¿Que es el creacionismo? (I)

Posted on Actualizado enn


¿Que es el creacionismo? (I)

Autor: Paulo Arieu

“Urizen como el Creador del mundo material” de William Blake. 1794.

¿Un mundo joven?

«Hubo un tiempo en el que el hombre creía que vivía en un mundo joven y que había sido puesto en él por Dios creado del barro. A mediados del siglo XVII, el clérigo anglicano James Usher[1], arzobispo de Armagh y primado de Irlanda, calculó a partir de la Biblia que la Creación había acontecido el domingo 23 de octubre de 4004 antes de Cristo (aC). Su cronología, incluida en Annales Veteris Testamenti, a prima mundi origine deducti (1650), fechaba el Diluvio en 2348 aC y la llamada de Dios a Abraham en 1921 aC. El Antiguo Testamento era, para él y para casi todo el mundo entonces, un libro de Historia.

Hasta que en 1859 se publicó El origen de las especies. “Charles Darwin completa la revolución copernicana, que había dejado fuera el origen de los seres vivos. Copérnico, Galileo y Newton habían explicado los fenómenos naturales como resultado de procesos naturales. Darwin hace lo mismo respecto a los seres vivos. “Todo puede explicarse por la selección natural“, dice Francisco J. Ayala, biólogo de la Universidad de California. El científico de origen español, autor de Darwin y el diseño inteligente. Creacionismo, cristianismo y evolución,Alianza Editorial, 2007), es desde hace décadas uno de los más firmes opositores de los herederos ideológicos del arzobispo Ussher en Estados Unidos, país donde la mitad de la población rechaza la evolución.»[2]

El creacionismo es una doctrina religiosa que afirma que Dios creó el Universo, la Tierra y los seres que la habitan en un acto milagroso ocurrido hace unos 6 mil años.

La Teoría Creacionista o Creacionismo está muy relacionada con las teorías de la evolución y muchas personas de una forma u otra las comparten. «Como la Teoría Creacionista no sigue el método científico en su más amplio sentido, no se le debería hacer crítica alguna, solamente manifestar el mas profundo respeto en las creencias religiosas de todo tipo.»[3]

«Porque una problemática similar surge al estudiar las posiciones o teorías sobre la existencia del alma-cuerpo (monismo y dualismo) y, aunque en menor grado, los conceptos mente-cerebro (conductismo lógico -Wittgenstein, identidad y funcionalismo) por encontrarse en el ámbito de la teología y la filosofía más que en el de la ciencia[4]

En todo caso, yo personalmente pienso que un cristiano, en el supuesto caso de aceptar como válida la teoría de la Evolución, puede mantener la Teoría Creacionista o Creacionismo y demás posturas religiosas y, a la vez, aceptar cualquier otra teoría de la evolución, con una interpretación no literal de determinadas explicaciones de carácter religioso al origen de la vida.

Al menos los cristianos, debemos ser muy prudentes al examinar el Génesis y cuando tomamos literalmente cada versículo de este libro, considerándolos siempre a la luz del Nuevo Testamento.

También en nuestra lectura del Génesis debemos procurar tener una lectura cristológica de los pasajes, recordando que el versículo clave para entender este libro es Génesis 3:15 “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.”, pasaje que comúnmente es llamado el protoevangelio.

T-Rex_200The Truth fish, one of the many creationist responses to the Darwin fish.

El modelo explicativo del creacionismo:[5]

a.se basa en la interpretación literal del Génesis, primer libro de la Biblia.

b.También sostiene que unos dos mil años después ocurrió un diluvio universal, del cual sólo se salvaron Noé, su familia y los animales que llevó en el arca.

En la actualidad existen dos corrientes de creacionismo:

a.El creacionismo de Tierra reciente (Young-Earth Creationism), que se aferra a una rígida interpretación de la Biblia y cree que la Tierra y la vida sobre ella fueron creadas hace 6 mil años.

Este movimiento tuvo su origen en las décadas de 1950’s y 1960’s debido a la influencia de de los escritos del geólogo novato George Mac Cready Price, quien escribió libros antievolucionistas desde 1902 hasta 1941.

