EL PECADO DE DAVID Y SU CAIDA

Posted on


EL PECADO DE DAVID Y SU CAIDA

Autor: EDWIN KAKO VAZQUEZ

Antes de comenzar este relato bíblico es importante retroceder y llegar al momento cuando el profeta Natán amonesta a David de parte de Dios. Quiero plasmar las palabras del creador que estaba completamente enfadado con David por que no le gusto lo que hizo con la mujer de Urías: “Yo te hice rey de todo mi pueblo, yo te cuidé para que Saúl no te matara, hasta te di su palacio y sus mujeres y aún te habría dado más, si tú así lo hubieras querido”. “Pero ahora, por haberte burlado de mí y por haberle quitado la mujer a Urías, su mujer, siempre habrá en tu familia muertes violentas. Tus propios hijo te harán sufrir mucho, si a escondidas tuviste relaciones sexuales con la mujer de otro, yo haré que otros tomen a tus mujeres y se acuesten con ellas delante de todo el mundo”.

David no se imaginaba lo que le deparaba el destino gracias a su pecado delante de Dios, no obstante, éste lo perdonó y no le causó la muerte, ahora tendría que soportar las consecuencias de su comportamiento. Su vida continuó, nació Salomón, pero un gran azote vendría sobre David y sus hijos. Relata la historia que uno de los hijos de David llamado Absalón tenía una hermana muy hermosa llamada Tamar. Amnón otro de los hijos de David se enamoró perdidamente de la muchacha que todavía no había tenido relaciones. Este en su desesperación de estar con Tamar se deprimió y la angustia lo arropó de pies a cabeza.

Amnón tenía un primo llamado Jonadab, hijo de Sima y hermano de David, éste varón era malicioso y astuto. Ambos se reunieron en una ocasión y Jonadab le dijo a Amnón: “Dime por que cada vez que te veo te noto más recaído, si eres el hijo del rey, que te puede faltar”. Es que estoy enamorado de Tamar y es mi media hermana le replicó Amnón. Entonces Jonadab que tenía una mente maquiavélica le dijo: “Pues métete en la cama y haz como si estuvieras muy enfermo. Y cuando tu padre venga a verte pídele que mande a tu hermana Tamar, dile que necesitas a alguien que te prepare la comida y te la dé en la boca.

Ya en la cama metido y fingiendo que estaba enfermo Amnón recibió la visita de rey y le dijo: “Por favor deja que mi hermana venga a prepararme unos panes y me dé la comida en la boca”. David llamó a Tamar y le dijo: “Ve a la casa de tu hermano y hazle de comer”. Tamar fue a la casa de su hermano y lo encontró acostado, tomó harina, preparó la masa e hizo panes y los puso a hornear. Amnón la seguía con sus ojos para donde quiera que ella se movía, ya la comida estaba hecha, éste no se levantó de la cama y le dijo a Tamar: “Dile a los sirvientes que se vayan” en cuanto se fueron le replicó: “Tráeme el pan y dámelo en la boca”, la muchacha tomó el pan y cuando estuvo cerca de él, Amnón la agarró por la fuerza y la metió en la cama.

En la escena Tamar le dice a Amnón que no la obligara a hacer algo tan malo y vergonzoso, pero éste envuelto en su lujuria la forzó a tener relaciones. Cuando terminó la despreció más de lo que antes la había deseado y le dijo: “Largarte de aquí, largarte de aquí y ante la negativa de Tamar, Amnón llamó a sus sirvientes para que la sacaran del lugar. Cuando Absalón supo lo que había pasado consoló a su hermana y se la llevó a vivir para su casa. El rey David se enteró y se puso muy enojado, sin embargo, no castigó a Amnón, pues era su hijo mayor y lo quería mucho. Las cosas se pusieron calientes y Absalón dejó de hablarle a Amnón, pues lo odiaba por haber violado a su hermana.

