos días y ayunar en determinadas fechas.

C. Las actividades del día del Señor

1. Recordar y celebrar la resurrección de Cristo.

2. Reunirse para la adoración corporativa (Heb. 10:25; 1 Cor. 3:16).

3. Determinar cuánto dar (1 Cor. 3:16).

4. Observar la Cena del Señor (Hch. 20:7).

D. El descuido contemporáneo del día del Señor

1. La razón.

En los países cristianizados el domingo civil, con su cesación parcial de actividades regulares, ha llegado a llenarse de otras actividades (juegos especiales, oportunidades para hacer compras, etcétera). Los creyentes están muy enredados en estos usos seculares del día del Señor. Las iglesias también abandonan oportunidades para usar las horas disponibles del domingo para sus actividades. Como resultado puede que pronto el domingo será como todos los otros días de la semana, que también se requerirán en el mismo horas regulares de trabajo, y los creyentes estarán de nuevo como en el primer siglo, tratando de encontrar horas temprano en la mañana o tarde en la nocne para la adoración.

2. Los resultados.

Descuidar el día del Señor es menospreciarlo a El, embotar el testimonio a Su resurrección, y perder los beneficios del ministerio y la protección de la adoración corporativa.

————

C.C.Ryrie,Teologia Basica,pag. 494-496,ed. UNILIT

¿Cuál es el significado de la Cena del Señor, y por qué la celebran semanalmente los Cristianos?

Posted on Actualizado enn


¿Cuál es el significado de la Cena del Señor, y por qué la celebran semanalmente los Cristianos?

Autor: Mike Scott

P. ¿Cuál es el significado de la Cena del Señor, y por qué la celebran semanalmente los Cristianos? R. Mike Scott

Introducción – La Cena del Señor es sumamente importante en el culto Cristiano; nuestro proposito en esta lección sera:

1) Aprender las enseñanzas de las Escrituras tocante a la cena del Señor, y poder distinguir las tradiciones de los hombres.
2) Apreciar la importancia y significación.
3) Elevar y mejorar el cumplimiento de éste deber.

Hablaremos de:

1) La Institución
2) El Propósito
3) La Participación

Primeramente, note que en el Nuevo Testamento se usan varios términos para designar la Cena del Señor:

1) En Hechos 20:7 – se le refiere como partir el pan.
2) En 1 Corintios 10:16 – se le refiere como La copa de bendición y El pan que partimos.
3) En 1 Corintios 10:21 – se le refiere como la mesa del Señor.

Estos son los términos Biblicos que se usan para designar la Cena del Señor y debemos evitar el uso de términos que no son Biblicos.

  • Retén la norma de las palabras sanas que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús. II Timoteo 1:13
  • Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina.Tito 2:1

Hay términos que se usan, es decir, Sacramento – según el Webster´s New International Dictionary sacramento significa: juramento de lealtad hecho por soldados romanos. Otro término usado por los hombres es Eucaristía. La definición de el diccionario Webster sigue: Viene de palabra griega que significa, dando gracias.

Estoy de acuerdo que en la Cena del Señor hay un elemento de gracias, pero recordemos que estos términos no son Biblicos y las personas que pertenecen a Dios deberían evitarlos.

I. LA INSTITUCIÓN DE LA CENA DEL SEÑOR

A. Cristo mismo instituyó la Cena del Señor.

  • 26 Mientras comían, Jesús tomó pan, y habiéndolo bendecido, lo partió, y dándoselo a los discípulos, dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.27 Y tomando una copa, y habiendo dado gracias, se la dio, diciendo: Bebed todos de ella;28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que es derramada por muchos para el perdón de los pecados.29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día cuando lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.(Mat. 26:26-29)
  • 23 Porque yo recibí del Señor lo mismo que os he enseñado: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan,24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo que es para vosotros; haced esto en memoria de mí.25 De la misma manera tomó también la copa después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto cuantas veces la bebáis en memoria de mí.26 Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga.(1 Cor. 11:23-26)

B. Mateo nos dice que fue después de la cena de la Pascua y Pablo nos informa que se instituyó antes de la crucifixión.

II. El PROPOSITO DE LA CENA DEL SEÑOR

A. El proposito de la Cena del Señor no es para el perdon de pecados. (Hubieron siglos cuando se le sirvió a los niños a causa de esta creencia equivocada.)

B. No es para hacer llevar hacia adelante semana por semana los pecados. (Algunos piensan así por causa de un concepto equivocado de sacrificios en el Antiguo Testamento.)