Ellen G. WhiteElena G.de White

El señor Price perteneció a la iglesia Adventista del Séptimo Día, donde se sintió motivado a “demostrar” la veracidad de la profetisa adventista Ellena G. White, quien afirmó que la Tierra y la vida tienen solamente seis mil años de antigüedad y que un gran diluvio podría explicar las formaciones geológicas y todo el registro fósil. Luego, el ingeniero hidráulico Henry Morris retoma las ideas de Price y las hace accesibles a los evangélicos de los Estados Unidos. Seguidamente, las iglesias protestantes se apresuraron a establecer instituciones creacionistas. De esta manera nace en 1958 el Instituto para la Investigación de las Geociencias (Geoscience Research Institute) organizado por los adventistas del séptimo día, mientras que la Iglesia Bautista fundó el Instituto para la Investigación de la Creación (Institute for Creation Research). De esta manera se consolidó el movimiento creacionista actual.

b. el creacionismo de Tierra antigua (Old-Earth Creationism), que usualmente acepta la edad demostrada por la Geología para nuestro planeta (4600 millones de años), pero difiere notablemente al no aceptar la teoría de la evolución.

Ciencia de la creación:

El Dr. Manuel Carmona, cientifico español experto en microbiología, defensor de la Teoría de la Evolución, comenta en un artículo publicado en su blog (www.oldearth.wordpress.com) que el libro «El Origen de las Especies de Charles Darwin no niega directamente la religión, sino sólo ciertos relatos literales de la Biblia. El propio Darwin lo dijo: “Parece absurdo dudar de que una persona pueda ser ardiente teísta y evolucionista al mismo tiempo”. La mayoría de las religiones de la tradición judeocristiana se han adaptado a la teoría de la evolución, considerando ciertas partes de la Biblia como una alegoría, un relato cuyo significado espiritual viene expresado mediante símbolos que no han de ser tomados por verdad literal.

En Estados Unidos, sin embargo, una rama de la fe cristiana, el fundamentalismo protestante evangélico, tomó un derrotero diferente. Este grupo cree que la Biblia no yerra, que hay que entenderla como verdad literal, tal como está escrita. Por lo tanto, la teoría de la evolución es defectuosa y errónea. Además, la difusión de este punto de vista “equivocado” erosiona el fundamento ético de la religión» y a juicio del Dr. Carmiona, «promueve la destrucción de nuestra civilización. »[6]

En “The Bible has the answer” de Henry Morris y Martin Clark se puede leer: «“La evolución no es sólo antibíblica y anticristiana, sino absolutamente acientífica e imposible. Pero ha servido, y de forma eficaz, de base pseudocientífica para el ateísmo, el agnosticismo, el socialismo, el fascismo y otras muchas filosofías y peligrosas del siglo XIX”»[7]

«Este movimiento cobró considerable vitalidad e influencia durante el período que siguió a la I Guerra Mundial. En 1960 el creacionismo resucitó para dar la batalla a la inclusión de la evolución en los libros de texto. En esta ocasión, la figura aglutinadora fue el ingeniero civil Henry M. Morris. En su libro “The Genesis Flood” (1961) sostenía que “la verdadera cuestión no es la exactitud en la interpretación de los diversos detalles de los datos geológicos, sino simplemente qué es lo que Dios ha revelado con su palabra acerca de estas materias”. No obstante, Morris introdujo un rasgo nuevo en las publicaciones de este tipo: incluyó notas a pie de página y las publicó en un formato típico de libro científico. Así nació el creacionismo científico.

En 1963 se funda la Creation Research Society (http://www.creationresearch.org/). Para ser miembro permanente de la misma se exige que los aspirantes tengan un título superior en algún campo de la ciencia y afirmen una promesa que incluye:

1. La Biblia es la palabra de Dios escrita y, puesto que la creemos inspirada desde el principio hasta el final, todas sus afirmaciones son histórica y científicamente ciertas. Para los estudiosos de la naturaleza, esto significa que el relato del Génesis sobre los orígenes es una presentación objetiva de simples verdades históricas.

2. Todos los tipos básicos de seres vivos, incluido el hombre, son el resultado de actos creativos directos de Dios durante la semana de la Creación, tal como se describe en el Génesis. Cualesquiera cambios biológicos que se hayan producido desde la Creación han sido sólo cambios menores en los tipos originalmente creados.

Otros puntos de la promesa ratifican el diluvio universal, Adán y Eva, y la divinidad de Jesús. En 1981, la sociedad contaba con 650 miembros permanentes.

Para el público en general se fundaron el Institute for Creation Research (ICR) y su análogo, el Creation-Science Research Center (CSRC). El CSRC sostiene por ejemplo, que la evolución fomenta “la decadencia moral de los valores espirituales, lo que contribuye al deterioro de la salud mental y (…al predominio del) divorcio, el aborto y las enfermedades venéreas”. (¿A qué os suena?. Si debatís con creacionista estas frases siempre salen, como si se hubiesen grabado en sus mentes para ser lanzadas a los evolucionistas).