VENGANZA DE ABSALON

Pasaron dos años luego del suceso y un día Absalón invitó a todos los hijos del rey a Baalhasor, cerca de Efraín, ahí había una fiesta porque se conmemoraba la época en que se cortaba la lana a las ovejas. Absalón invitó al rey y le dijo: “Me gustaría que su Majestad y la gente a su servicio viniera a celebrar conmigo el corte de la lana de mis ovejas”, el rey le contestó: “Hijo mío, te agradezco la invitación, pero si vamos todos vas a gastar mucho dinero. Absalón siguió insistiendo en invitar a David, sin embargo, este le dio la bendición.

Pero, antes de que se marchara le propuso al rey que enviara a la fiesta a su hermano Amnón. David se intrigó ante el interés de Absalón de que su hermano asistiera a su fiesta. La presión fue tanta que el rey asintió y dejó que todos sus hijos asistieran a la fiesta. Pero, Absalón había tramado un plan, le dijo a sus sirvientes: “Vigilen bien a Amnón y cuando se emborrache y yo les diga que lo maten, mátenlo, no tengan miedo que lo van a matar porque yo lo ordeno”.

Los sirvientes de Absalón cumplieron su cometido y asesinaron Amnón, cuando los demás hijos de David vieron muerto a su hermano se montaron en sus mulas y salieron en carrera. No obstante, alguien fue a donde David y le dijo que todos sus hijos habían muerto, éste al, oír la noticia se levantó de su trono y en señal de dolor, rompió sus ropas y se tiró al suelo. Jonadab que estaba presente le dijo al rey: “No crea Su Majestad en todo lo que le han dicho, estoy seguro de que no todos sus hijos han sido asesinados”. Esto es algo que Absalón venía planeando desde el día en que Amnón violó a Tamar. Un vigilante que llegó en el momento le dijo al rey: “Su Majestad por el camino de Heronaim, a un costado del cerro, viene mucha gente”. Entonces Jonadab le dijo a David: “Puede ver que yo estaba en lo cierto, sus hijos han vuelto con vida”.

Todavía Jonadab no había terminado de hablar cuando entraron los hijos del rey y se echaron a llorar amargamente. Durante mucho tiempo David lloró la muerte de su hijo Amnón, no obstante, Abasalón huyó a Guesur y estuvo tres años allí bajo la protección de Talmai hijo de Amihud que era el rey de ese lugar.

CONCLUSION:

David era de acuerdo al corazón de Dios por lo que El Señor le bendijo a él y a su simiente; este pacto que alcanzaría hasta el glorioso reino de Cristo de la simiente de David.

Este pacto tiene una condición:

“La desobediencia en la familia o descendencia será visitada con castigo, pero nunca se abrogará”.

La caída y situación de David, desagradó a Dios, creyó que nadie conocía su pecado, aquí vemos los altibajos espirituales de todo hombre, nuestra naturaleza humana, es enemiga de lo espiritual. David se transforma en un defensor de la moral escondiendo su propio pecado; esto nos ilustra lo engañosa que puede ser una persona. Se arrepintió de todo corazón y fue perdonado, sin embargo debió sufrir las consecuencias de su pecado:

  • •Se levantó un mal sobre su propia casa
    •Sus mujeres fueron dadas a su prójimo
    •Lo que hizo a escondidas, fue puesto a la luz
    •Por su pecado blasfemaron los enemigos de Jehová
    •El hijo que le nació de éste pecado murió
    •Dos hijos cometieron adulterio y uno asesinato

 

“Si el hombre quita los ojos de Dios, está propenso a caer. La gracia de Dios, puede quitar el más negro pecado si hay un verdadero arrepentimiento, pero Dios no pasará por alto, ni perdonará el pecado aún de sus hijos más amados, si éstos no vienen a Él y se arrepienten de corazón”.

About these ads

Deja un comentario y a la mayor brevedad le responderé.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s