C. Según las Escrituras, la Cena del Señor tiene cuatro propositos:

 Comunión de los salvos en la sangre y el cuerpo de Cristo.

  • 15 Os hablo como a sabios; juzgad vosotros lo que digo.16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la participación en la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la participación en el cuerpo de Cristo? 17 Puesto que el pan es uno, nosotros, que somos muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan. 18 Considerad al pueblo de Israel: los que comen los sacrificios, ¿no participan del altar? 19 ¿Qué quiero decir, entonces? ¿Que lo sacrificado a los ídolos es algo, o que un ídolo es algo? 20 No, sino que digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios y no a Dios; no quiero que seáis partícipes con los demonios.21 No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios.(I Cor. 10:15-21)

Cuando tomamos la Cena del Señor, expresamos el hecho de que hemos sido salvos por el sacrificio de Cristo en La Calavera. Estamos en comunión con lo que nos salva del pecado. (De consiguiente, no para los que están fuera de Cristo)

La Cena del Señor es conmemoración del sacrificio de Cristo en la cruz.

  • 24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo que es para vosotros; haced esto en memoria de mí.(I Corintios 11:24)

Mientras comemos la Cena del Señor, nuestro deber es recordar el sufrimiento de Él por nosotros.

La Cena del Señor proclama la muerte de Cristo.

  • 26 Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga (I Corintios 11:26)

Al tomar la Cena del Señor, los Cristianos proclaman que el cuerpo golpeado y la sangre derramada de Cristo fue sacrificio en la cruz por los pecados del mundo.

La Cena del Señor proclama el hecho de que Jesús vendrá otra vez.

  • 26 Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga (I Cor. 11:26)

Al tomar la Cena del Señor, el Cristiano demuestra fe en la promesa del Señor que Él vendrá otra vez.

  • 10 Y estando mirando fijamente al cielo mientras El ascendía, aconteció que se presentaron junto a ellos dos varones en vestiduras blancas,11 que les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo.(Hch. 1:10,11)

Expresamos nuestra relación intima con Cristo, recordamos Su sacrificio, la significación de ello, recordamos que Él murió por nuestros pecados y los eventos que sucedieron después, y proclamamos por fe nuestra creencia en que Él volera, a base de Su resurección.

III. PARTICIPANDO DE LA CENA DEL SEÑOR

A. ¿Cuándo cumplimos nuestra obligación a Dios en la participación de la Cena del Señor? (¿Jueves por la noche?, viernes por la noche?, sabado?)

Según el ejemplo de la iglesia en Jerusalén, dirigido por los apóstoles, la cena es tomada con regularidad.

  • 42 Y se dedicaban continuamente a las enseñanzas de los apóstoles, a la comunión, al partimiento del pan y a la oración (Hch. 2:42)

2. La iglesia en Troas observaba la Cena del Señor el primer día de la semana. Hechos 20:7

3. La iglesia en Corinto se reunía el primer día de la semana y tomaban la Cena del Señor según 1 Corintios 16:2, 11:20.

4. Hoy día los Cristianos deben participar en la Cena del Señor con constancia cada primer día de la semana.

5. El primer día de la semana es significativo porque:

a. Cristo resucito en un primer día de la semana – Mateo 28:1-10.
b. El Espíritu Santo vino en un primer día de la semana – Hechos 2.
c. La iglesia se estableció en un primer día de la semana – Hechos 2.
d. El plan de salvación fue dado por primera ves un primer día de la semana Hechos 2.
e. La Cena del Señor se observaba el primer día de la semana – Hechos 20:7.
f. Ofrendas biblicas se recogían el primer día de la semana – 1 Corintios 16: 1-2.
g. Al primer día de la semana se le llama “el día del Señor” – Ap. 1:10

B. LOS ELEMENTOS DE LA CENA DEL SEÑOR

1. El pan sin levadura utilizado en la cena de Pascua, representativo del cuerpo de Cristo. Siguiendo el ejemplo de nuestro Señor, no usamos cualquier pan; solo el pan sin levadura. Sabemos que en los días de Jesús hubieron Judios que hacian místura de sal y aceite con el pan para su propio placer.

a. Este pan no es Su cuerpo literal, como implica la doctrina de transubstanciación; es representativo de Su cuerpo.

  • 26 Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga.(1 Corintios 11:26)

En aquel momento, Su cuerpo estuvo presente, y claramente, Cristo se refiere a el elemento como PAN.