Pero en los años setenta, la batalla por declarar ilegal la enseñanza de la evolución se perdió en los tribunales, de modo que los creacionistas decidieron contentarse con la siguiente mejor alternativa: que sus doctrinas se enseñasen en las escuelas junto con la evolución.

El obstáculo a esa estrategia residía en la propia constitución de los EEUU, que prohíbe la enseñanza de la religión en las escuelas públicas. Así pues, si los creacionistas querían presentar sus doctrinas en las escuelas públicas tenían que ponerles algún disfraz. Para conseguir ese objetivo, redactaron nuevas versiones de sus textos en las que suprimieron referencias a Dios y otros aspectos manifiestamente religiosos, e introdujeron el concepto “Ciencia de la Creación

Paul Ellwanger describe la estrategia a seguir en una carta a un camarada que asistió al juicio de Arkansas: “Permítannos un consejo: sean muy prudentes en lo referente a mezclar ciencia de la creación y religión de la creación (…). Por favor, recomiende a sus colaboradores que no se dejen arrastrar a la trampa de la “religión”, de mezclar las dos cosas, pues esas mezclas causan un daño incalculable en el frente legislativo”.

Para defender sus planteamientos, los creacionistas apelaron a conceptos extraídos del sistema legal norteamericano: había que enseñar las dos alternativas, libertad de expresión, libertad académica, y que el juego limpio y honrado exigía que su versión fuese escuchada.

El Bible-Science Newsletter aconseja lo siguiente: “Venda más CIENCIA (…). ¿Quién puede poner reparos a que se enseñe más ciencia?. ¿Qué hay de polémico en ello?. No emplee la palabra “creación”; hable sólo de ciencia. Explique que ocultar información que desautoriza la evolución es una forma de “censura” y huele a irrupción en el dominio del dogma religioso (…). Usted está a favor de la ciencia; cualquier otro que busque censurar datos científicos es un carcamal y resulta demasiado doctrinario para prestarle atención”.

Pero, ¿qué contenidos emplean en sus textos, en sus debates, en sus revistas, aparte de las citas de la Biblia?. No pueden describir con más detalle las actividades del Creador, ni documentarse en sus capacidades con experimentos adecuados. ¿Qué llena, entonces, su literatura?.

Los partidarios de la mitología buscan pruebas que respalden su posición, pero se cuidan mucho de hablar de resultados negativos si la búsqueda no tiene éxito (valga como ejemplo de ello el patrocinio creacionista de expediciones al monte Ararat en busca del Arca de Noé). Así y todo, estas actividades representan sólo una parte menor de sus esfuerzos. Su principal empresa es la crítica a la ciencia convencional en aquellas áreas donde ésta supone una amenaza para sus doctrinas. Los creacionistas hacen acopio de resultados anómalos y critican la lógica de los procedimientos que emplean los científicos. Cuando esto se hace de forma responsable, las críticas sirven para identificar posibles errores en la literatura científica. Pero en esto los creacionistas se equivocan por completo al suponer que esta actividad respalda su posición.

Es de esperar una cierta cantidad de anomalías y artefactos en la práctica normal de la ciencia. Pero su existencia no puede sustentar la idea fundamental de los creacionistas, que cae fuera de la ciencia, invulnerable a la refutación pero incapaz de asimismo de afirmarse mediante experimentos científicos.»[8]

Que es una teoría?

«Una teoría es, en realidad, un cuerpo articulado de conceptos que expresa en su nivel es decir en cuanto construcción mental, un aspecto de la realidad. Poder expresar lo real mediante conceptos es ventajoso. Si consideramos, por ejemplo, un socio drama, es decir, una representación sencilla o esquemática dirigida a un público no especializado y heterogéneo y que Intenta ilustrar una situación (la discriminación opresión que sufren las mujeres, por ejemplo, este socio drama, que se manifiesta mediante una serie de imágenes, despertará entre el auditoría resonancias muy variadas (que corresponden a la vinculación de las imágenes presentadas con las experiencias resultados de los electos de comunicarse mediante imágenes es que te las pueden ser socialmente interpretadas de formas muy diversas. En cambio, cuando intentamos comunicarnos mediante conceptos, si éstos están bien delimitados y pueden ser asimilados (apropiados, criticados asumidos), entonces tenemos una comunicación más precisa, más enriquecedora y también propiciada de un diálogo fecunda en relación con la obtención y sistematización de conocimiento.

En la vida cotidiana muchas veces empleamos o escuchamos emplear el término teoría – que viene del griego y significa mirar – como algo desligado de las cosas prácticas, en el doble sentido de que algo teórico no sirve para lidiar con las cosas prácticas (“será así en teoría pero en la práctica…”). y de que tampoco se obtiene con ello, o de ello, utilidad (eso es pura teoría: no sirve para comer”). También solemos asociar teoría con algo difícil y abstracto, una producción del pensamiento que pocos, solo los muy inteligentes o intelectuales, pueden controlar y manejar. En lodos casos, se trata de estereotipos acerca de las características del pensamiento teórico. En realidad, todos podemos producir conceptos y ligarlos de modo que reproduzcan en su nivel algún aspecto de lo real. Y el pensamiento teórico como marco clasificador y sistematizador de nuestro universo espiritual, es una actividad fundamentalmente práctica para el ser humano es decir útil (si se quiere decir indispensable para su vida en cuanto ser humano). Precisamente, lo que distingue nuestro accionar del de oíros seres vivos es que nosotros somos capaces de pensar conceptualmente y de proyectar nuestras ideas mucho más allá de lo que se presenta inmediatamente a nuestros sentidos. De hecho estamos haciendo eso (pensando, proyectando) todo el tiempo con mayor o menor conciencia. Cuando lo hacemos conscientemente o sea cuando estamos en control del sentido (caracteres y alcance) de nuestros conceptos, cuando su articulación depende de nuestra voluntad y de nuestro rigor, entonces nos acercamos al campo del pensamiento teórico de la teoría. Es muy posible que en este campo, para sistematizar y determinar mejor, con la mayor precisión nuestros conceptos empleemos instrumentos matemáticos de variada complejidad y esta es una de las razones por las que solemos asociar teoría con algo difícil y abstracto), pero el desarrollo de las distintas ciencias las que caracterizan uno de los aspectos más provocativos del mundo moderno seria inimaginable sin el correspondiente desarrollo de técnicas (una combinación sistemática de lo ya conocido, lo sospechado y lo previsible) en la física-matemática, la química, el carácter de la personalidad, la constitución de lo social, la biología, la organización y funciones del lenguaje, etc.»[9]

También podríamos definir el Creacionismo como un punto de vista sobre la perspectiva de la vida.

Otra cosa es que hay muchos biólogos, zoólogos, médicos, físicos, etc. que creen en Dios y se están uniendo para presentar otra alternativa científica. Esos investigadores, creyentes, hacen Ciencia creacionista; el resto de aquellos que no son científicos, como nosotros, abrazamos esa proyección por la fe en Dios y nuestro reconocimiento en la existencia de Jesús, primero como partícipe directo en la Creación, en su dimensión espiritual; luego como hombre, cuando se hizo igual a nosotros, para demostrarnos que es posible llevar vivir en pureza, sin mácula… y que existe una vida después de la muerte.

Para eso se entregó en la cruz; pronosticando antes que resucitaría al tercer día, de forma que dejaría patente también que todo está planificado, que no hay nada casuístico y que Dios siempre está al control. Su resurrección fue la mejor forma de que sus apóstoles confiaran absolutamente en una vida eterna para quien le siguiera, y que nada es imposible para Dios: lo que la Ciencia humana considera imposible, es perfectamente posible para la Ciencia del Creador.

«El creacionismo tiene una historia de varios miles de años y se ha encontrado en conflicto con el evolucionismo casi así de largo. Notables proponentes paganos incluyen a Lao Tzu, Platón y Cicerón.

Las escrituras hebreas proveen la más detallada y más prestigiosa versión de la creación, conocida como creacionismo bíblico, el cual es aceptado por la mayoría de cristianos ortodoxos y judíos. El creacionismo islámico es idéntico a la estructura de la narrativa del creacionismo bíblico, pero tiene sutiles diferencias. En el siglo XIX, con el auge del método científico, los creacionistas comenzaron una búsqueda sistemática de conocimiento, conocida como ciencias de la creación, que creció en prominencia a lo largo del siglo XX hasta hoy.

Durante el mismo período de tiempo, sin embargo, el creacionismo fue excluido de la comunidad científica y de la educación pública, haciendo que su enseñanza e investigación se realizara completamente por métodos privados. A finales del siglo XX y temprano siglo XXI, un movimiento conocido como Diseño Inteligente creció en prominencia, el cual busca solamente proveer de positiva evidencia de que la vida, la tierra y el universo fueron diseñados, sin explícitamente identificar al diseñador.