Transubstanciación es la conversión de los elementos de la Eucaristía en la consagración y por medio de la consagración, de la substancia del pan y el vino, al cuerpo y sangre de Cristo.

2. El fruto de la vid, algunas versiones dicen vino. Este es el vino que se usó en la cena de la Pascua. Este fruto de la vid no era Su sangre literal, para este tiempo Su sangre no se había derramado; después de dar gracias, Jesús todavía le llama fruto de la vid. Mateo 26:29

C. COMO DEBEMOS PARTICIPAR DE LA CENA DEL SEÑOR

1. Otra vez, seguimos el ejemplo de nuestro Señor.

a. Jesús tomó pan, y habiéndolo bendecido…..Y tomando una copa, y habiendo dado gracias (Mateo 26:26-27, Marcos 14:22-23); Y habiendo tomado pan, después de haber dado gracias,….. De la misma manera tomó la copa (Lucas 22:19-20) tomó pan, y después de dar gracias, lo partió…..De la misma manera tomó también la copa (1 Corintios 11:24-25).

b. La oración de Jesús fue acción de gracias por los elementos de la Cena del Señor. No fue una oración de satisfacción general. Un día de éstos, escuche las palabras que se ofrecen en la oración sobre la mesa del Señor. Le pedimos a Dios que seamos dignos, o le pedimos que nos haga consciente del significado, o que nos ayude a participar en manera digna o que nos bendiga cuando participamos, pero raramente se oye GRACIAS POR ESTE PAN.

c. Acerca de nuestra participación, el apóstol Pablo le declaró a la iglesia en Corintos:

  • 27 De manera que el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor.28 Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa.(I Cor. 11:27-28)

d. Probablemente, no hay una expression en el Nuevo Testamento la cual ha sido más problematica para el Cristiano que manera indigna. Enseñansa errónea acerca de este tema ha causado que Cristianos se abstengan de comunión diciendo: Esperaré hasta que tenga todo mal corregido, o, hasta que sea digno, o, no soy persona perfecta…..etc.

En el siglo 18 en Inglaterra, y Escocia aplicación de este pasaje en una manera abusiva, hizo que Alexander Campbell viera la necesidad de la Restauración. Oficiales de una iglesia visitaban a un individuo con el propósito de determinar el mérito de la persona. Si lo pronunciaban merecedor, la persona recibía un pedazo de plomo que depositaba en el plato cuando pasaran la comunión; de esa manera demostraba su mérito y de consiguiente, podía participar en la Cena del Señor.

e. En verdad, no hay persona digna de la muerte de Cristo. Si solo las personas dignas (personas perfectas) tuvieran derecho a la mesa del Señor, nadie tomaría la Cena del Señor.

La palabra que se traduce manera indigna es un ADVERBIO. El adverbio nunca se usa para describir a una persona; describe las acciones de la persona. En este caso describe la manera de participación en la cena, y no el carácter de el partícipe. Uno participa en manera indigna si no discierne el cuerpo de Cristo. De modo que al tomar la cena, uno debe estar consciente del cuerpo y sangre de Jesús que son los elementos que la cena representa.

Uno debe tener un compromiso emocional en los eventos del Calvario. El comer de los elementos es vano si no se hace sinceramente de corazón. Cuando uno conoce la grandeza de lo que participa, cuando tiene un sentido profundo del amor representado por estos símbolos, y cuando está conciente del compromiso que conlleva – no permitirá ser distraído de la adoración por otros pensamientos.

Si por falta de respetar el sacrificio del Señor, uno toma la cena indignamente, “sera culpable del cuerpo y de la sangre del Señor”. Comer del pan y beber de la copa descuidadamente o con negligencia, significa una actitud de indiferencía acerca de la muerte de Cristo y por consiguiente, viene a ser clasificado con los que crucificaron a nuestro Señor.

¿Y que de auto-examinación? Dios requiere que los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y verdad Juan 4:24. Nosotros debemos hacer un examen propio en todo momento antes de adorar a Dios. Realizar cualquier acto de adoración en manera descuidada o en manera que no sea ordenanza de Dios, es despreciar al Creador que adoramos.

La palabra examinar significa probar. Cada persona debe probarse – él mismo. Uno no debe probar a otro. El examen concierne la participación de la Cena del Señor y incluye la actitud hacia el cuerpo y sangre del Señor durante la comunión. Uno debe examinarse para determinar si demuestra reverencia propia, la que se merece el cuerpo y sangre del Hijo de Dios.

——————-