De acuerdo a una encuesta de Gallup en el 2004, 45% de los americanos cree que Dios creó a los humanos hace menos de 10.000 años, 38% creen que Dios guió la evolución, 13% creen que la evolución ocurrió sin guía divina y un 4% creen otra cosa o no tienen opinión.»[10]

El Dr.Scott. M.Huse, define el creacionismo como «Creencia que el universo y todas las cosas llegaron a existir por medio de los actos milagrosos de Dios, descriptos en los capítulos 1 y 2 de Génesis.»[11]

También explica que los creacionistas «sostienen que realmente el pasado (la caída y la subsecuente redención del hombre) es la llave al presente (los problemas de hoy)»[12]

La enciclopedia Wikipedia, explica que «se denomina creacionismo a la creencia, inspirada en dogmas religiosos, que dicta que la Tierra y cada ser vivo que existe actualmente proviene de un acto de creación por un ser divino, habiendo sido creados ellos de acuerdo con un propósito divino.Por extensión, el adjetivo “creacionista” se ha empezado a aplicar a cualquier opinión o doctrina filosófica o religiosa que defienda una explicación del origen del mundo basada en uno o más actos de creación por un Dios personal, como lo hacen, por ejemplo, las religiones del Libro.» [13]

Notas:

[1] La edad exacta del planeta Tierra sigue siendo algo imprecisa, al igual que la del Sistema Solar o la de nuestra galaxia, por no hablar de la edad el Universo en que vivimos. Pero, históricamente, ha habido gente que lo tenía mucho más claro. En 1650 el arzobispo James Ussher de la Iglesia de Irlanda realizó un estudio cuidadoso de la Biblia y de otras fuentes históricas. Llegó a la conclusión de que la Tierra había sido creada exactamente el 23 de octubre del 4004 A.C. Y afinando un poco más: al mediodía. Eso ha producido bastante hilaridad entre historiadores, científicos desde entonces. Es casi un chiste obligatorio en libros de texto sobre el tema. Si oyes que hay gente que hoy en día, casi cuatro siglos después, cree que la tierra tiene sólo 6.000 años de antigüedad, probablemente se están refiriendo a ese soleado (suponemos) mediodía de octubre del 4004. (Fuente: Una Breve Historia de Casi Todo.Citado en http://www.microsiervos.com/archivo/curiosidades/4004-ac.html) Ver El Universo cumpliría 6 mil años de edad

[2] http://blogs.elcorreodigital.com/magonia/2008/2/11/la-evolucion-del-creacionismo

[3] http://www.molwick.com/es/evolucion/132-teoria-creacionista.html

[4] Ibid

[5] http://www.geocities.com/escepticoscolombia/articulos/creacionismo/origenes.html

[6] ¿Qué es la Ciencia de la Creación? (http://oldearth.wordpress.com/)

[7]Ibid

[8] Ibid

[9] Helio Gallardo , ELEMENTOS DE INVESTIAGACION ACADEMICA ,EUNED

[10] creacionismo:

[11]Dr.Scott M.Huse, Colapso de la Evolución, Apéndice E Glosario,pag. 180 Chick publicaciones,1996,E.U

[12] ibid,pág. 25

[13] http://es.wikipedia.org/wiki/Creacionismo

2 comentarios en “¿Que es el creacionismo? (I)

    Phosphoros escribió:
    enero 24, 2013 en 4:16 am

    Hola Paulo
    ¿Cómo estás?, ¿te encontrás mejor?…
    Saludos.

    paulojarieu respondido:
    enero 24, 2013 en 1:20 pm

    Si,gracias,que bueno saber de vps. Si, anduve muy enfermo como 1 año, y me he ido recuperando casi totalmente. Lucho igual contra la salud con optimismo y conviccion,no con santa resignacion, sino mas bien procurando salir adelante. Estoy en Tampa,Florida, llegue en abril del 2012, con mi esposa, y esperando empezar a trabajar probablemente si Dios quiere a fin de mes.
    Y vos???
    Seguis como profesor????
    Luchando contra los fundamentalistas biblicas????
    Un abrazo y gracias por acordarte de este compatriotra en yankilandia. Aca no sabemos que va a pasar, reina la incertidumbre, la sociedad se descompone cada vez mas y a veces da miedo pensar en el futuro. Quizas haya controles tan excesivos de parte del gobierno que terminen ahogando la libertad de los hombres convirtiendolos en esclavos del sistema para que no delinquen,no se transformen en terroristas,ni en asesinos seriales. Todas razones validad para controlar la poblacion,pero y el tema de las libertades, no se donde quedan? Libertad de conciencia, libertad de expresion, libertad de religion, me parece que de seguir asi, pronto sera historia.Saludos!!!

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s